Todas las entradas de: Moro

Al gobierno israelí le interesa que los palestinos estén divididos

®Pablo Ibáñez  (AraInfo)

Aprovechamos su visita a Zaragoza para conversar con ella y que nos cuente de primera mano en esta entrevista cómo se encuentra la situación actual en la Franja de Gaza, cómo afecta el bloqueo a la población gazatí, y la influencia de la guerra de Siria en el conflicto entre Israel y Palestina, entre otros muchos asuntos.

Natural de Exeya d’os Caballers, Isabel Pérez reside en Gaza desde 2013. Es corresponsal del canal Hispan TV y colabora en numerosos medios de comunicación. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, se especializó en Árabe Moderno por la Universidad de Alejandría (Egipto) y en Lengua Persa por la Universidad de Teherán (Irán).

Además, ha participado en el proyecto de Agencia de Naciones Unidas para Ayuda al Refugiado de Palestina en Oriente Medio (UNRWA) ‘Genealogía feminista palestina’. Así que nadie mejor que ella para conocer de cerca, tanto la situación que vive la población palestina en la Franja de Gaza como el papel que juega la mujer en el día a día.

Aprovechamos su visita a Zaragoza para conversar con ella y que nos cuente de primera mano en esta entrevista cómo se encuentra la situación actual en la Franja de Gaza, cómo afecta el bloqueo a la población gazatí, y la influencia de la guerra de Siria en el conflicto entre Israel y Palestina, entre otros muchos asuntos.

¿Cuál es la situación que se vive actualmente en la Franja de Gaza?

Actualmente se están dando una serie de movimientos que pueden llegar a un cambio positivo o negativo. Creo que esto es una buena ocasión para que sea hacia mejor para la población palestina en general. Y es que Hamás está intentando consensuar de una manera indirecta unos nuevos principios como movimiento. Al mismo tiempo, el presidente palestino ha decidido bajar los salarios a los funcionarios de la Franja de Gaza un 30% y esto ha provocado manifestaciones. Además no es que sea gente que está en contra de la Autoridad Palestina, de hecho cuando ellos están convocando estas manifestaciones dicen que su presidente es el de la legitimidad palestina, pero le piden que por favor reconsidere esto porque va a provocar un caos humanitario.

Entonces Hamás está un poco aprovechando esto. Le interesa que Mahmud Abbas sea visto como alguien negativo porque hay una enemistad entre Al Fatah y Hamás desde hace ya, desgraciadamente, diez años, y eso está afectando a la población negativamente. Pero ahora parece que debido a estas conversaciones se ha dado un paso a que Fatah ceda de nuevo a dar la oportunidad a una nueva reconciliación palestina, porque no es la primera vez, y una delegación de Fatah va a ir a la Franja de Gaza.

El primer ministro palestino, Hamdallah, dijo que Hamás debería entregar el gobierno al que ellos llaman legítimo. Se formó un gobierno de consenso nacional en 2014 antes de que estallara la guerra y aunque la mayoría parece que está articulado más por parte de Fatah, Hamás ahí debería reconsiderar también reformar ese gobierno con gente independiente…. Es toda una oportunidad lo que está ocurriendo y además sería la quinta vez que se da una reconciliación palestina. Pero bueno, es mejor eso que seguir estancado en una crisis interna. Y esto además debilitaría la táctica actual conocida de ‘divide y vencerás’. Porque al gobierno israelí le interesa que los palestinos estén divididos.

¿Qué dificultades encuentra la población palestina en la Franja de Gaza por culpa del bloqueo israelí?

Muchísimas, a nivel económico, social y psicológico. Es un trauma vivir en la anormalidad tantos años. Entonces, la resiliencia tiene un límite. Es verdad que son gente muy fuerte y que, yo viendo lo visto en cuatro años, me sorprende que no haya más cantidad de suicidios. Son personas que saben buscar caminos alternativos porque en realidad no les queda otra, pero está claro que hay una erosión en la resiliencia. Sobre todo porque al fin y al cabo intentan creer en algo o en alguien. Piensan que Naciones Unidas puede llevar la batuta del conflicto y al final ven que no. Y eso que dar esta oportunidad a Naciones Unidas ya es decir porque son realmente, según dice el pueblo palestino en todas las manifestaciones, los que les llevaron a esta tragedia.

