Todas las entradas de: Paginas Arabes

Israel y sus nuevos, falsos amigos racistas


“Desde hace un tiempo, Tel Aviv agasaja a extraños personajes. Desde el Tea party al ultraderechista holandés Geert Wilders”. Ian Buruma, compatriota de éste, teme que los israelíes se hayan comprado la “guerra del Islam contra occidente”.

En diciembre, a la sazón, una banda de extremistas europeos “recorrió colonias judías ilegales en Cisjordania. Tras definirlas como parte del terruño bíblico, las pusieron a la vanguardia en la lucha contra los musulmanes”. Curiosamnete, varias de las agrupaciones en gira incluyen en sus plataformas ataques a los judíos, secuelas del racismo anterior a la II Guerra Mundial (tiempos de lasho’á).

Uno de sus voceros es “Heinz-Christian Strache, jefe del partido Libertario austríaco, de cuño neonazi. Su correligionario belga, Filip DeWinter, milita en el mismo partido flamenco que apoyaba al rexista Léon Degrelle durante la ocupación alemana”. Para disimular el pasado –apunta Buruma-, hoy dicen defender “valores judeocristianos contra los avances delislamofascismo”.
Por supuesto, “quienes critican las políticas israelíes, sean de derecha o izquierda, acostumbran remarcar que antisionismo no es antisemitismo. Por lo mismo, ser amigo de Tel Aviv no es igual a serlo de los judíos. Richard Nixon, verbigracia, no se fiaba de esos bastardos pero admiraba enormemente a Israel”. La contradicción molestaba a su eminencia gris, el judío alemán Henry Kissinger. Similar duplicidad ha sido común en los regímenes militares latinoamericanos y aún lo es en África subsahariana.
En Estados Unidos, “los abogados del sionismo intransigente incluyen fundamentalistas evangélicos, profundamente convencidos de que los judíos no conversos están condenados al castigo divino”. ¿Lo mismo les sucederá a los recientes anfitriones de aquella delegación ultraderechista?
Esos nuevos amigos, por cierto, “aprueban el uso indiscriminado de la fuerza militar, el nacionalismo étnico o religioso y la opresión a los palestinos. Impacientes por imponer en sus propios países regímenes de base racista, Strache, Wilders, DeWinter y otros ven en Israel un modelo adecuado. Pero Europa occidental lo repudia desde hace mucho por sus ecos nacionalsocialistas”.


Alista Gadafi su partida

MÉXICO, DF, 31 de mayo (apro).- Mientras busca una salida negociada al conflicto en Libia, que ya supera los tres meses y ha cobrado la vida de más de mil personas, el presidente Muamar El Gadafi prepara su defensa legal ante su eventual enjuiciamiento en la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes contra la humanidad.

Según una publicación del diario sudafricano Times Lives, Gadfai contrató los servicios del bufete de abogados Themba Langa desde hace tres semanas, con el que firmó un acuerdo secreto que incluiría la defensa de los funcionarios del gobierno en caso de que sean llevados a la CPI.

De acuerdo con el rotativo, ya se han realizado varias reuniones entre abogados de la firma y miembros del régimen con la finalidad de que el coronel esté preparado en caso de ser llamado a juicio y saber cómo defenderse de los cargos por crímenes de lesa humanidad.

La información no fue confirmada por el bufete de abogados pero tampoco desmentida, en tanto que el presidente sudafricano, Jacob Zuma, quien visitó el lunes pasado a Gadafi en Trípoli, insistió en que no se habló de una posible salida del dictador que lleva más de 42 años en el poder.

Gadafi “insistió en el hecho de que no estaba dispuesto a irse de su país, pese a las dificultades”, informó la Presidencia sudafricana en un comunicado.

Zuma reiteró este martes que la plática con el líder libio se centró en la posibilidad de establecer una Hoja de Ruta que incluya negociar un alto al fuego, el cese de los bombardeos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la instauración de un periodo de transición que conduzca a elecciones democráticas.
La oposición, agrupada en el Consejo Nacional de Transición (CNT) y las fuerzas aliadas encabezadas por la OTAN, en particular Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia y Francia, se oponen a una negociación con Gadafi.

El gobierno italiano reforzó hoy esa postura a través del ministro de Exteriores, Franco Frattini, quien realizó una visita a Bengasi para inaugurar un consulado italiano.

Afirmó que “el régimen de Gadafi está terminado. Debe dejar el poder y debe abandonar el país. Sus colaboradores lo han dejado, ya no tiene apoyo internacional, los líderes del G8 lo rechazan: debe irse”, dijo en rueda de prensa junto al responsable de Relaciones Exteriores del CNT, Alí al Esaui.

Por su parte, el portavoz del gobierno libio, Musa Ibrahim, afirmó que los bombardeos realizados en Libia por la coalición internacional a cargo de la OTAN han dejado a la fecha 718 civiles muertos y más de 4 mil heridos.

Cuestionado sobre por qué no se ha mostrado a la prensa internacional la evidencia sobre esa cifra de muertos, el portavoz afirmó que no han podido hacerlo porque las víctimas no se han concentrado cerca de Trípoli, sino que están diseminadas a lo largo de todo el país.

En rueda de prensa difundida por la televisión estatal libia, Ibrahim afirmó que de los de 4 mil 67 heridos contabilizados desde el comienzo de la intervención internacional en el país hasta el 26 de mayo, 433 lo fueron de gravedad.

Y destacó que ese balance del Ministerio de Sanidad libio no incluye las víctimas registradas entre los soldados del Ejército libio, cuyo número rehusó precisar.

En tanto, este día se anunció en Washington que la secretaria de Estado estadunidense, Hillary Clinton, viajará el próximo 9 de junio a los Emiratos Árabes Unidos (EAU) para participar en el Grupo de Contacto sobre Libia.

La reunión, precisó Mark Toner, portavoz del Departamento de Estado, es la continuación de la celebrada en Roma a comienzos de mayo, y en ella se discutirá un amplio abanico de temas acerca de la situación en Libia, incluida la puesta en práctica de las resoluciones 1970 y 1973 de Naciones Unidas (ONU).

Por su lado, el secretario general adjunto de la ONU para asuntos políticos, Lynn Pascoe, admitió este martes que resulta lejana la posibilidad de solucionar el actual conflicto en Libia mediante una negociación política.

En un reporte entregado hoy al Consejo de Seguridad, Pascoe dijo que tanto el régimen de Gadafi como el opositor CNT, han mantenido posiciones hasta el momento irreconciliables.

El gobierno de Gadafi mantiene como condición para establecer un diálogo con los rebeldes que las fuerzas de la OTAN declaren un cese al fuego en territorio libio.

Mientras el Consejo Nacional de Transición ha reiterado como condición irrenunciable para dialogar la salida de Gadafi y de los miembros de su familia del gobierno, así como el retiro del Ejército de las ciudades que ha ocupado desde que comenzó el conflicto.

Pascoe aseguró que el secretario general Ban Ki-Moon y su enviado especial para Libia, “la Unión Africana y otros actores internacionales están haciendo el máximo esfuerzo político para reducir estas diferencias”.

http://www.proceso.com.mx