Todas las entradas de: Victoria Yapur

Irán bajo el velo


Lo que conocemos de Irán en Occidente está desfigurado por lo que informan las corporaciones mediáticas estadounidenses. Lo pude constatar en terreno en los recientes levantamientos populares que se suceden en Oriente contra regímenes dictatoriales o reinados, lo que el pueblo iraní sacó de sus entrañas con la revolución popular de 1979, expulsando al Sha Reza Pahlevi II, quien huyó a África tras el levantamiento político-religioso elevado por el Ayatolá Imam Jomeini.

Irán es un país rodeado por las fuerzas militares de Estados Unidos, sedientas de oro negro: Al este, en Irak; al oeste, en Afganistán y Pakistán; hacia el sur, en Arabia Saudita y Omán, entre otros países donde tienen presencia.

Mientras, mujeres y hombres iraníes, albergan en sus corazones la esperanza del regreso del profeta Mahdi, quien estaría oculto y regresaría junto a Jesús para preparar el juicio final contra los opresores de la humanidad, según sus creencias religiosas, escritas en el Corán.

Llevar adelante el proceso revolucionario iraní no ha sido sencillo. Tras derrocar la monarquía del Sha Pahlevi II, en septiembre de 1980 son invadidos por Sadam Houssein y el ejército iraquí. La cruenta guerra conocida como “Guerra Impuesta y Defensa Santa” llega hasta septiembre de 1988 con cerca de un millón de muertos. Muchos de ellos por el uso de armas químicas (gas mostaza y otros) proporcionados por Estados Unidos a Irak, que afectaron a gran parte de población civil, incluso hasta hoy.

No obstante, las milicias que mediante la ley del plomo llevan la “democracia” a Medio Oriente, no han logrado cambiar el destino revolucionario de Irán que se comenzó a forjar un 11 de febrero de 1979, quedando los fallidos intentos del imperio estadounidense por ocupar el suelo iraní como “el principal indicio de su propia debilidad y la necesidad de obtener recursos naturales fuera de sus fronteras”, como explica la estudiosa del islam, Massuma Assad.

RELIGIÓN

La población iraní, en su mayoría, sigue el islam y son shiítas. Aunque también conviven con minorías de judíos, cristianos, bahais, zoroastristas y sunitas, entre otros.

Su principal profeta es Muhammad -mal pronunciado como Mahoma-. Ven al Islam como una actitud ante el mundo y el Creador. Su libro sagrado es el Corán, que incluye a Jesús como un profeta más, aunque los primeros compiladores de la Biblia no incluyeron a Muhammad en sus relatos y he ahí una de las grandes heridas abiertas por Occidente en el Oriente Medio.

El profesor Rahimpour Azghadi explica que para el Corán “todos los hombres son iguales. Lo único que los distingue es la fe y la buena acción. El ser humano no nace pecador”, como en la fe católica tras el pecado original (sexo), sino que “nace con conciencia divina, y es solo una mala educación y otros lo que lo deforman”, explica.

Azghadi agrega que “el ser humano puede ser el mejor de los ángeles o el inferior de los animales cuadrúpedos”.

El Islam, caracterizado en Occidente por los medios como violento de naturaleza, actúa según mandato del mismo Corán, sólo como respuesta a la agresión, la injusticia y la opresión, según indica el texto ¿Qué es el Islam? de la Fundación Cultural Oriente.

Etimológicamente, Islam significa paz, y las condiciones para la licitud de la guerra en la ley islámica son muy precisas: “Debe existir el antecedente de una agresión o una amenaza cierta de ella que ponga en peligro la comunidad islámica”.

Tras un almuerzo sobre alfombras persas, fumando nargile, puse atención a un ex combatiente con diversas heridas de guerra, sus palabras eran ejemplo de su leitmotiv: “Nosotros no vamos a invadir otro país vecino ni lejano por ningún motivo, pero al primer ataque que recibamos por parte de Estados Unidos o Israel, tenemos mil misiles en posición y apuntando a Israel, más un acuerdo con Hamas para que avance por el sur e Hizbullah para que avance desde el norte y hacer desaparecer el Estado de Israel en pocas horas”. El musulmán, claramente, no pone la otra mejilla.

