Todas las entradas de: Moro

Páginas Árabes les desea un Feliz 2018

Va llegando a su fin otro año, y es inevitable hacer un balance de lo cotidiano, de lo vivido. Por supuesto que las tareas realizadas en el portal no son la excepción. Todo comienzo de ciclo conlleva la culminación del anterior, entradas y salidas, cambios, renovación, nueva energía, nuevos proyectos, nuevas ideas.

El 2017 que hoy culmina fue de grandes cambios. Se cambió la modalidad, el enfoque, la manera de manejar la información, y los resultados fueron altamente positivos y satisfactorios. Se dió un vuelco de campana con respecto a los contenidos y a la manera de difundirlos. Muy importante para ello es el conocimiento del idioma árabe, de la idiosincrasia de cada uno de los pueblos, de cada una de las etnias, de cada uno de los credos. Se redobló la apuesta sobre contenidos no tan difundidos en otros medios, tratar de ser originales, (no caer en voces que se dicen árabes sin conocer ni el idioma ni lo que difunden, que caen vez tras vez en el latrocinio indiscriminado de contenidos que no conocen). Tratar de brindar un buen producto aún cuando los tiempos personales son tan escasos.

Por supuesto que cada contenido aportado tiene un autor, un colaborador, mayormente sin rostro y sin nombre, porque lo importante es Páginas Árabes y no los egos, y así se entiende en esta nueva etapa. Sin embargo los reconocimientos son importantes. Cuando no todo es copiar y pegar sino desarrollar contenidos, tratar de no aburrir, no centrarse en un único tema, que nuestra cultura árabe llegue sin tergiversaciones, sin fantasías, lo más clara y pura posible.

Y esta nota sí va a llevar mi firma, ya que como director del portal quiero hacer público reconocimiento de quien con su tarea, su investigación, conocimientos y aportes ha hecho posible el cambio anteriormente mencionado, sin egoísmos, sin vanidades, aportando su experiencia de años en la colectividad árabe, su mirada basada en la experiencia de su paso por Cultura de la ciudad de Córdoba, su conocimiento de personas y personajes de esta hermosa colectividad árabe de La Docta ciudad mediterránea. Por su tiempo y esfuerzo dedicado a difundir nuestra cultura desde las raíces, desde la verdad, desde lo ancestral.

Gracias por tu llegada al equipo, gracias por tu llegada a mi vida Viviana Saf. Gracias por tu tiempo, gracias por tu esfuerzo, gracias por tus ganas, por tu entrega, por tu generosidad, por tu humildad, aún cuando conoces y tratas a cada raís de esta maravillosa colectividad.

Se termina otro año y renovamos y redoblamos la apuesta de seguir difundiendo nuestra cultura árabe como fue legada por nuestros mayores, con la pureza y la sencillez de la tierra de Oriente Medio, de Al-Andalus, de los lugares que vieron nacer, crecer y partir a nuestros ancestros.

Esperamos contar con cada uno de Ustedes en este 2018 que ya se aproxima. Sin lectores no hay razón para difundir, por ello gracias a todos los que nos acompañan año tras año en este gratificante viaje por nuestras raíces. Esperamos cada día seamos más, y podamos seguir difundiendo nuestra maravillosa y ancestral cultura para que conociéndonos no crean más en los estereotipos malversados.

Un deseo de prosperidad y felicidad les desea todo el equipo de Páginas Árabes y nos encontramos en el 2018 In Shâ Allâh!

Levantaremos una copa y brindaremos por Todos Ustedes! Sahtén!

Moro

©2017-paginasarabes®

Tres muros para la sala de tortura – Muin Basisu

Tres muros para la sala de tortura

 

Al alba
Yo resistiré…
Mientras haya en el muro una página en blanco
y no se derritan los dedos de mi mano.
Aquí, alguien pulsa
un mensaje a través del muro.
Nuestros hilos se han convertido en nuestras venas,
las venas de estos muros.
Toda nuestra sangre se derrama
en las venas de estos muros…
Un mensaje a través del muro:
Ellos han cerrado una celda,
han matado a un prisionero,
han abierto otra celda
y han llevado a un prisionero…

A mediodía
Ellos me han puesto delante el papel,
me han puesto delante el lápiz,
me han puesto en la mano la llave de mi casa.
El papel que han querido manchar
ha dicho: ¡Resiste!
El lápiz cuya frente han querido mancillar en el barro
ha dicho: ¡Resiste!
La llave de la casa ha dicho:
En nombre de cada piedra
de tu humilde casa ¡Resiste!
Un golpe en el muro
es el mensaje de una mano rota
que dice: ¡Resiste!
Y la lluvia cae
golpeando el techo de la sala de tortura.
Cada gota grita: ¡Resiste!

Al ponerse el sol
Nadie está conmigo,
nadie oye la voz de este hombre,
nadie lo ve.
Cada noche, cuando los muros
y las puertas se cierran…
él sale de mis heridas sangrantes
y camina por mi celda.
Soy yo.
Es como yo.
Le veo de niño
y con veinte años.
Es mi único consuelo,
mi único amor.
Es la carta que escribo cada noche
y el sello para el amplio mundo
y el pequeño país.
Esta noche lo he visto
saliendo de mis heridas
sombrío, torturado, triste,
caminando en silencio, sin decir
nada, como si dijera:
No me volverás a ver si confiesas,
si escribes…

Muin Basisu

Con información de Poesía Árabe
Traducción del árabe: María Luisa Prieto

©2017-paginasarabes®

El Burak – Jorge Luis Borges

El primer versículo del capítulo XVII del Alcorán consta de estas palabras: «Alabado sea Él que hizo viajar; durante la noche, a su siervo desde el templo sagrado hasta el templo que está más lejos, cuyo recinto hemos bendecido, para hacerle ver nuestros signos». Los comentadores declaran que el alabado es Dios, que el siervo es Muhammad, que el templo sagrado es el de la Meca, que el templo distante es el de Jerusalén y que, desde Jerusalén, el Profeta fue transportado al séptimo cielo. En las versiones más antiguas de la leyenda, Muhammad es guiado por un hombre o un ángel; en las de fecha posterior, se recurre a una cabalgadura celeste, mayor que un asno y menor que una mula. Esta cabalgadura es Burak, cuyo nombre quiere decir resplandeciente. Según Burton, los musulmanes de la India suelen representarlo con cara de hombre, orejas de asno, cuerpo de caballo y alas y cola de pavo real.

Una de las tradiciones islámicas refiere que Burak, al dejar la tierra, volcó una jarra llena de agua. El Profeta fue arrebatado hasta el séptimo cielo y conversó en cada uno con los patriarcas y ángeles que lo habitan y atravesó la Unidad y sintió un frío que le heló el corazón cuando la mano del Señor le dio una palmada en el hombro. El tiempo de los hombres no es conmensurable con el de Dios; a su regreso, el Profeta levantó la jarra de la que aún no se había derramado una sola gota.

Miguel Asín Palacios habla de un místico murciano del siglo XIII, que en una alegoría que se titula Libro del Nocturno Viaje hacia la Majestad del más Generoso ha simbolizado en Burak el amor divino. En otro texto se refiere al «Burak de la pureza de la intención».

Por  Jorge Luis Borges y Margarita Guerrero.

©2017-paginasarabes®