LO POLÍTICO

Aunque el Islam tiende a la unicidad, hilando lo político, lo religioso, lo económico y lo militar, se distingue de las fuerzas tradicionales de Occidente: izquierda y derecha. Se ubica sobre ellas, tomando parte de comunismo y de liberalismo, pero sin ser ninguno de las dos.

El profesor Azghadi lo explica: “Claramente sentimos una gran simpatía por los movimientos de liberación que reivindican los derechos humanos de las mayorías, por hombres como Chávez o Morales, pero creo que lo que ha existido es una acción de cooperación práctica, más que un apego a las concepciones filosóficas marxistas”.

En Irán convive lo privado y lo público. El máximo gobernante, es el Ayatolá Khameini, al que llaman Líder Supremo, y es elegido por un consejo espiritual. Luego viene el Presidente, quien es electo en votación popular, dura cuatro años en su cargo y sólo puede ser reelegido una vez. El actual es Mahmmud Ahmadinejad, próximo a cumplir su segundo período.

Irán tiene un parlamento con 290 integrantes, en el que está asegurada, por mandato constitucional, la representación de legisladores judíos y otras creencias minoritarias.

Un rol contralor importante lo cumple el Consejo de Guardianes de la Revolución, el que vigila, entre otros, el buen funcionamiento de la particular “teodemocracia iraní”, donde del Poder Judicial cuenta con tres tribunales a su haber.

Y si bien es cierto que existe una oposición minoritaria a Ahmedinejad, sobre todo en las clases más acomodadas y en algunos comerciantes, la gran mayoría del pueblo apoya el régimen de su presidente electo en votación popular.

Lo pude comprobar en sus calles mientras vivían el aniversario número 31 de la revolución. Tehrán, Qom, Esfahan y otras ciudades de Irán sumaron a más de 2 millones de personas manifestándose en favor del Gobierno.

A dos días de estas manifestaciones de multitudes, el opositor Mehdi Karroubi -quien fuese presidente de la Cámara de Diputados- lideró la contraria con casi 2 mil personas manifestantes. Un grupo se encontraba armado, hubo disparos y resultó muerto un Guardián de la Revolución y un joven estudiante en favor de Ahmadinejad.

El suceso no fue comunicado con rigor por los medios comerciales globales, que se limitaron a informar que murieron dos personas, sin identificar responsables y dando a entender como si los muertos fueran resultado de la acción de la policía iraní.

Posterior a ello, en el Congreso, varios parlamentarios a viva voz solicitaron la condena a muerte de los convocantes, Karroubi y Mi-Hossein Mousavi, quienes han señalado públicamente que no temen a la posición del Gobierno.

Por su parte, el líder supremo de Irán, la autoridad político religiosa, el Ayatolah Ali Khamenei, acusó a las potencias occidentales de pretender desestabilizar la revolución islámica por miedo a que ésta sirva de modelo para Medio Oriente.

LAS MUJERES

Más estrictas son las reglas de convivencia para la mujer en países como Arabia Saudita, amigo de Estados Unidos, al que no se pone en tela de juicio como a Irán, de origen persa y donde un porcentaje muy bajo de las mujeres ocupa burka -vestimenta que deja visibles sólo los ojos-.

En la zona de la meseta iraní, la tierra de los arios, sobre el 80% de las féminas ocupan magné, que es una tela que les cubre el pelo y los hombros, dejando visible sólo el rostro por completo, muy similar al atuendo de la Virgen María.

Varias son también las que llevan chador, un gran paño de color negro que puede cubrirlas de pies a cabeza, mientras las más jóvenes y también algunas ancianas, usan rosarí, un pañuelo de seda u otras telas multicolores que amarran bajo su mentón.

La justificación musulmana para la utilización del hijab, como se llama a la vestimenta islámica, tiene que ver con el celo del hombre y la protección de la mujer del contacto con otros que no sean familiares, ya que su belleza debe ser guardada para el placer mutuo que se brinden los esposos.

El Ayatolá Murtada Mutahhari distingue el celo de la envidia y nos dice: “Incluso aquellos que tienen una forma de vida comunista en relación a la propiedad, nunca lo han supuesto respecto a la mujer”, quedándose en una mirada materialista de la esposa.

Me encontré con mujeres doctoras, periodistas, incluso una ministra de Salud, y cerca del 60% de las matrículas universitarias son femeninas. Pude ver a la mujer iraní participando activamente en distintos ámbitos de la vida y profesiones. Irán es un país donde la mujer es un objeto de devoción y culto para los hombres, con un carácter de respeto muy especial hacia ellas, y que son ellas mismas quienes desean ser valoradas por su inteligencia más que por su belleza física, reservada para sus maridos.

En el Islam, la mujer tiene derechos que en Occidente sólo alcanzó en el último siglo, como son el manejo de sus bienes, y la capacidad de testar. Pero el blanco preferido de las críticas de la industria televisiva es la vestimenta que usan y mostrar un machismo exagerado por parte de sus parejas.

Para la estudiosa argentina, Romina Forti, del Observatorio de Conflictos, “Occidente no quiere percatarse de que la mayoría de los verdaderos problemas que afectan a la mujer musulmana derivan de las contradicciones a las que se ha sometido al mundo musulmán”, dice. “Sabemos que las identidades se construyen por oposición a otro, y nuestro otro era el musulmán-árabe hasta el final de la reconquista y el musulmán-turco en la construcción europea.”

Forti asevera que el gran desafío que espera a las sociedades musulmanas hoy en día es “una nueva lectura del Islam hecha por mujeres profundamente comprometidas con su fe, sus principios y su espiritualidad. Ellas deben reapropiarse este trabajo de memoria musulmana femenina y ocupar esta ‘ciudadela islámica’ que tanto tiempo fue acaparada por los hombres”.

En Irán, los problemas de pareja existen como en todas partes, pero en el país persa los feminicidios y la violencia intrafamiliar es menor que en países occidentales.

En la religión islámica, el sexo está en el centro de sus vidas para brindarse placeres, pero siempre en el ámbito de lo privado. Los condones son permitidos, los sacerdotes tienen hijos y esposa, algunos hasta cuatro como máximo, pero siempre con el consentimiento de la primera compañera y casi no existen las madres solteras.

Azghadi es claro: “Existe una gran diferencia entre los derechos humanos como slogan y como práctica. Los derechos humanos se han transformado en derechos del hombre blanco y capitalista para los países de Occidente”.

LAS CIENCIAS

Uno de los ámbitos en los que destaca la ciencia iraní es la biotecnología. Su principal centro de estudios de la materia es el Instituto Royan, que logró el nacimiento de un niño por fertilización in vitro en 1993. Luego, el ’95, mediante el método de inyección intra citoplasmática, y ya en 2004 mediante el método (PGD) de embrión forzado. Son muchas las parejas europeas y de otros lugares del mundo que prefieren la ciencia iraní para tratar sus problemas de fertilidad.

También hay avances con células madres en los que trabajan desde el 2004 para tratar enfermedades relativas a infartos al miocardio, para problemas de tipo óseo y para el tratamiento de la diabetes aún en estudios. Por ejemplo, el vitíligo ya es curable en Irán en un 70% de los tratamientos efectuados, según información proporcionada por el Instituto Royan.

Otro puntal de desarrollo desde la perspectiva de Irán, es la energía nuclear para fines científicos y de seguridad. Los reactores han sido cuestionados por Estados Unidos, pese a que son constantemente visitados por examinadores internacionales.

El programa atómico iraní es avanzado y de punta, pero ex combatientes me señalan que a diferencia de otros países “no han lanzado bombas como las de Hiroshima y Nagasaki, ni andan de cacería por el mundo buscando petróleo”. Massuma Assad, en ese sentido es categórica: “El gobierno estadounidense, entre otras cosas, presiona a Teherán para extraer concesiones y exige que Irán detenga su programa nuclear y desarticule al grupo Hizbullah, en el Líbano”.

Pero Irán sigue cercado de tropas estadounidenses, agentes e informantes, recibiendo en sus tierras inmigrantes que huyen de las guerras ocasionadas en países devastados como Irak, Afganistán y tal vez, prontamente, Pakistán. Todo por obra de un grupo extremadamente terrorista que sigue haciendo subir y bajar el precio del barril de petróleo, el detonador en la zona del real conflicto, por medio del arte de la guerra: El sionismo tomando para sí cualquier disfraz.

Este último habría sido el causante, según el presidente de Irán Ahmadinejad, de la muerte de uno de los grandes científicos del país. Los atacantes actuaron en 2010 en motocicletas poniendo bombas magnéticas a los vehículos y resultando muerto el profesor Mayid Shahriyarí y muy mal heridos otros dos cerebros del estudio atómico.

EL REGRESO

Ya era hora de partir y sabía que sería difícil escribir sobre todo lo visto en una sola entrega. Atrás quedaba el misterioso Irán y pensaba en qué no me había gustado del país, ante tanta maravilla arquitectónica y profundo sentido religioso y de respeto entre sus habitantes.

Claramente era la nube de contaminación suspendida sobre su capital Teherán, casi peor que en Santiago, tal cual la olla de smog, rodeada de blanca cordillera y con un saturado parque automotriz. Y las restricciones a derechos que considero inalienables, como el decidir qué hacer con mi cuerpo mientras no afecte a otra persona, dado que prohíben la masturbación y el consumo de cualquier sustancia espirituosa que altere tu estado de conciencia.

Me pregunté entonces, qué será lo que quiere el pueblo de Irán, más allá de estas restricciones y qué vendrá para esta nación estudiosa de sus sagradas escrituras. Y llegué a una conclusión:

Irán quiere justicia y una paz que sabe que vendrá duradera tras los grandes juicios. Y también sabe que mientras tanto deberá resistir diversos embates, como los de las grandes cadenas noticiosas occidentales, que lo seguirán pintando como parte del llamado Eje del Mal -donde Bush ubicó a naciones como Venezuela-, desdibujando todo proceso libertario que intente religiosa o políticamente hacer acto de soberanía sobre los recursos naturales nacionales para el bien de los pueblos.

Por Bruno Sommer Catalán
El Ciudadano Nº99, primera quincena abril 2011

©2011-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

Irán bajo el velo por Bruno Sommer Catalán se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Leyenda Árabe …. El círculo del 99

Había una vez un rey muy triste que tenía un sirviente que era muy feliz. Todas las mañanas llegaba a traer el desayuno y despertaba al rey, cantando y tarareando alegres canciones de juglares. Una sonrisa se dibujaba en su distendida cara ,y su actitud para con la vida era siempre serena y alegre.

Un día el rey lo mando a llamar.

-Paje- le dijo- ¿Cuál es el secreto?

-¿Qué secreto, Majestad?

-¿Cuál es el secreto de tu alegría?

– No hay ningún secreto, Alteza.

– No me mientas, paje. He mandado a cortar cabezas por ofensas menores que una mentira.

– No le miento, Alteza, no guardo ningún secreto.

-¿Por qué está siempre alegre y feliz? Eh, ¿por qué?

– Majestad, no tengo razones para estar triste. Su Alteza me honra permitiéndome atenderlo. Tengo mi esposa y mis hijos viviendo en la casa que la Corte nos ha asignado, somos vestidos y alimentados y además, su Alteza me premia de vez en cuando con algunas monedas para darnos algunos gustos ¿ Cómo no estar feliz?

– Si no me dices ya mismo el secreto, te haré decapitar – dijo el rey – Nadie puede ser feliz por esas razones que has dado.

– Pero, Majestad, no hay secreto. Nada me gustaría mas que complacerlo, pero no hay nada que yo esté ocultando…

– Vete, vete antes de que llame al verdugo!

El sirviente sonrió, hizo una reverencia y salió de la habitación. El rey estaba como loco. No consiguió explicarse como el paje estaba feliz viviendo de prestado, usando ropa usada y alimentándose de las sobras de los cortesanos. Cuando se calmó, llamó al más sabio de sus asesores y le contó su conversación de la mañana.

-¿Por qué él, es feliz?

– Ah, Majestad, lo que sucede es que él está fuera del círculo.

– ¿Fuera del círculo?

– Así es.

– Y éso es lo que lo hace feliz?

– No Majestad, eso es lo que no lo hace infeliz.

– A ver si entiendo, estar en el circulo te hace infeliz.

– Así es.

-¿Y cómo salió?

– Nunca entró

-¿Que círculo es ése?

– El círculo del 99.

– Verdaderamente, no te entiendo nada.

– La única manera para que entendieras, sería mostrártelo en los hechos.

-¿Cómo?

– Haciendo entrar a tu paje en el circulo.

– Éso !, obliguémoslo a entrar.

– No, Alteza, nadie puede obligar a nadie a entrar en el círculo.

– Entonces habrá que engañarlo.

– No hace falta, Su Majestad. Si le damos la oportunidad, él entrará solito.

-¿Solito? Pero ¿ él no se dará cuenta de que éso es su infelicidad?

– Si, se dará cuenta.

-¡Entonces no entrará!

– No lo podrá evitar.

– Dices que él se dará cuenta de la infelicidad que le causará entrar en ese ridículo círculo, y de todos modos entrará en éll y no podrá salir?

– Tal cual Majestad; ¿ estás dispuesto a perder un excelente sirviente para poder entender la estructura del circulo?

– Si.

– Bien, esta noche te pasaré a buscar. Debes tener preparada una bolsa de cuero con 99 monedas de oro, ni una más ni una menos.

– ¡99! ¿Que más? ¿Llevo los guardias por si acaso?

– Nada más que la bolsa de cuero Majestad, hasta la noche..

Así fue. Esa noche, el sabio pasó a buscar al rey. Juntos se escurrieron hasta los patios del palacio y se ocultaron, junto a la casa del paje. Allí esperaron el alba. Cuando dentro de la casa se encendió la primera vela, el hombre sabio agarró la bolsa y le pincho un papel que decía: “Este tesoro es tuyo. Es el premio por ser un buen hombre. Disfrútalo y no cuentes a nadie como lo encontraste.”

Cuando el paje salió, el sabio y el rey espiaban, para ver lo que sucedía. El sirviente vio la bolsa, leyó el papel, agito la bolsa y al escuchar sonido metálico se estremeció, apretó la bolsa contra el pecho, miró hacia todos lados y cerro la puerta. El rey y el sabio se arrimaron a la ventana para ver la escena. El sirviente había tirado todo lo que había sobre la mesa y dejado solo la vela. Se había sentado y había vaciado el contenido en la mesa. Sus ojos no podían creer lo que veían. ¡Era una montaña de monedas de oro! Él, que nunca había tocado una de estas monedas, tenia hoy una montaña de ellas para el. El paje las tocaba y amontonaba, las acariciaba y hacia brillar la luz de la vela sobre ellas. Las juntaba y desparramaba, hacía pilas de monedas. Así, jugando y jugando empezó a hacer pilas de 10 monedas.

Una pila de diez, dos pilas de diez, tres pilas, cuatro, cinco… y mientras sumaba 10, 20,30, 40, 50, 60… hasta que formó la última pila: ¡¡9 monedas !!. Su mirada recorrió la mesa primero, buscando una moneda más; luego en el piso y finalmente en la bolsa.

-“No puede ser”, pensó.

Puso la última pila al lado de las otras y confirmó que era más baja.

– Me robaron -gritó- ¡me robaron, malditos!!

Una vez mas busco en la mesa, en el piso, en la bolsa, en sus ropas, sus bolsillos, corrió los muebles, pero no encontró lo que buscaba. Sobre la mesa, como burlándose de él, una montañita resplandeciente le recordaba que había 99 monedas de oro “sólo 99”.

“99 monedas. Es mucho dinero”, pensó. Pero me falta una moneda. Noventa y nueve no es un numero completo -pensaba- Cien es un número completo pero noventa y nueve, no. El rey y su asesor miraban

por la ventana. La cara del paje ya no era la misma, estaba con el ceño fruncido y los rasgos tiesos, los ojos se habían vuelto pequeños y arrugados y la boca mostraba un horrible rictus. El sirviente guardó las monedas en la bolsa y mirando para todos lados para ver si alguién de la casa lo veía, escondió la bolsa entre la leña.

Tomó papel y pluma y se sentó a hacer cálculos. ¿Cuánto tiempo tendría que ahorrar el sirviente para comprar su moneda número cien?. Todo el tiempo hablaba solo, en voz alta. Estaba dispuesto a trabajar duro hasta conseguirla. Después, quizás no necesitara trabajar más. Con cien monedas de oro, un hombre puede dejar de trabajar. Con cien monedas de oro un hombre es rico. Con cien monedas se puede vivir tranquilo. Sacó el cálculo. Si trabajaba y ahorraba su salario y algún dinero extra que recibía, en once o doce años juntaría lo necesario. Sacó las cuentas: sumando su trabajo en el pueblo y el de su esposa, en siete años reuniría el dinero. Era demasiado tiempo!!! Quizás pudiera llevar al pueblo lo que quedaba de comidas todas las noches y venderlo por unas monedas. De hecho, cuanto menos comieran, mas comida habría para vender…Vender… Vender… Estaba haciendo calor. ¿Para qué tanta ropa de invierno, Para que más de un par de zapatos? Era un sacrificio, pero en cuatro años de sacrificios llegaría a su moneda cien.

El rey y el sabio volvieron al palacio. El paje había entrado en el circulo del 99…

Durante los siguientes meses, el sirviente siguió sus planes tal como se le ocurrieron aquella noche. Una mañana, el paje entro a la alcoba real golpeando las puertas, refunfuñando de malas pulgas.

-¿Qué te pasa?- pregunto el rey de buen modo.

– Nada me pasa, nada me pasa.

– Antes, no hace mucho, reías y cantabas todo el tiempo.

-Hago mi trabajo, ¿no? ¿Qué querría su Alteza, que fuera su bufón y su juglar también?

No paso mucho tiempo antes de que el rey despidiera al sirviente. No era agradable tener un paje que estuviera siempre de mal humor.

Cuantas cosas cambiarían si pudiéramos disfrutar de nuestros tesoros tal como están.

©2011-paginasarabes®

Almanzor una leyenda árabe

almanzor_a

Un Mercader de joyas que vivía en la ciudad de Adén, en el Oriente, habiendo oído celebrar mucho la esplendidez y magnificencia de Muhammad, pasó a estas partes de Andalucía para presentarle muchas y preciosas perlas.

Abi Amir, después de tomar las que más le agradaron, dió en pago al joyero su bolsa de piel llena de oro, con la cuál se despidió aquél muy contento, tomando, al volverse, el camino de la Rambla o arenal en las riberas del Guadalquivir.

Era un día muy caluroso, de suerte que el mercader, llegando a la mitad de aquel camino, no pudo sufrir más el bochorno del sol y queriendo refrescarse en el río, se despojó de sus vestidos y los dejó con la bolsa en la orilla. Cuando de improvisto llegó un milano y creyendo que la bolsa de piel era carne, la apresó con sus garras y se remontó con ella por los aires hasta perderse de vista. El mercader viendo arrebatada su fortuna y no pudiendo encontrarlo, se afectó tanto que le sobrevino una congoja y se retiró a su posada muy abatido y doliente. Pensando en su infortunio, al cabo de dos o tres días, vínole a la memoria lo que había oído decir de la gran sagacidad de Muhammad, y volviendo a presentársele le contó lo ocurrido.

– ¿Por qué al punto que te sucedió el caso -le dijo Muhammad– no viniste a mí con la nueva y te hubiese dado remedio? Mas, ¿observaste por ventura hacia qué parte dirigió el ave su vuelo?

– Pasó -respondió el mercader- volando hacia el Oriente, sobre la cima de ese monte de la Rambla, inmediato a tu alcázar.

Entonces Muhammad llamó a los esclavos de la axxortha que asistían de continuo cerca de su persona, y les dijo:

– Traedme luego a los jeques y mayorales de la gente de la Rambla.

Marcharon los esclavos y como volviesen de allí a poco con los jeques, dijo e éstos Muhammad.

– Dadme noticias al punto de ciertas personas de vuetra vecindad que han salido de repente del estado de pobreza en que vivían.

Los ancianos se miraron confusos por algunos momentos y al fín uno de ellos respondió:

– Oh señor mío: sólo tenemos noticias de un varón de los más pobres de nuestra gente, pues él y sus hijos siempre vivieron del trabajo de sus manos y han ido a pie con sus cargas, por no poder adquirir un jumento; y hoy no sólo le han comprado, sino que él y sus hijos van vestidos con alquiceles de un precio mediano.

Oído esto por Muhammad, mandó que al otro día por la mañana, compareciese en su presencia aquél rústico y encargó al mercader de joyas que volviese a verlo a la misma hora.

Llegados, pues, el uno y el otro a la hora que se les mandó, el amirí dijo al rústico, estando presente el mercader:

-Sábete que yo he perdido lo que tú te has hallado, ¿qué has hecho de ello?

El rústico respondió:

– Aquí está, señor mío; y dándose un golpecito en el zaragüel, dejó caer la bolsa, a cuya vista el mercader dió un grito de alegría y no le faltó mucho para enloquecer de contento.

-Cuéntanos como ha pasado ésto; dijo Muhammad al rústico, el cual respondió: – Trabajaba yo en mi huerto, debajo de una palma, cuando pasando un buitre, dejó caer a mis pies esa bolsa. La recogí, y admirándome de su primor, dije para mí: ” Acaso el ave la habrá arrebatado del alcázar vecino”. Guardéla, pues, con intención de restituirla, pero mi pobreza me incitó a tomar de la bolsa diez mizcales para socorrerme con ellos y aunque confieso que hice mal, me disculpé a mí mismo, reflexionando que esa cantidad sería lo menos con que la generosidad de mi señor me gratificaría por mi hallazgo.

Admiróse Abi Amir de lo que oía y dijo al joyero:

– Recoge tu bolsa y examinala bien. Dime si lo que hay en ella es lo mismo que yo te entregé.

Hizoló así el mercader y dijo a Muhammad :

– En verdad, señor mío, que nada falta de ello, sino los dinares que él mismo confiesa haber tomado y que ya se los doy por regalados.

Replicole Muhammad:

– Yo no puedo consentir que este caso uses de largueza, ni quiero disminuirte un punto de tu alegría, sino que tu satisfacción y el premio de la honradez de este buen hombre sean completos.

Dicho esto, mandó que se diesen al mercader diez dinares en vez de los diez miztcales que había metidos en la bolsa, y otros diez al hortelano en recompensa de su tardanza en gastar el rico hallazgo que la fortuna puso en sus manos y añadió:

– Si yo empecé por preguntarte lo que habías hecho con la bolsa, antes de averiguar si la habías tomado, fue para poderte dar mayor galardón, premiando tu buena fe.

El mercader, tan satisfecho de haber recobrado su hacienda, cuando admirado de la sagacidad de Muhammad, no se cansaba de darle las gracias y le dijo:

– ¡Por Allah!, oh, señor mío, que con ser tan celebrado tu nombre por todos los países, aún no ha llegado a saberse en ellos toda la grandeza de tu gobierno, ni había oído decir que tú mandabas sobre las aves de tus señoríos como mandas sobre los hombres y que ellas no esquivan tu poder, sino que respetan hasta tu vecindad.

Rióse Muhammad al oír esto y afectando modestia, dijo al joyero:

– Modérate en tus palabras, y Allah te perdone.

©2011-paginasarabes®