Pero dan la oportunidad, no son gente con tanto rencor, ellos buscan esa esperanza. Al fin y al cabo ellos también lanzan declaraciones contra los crímenes de guerra israelíes. Lo que ocurre también es que ellos necesitan comer cada día y el 80% de la población vive de la ayuda humanitaria, más incluso que el número de refugiados (el 75% de la población de Gaza son personas refugiadas palestinas y no deberían estar allí).

Claro, Israel juega a darle la vuelta a la narrativa diciendo que son gente tan conservadora, tan retrasada y tan subdesarrollada que no hacen más que tener hijos, y lo que ocurre es que el 75% no deberían ni estar allí viviendo. La ocupación, la falta de libertad de movimiento, la falta de democracia, la falta de resolución política interna palestina… todo afecta de muchas formas, desde que te levantas por la mañana hasta que te acuestas por la noche. Te levantas e igual no tienes electricidad, no hay agua corriente en casa… Son muchos los problemas.

¿Qué política está aplicando actualmente el gobierno israelí? ¿Todavía continúan con los asentamientos?

Sí porque Netanyahu se está comiendo Palestina o lo que pudiera ser un futuro Estado palestino, basado en la solución de dos Estados, claro. Se basa en las colonias, por interés político, demográfico, militar… es lo que le motiva. Las colonias ilegales van a continuar construyéndose, sea con Netanyahu o sea con un gobierno de izquierdas.

¿Qué opinas del papel que está jugando, o no, la comunidad internacional dentro de este conflicto?

Me cuestiono una cosa. ¿Qué sucedería si Hamás no existiese? No es por cargarle a Hamás toda la culpa porque creo que aunque no existiese Hamás en la Franja de Gaza la represión contra la Franja continuaría, pero es que es la mejor excusa. Está omnipresente en todas las declaraciones de la comunidad internacional. Por ejemplo, he visto a representantes de Naciones Unidas denunciar la violencia contra israelíes y no denunciar el asesinato de pescadores palestinos en la Franja de Gaza. Tendría que haber más equilibrio en las declaraciones.

Y luego a nivel de actuación están muy presionados políticamente por Israel y Estados Unidos, sobre todo porque Estados Unidos es el donante principal de Naciones Unidas. Dime de dónde viene el dinero y te diré quién eres.

(Interrumpo) ¿Ya se nota la influencia de Donald Trump tras su acceso a la presidencia norteamericana?

Sí. Hay terror e histeria. Por ejemplo, en varias agencias de la comunidad internacional de la ONU se está presionando para que desaparezca la UNRWA, la agencia de Naciones Unidas para la Ayuda al Refugiado Palestino en Oriente Medio. Es la única agencia en la que entras en su página web y habla de la Resolución 194 del derecho al retorno de las familias refugiadas palestinas en 1948, y es la única gente que habla de esto.

También hay mucha presión contra UNESCO, porque publicó una declaración diciendo que la mezquita de Al-Aqsa tenía la identidad musulmana, no judía. Que es lo que siempre intentan hacer las autoridades israelíes, ‘judaizar’ los lugares sagrados. Hay muchos lugares en Tierra Santa, Jerusalén, Cisjordania y la Franja de Gaza que son cristianos musulmanes y judíos, los tres al mismo tiempo. En vez de imponer que solamente sea judío tendría que hacerlo de una manera mucho más inclusiva con las demás religiones para no provocar tanto ese odio.

®Pablo Ibáñez  (AraInfo)

¿Se podría calificar como genocidio lo que está haciendo Israel con Palestina?

No, podría ser una limpieza étnica que comenzó en 1948 y que hasta hoy sigue, pero genocidio no. Una limpieza étnica a cámara lenta, sin levantar sospechas… Lo que hace Israel es biopolítica. Controlan la demografía de la población, el nacimiento y la muerte de palestinos y palestinas.

¿Tiene la religión parte de culpa en este conflicto?

La religión influye pero no es el origen del conflicto. En el momento que el movimiento sionista dice que para ser judío o judía tienes que estar en Israel sí o sí, ya empieza a manchar la religión judía con ápices sionistas. Eso por parte del judaísmo. Y por parte del Islam también está influyendo porque se islamizó la causa palestina cuando en los años 80 surgieron las facciones islamistas.

¿Te has encontrado con muchas dificultades para desarrollar tu trabajo en la Franja de Gaza por el hecho de ser mujer?

Sí, no es fácil. El más inmediato con los propios compañeros periodistas palestinos que no están acostumbrados, desgraciadamente, a trabajar cerca de una mujer, y menos de una mujer extranjera que además habla cierto árabe. En ocasiones no se toman en serio las instrucciones que les doy a los compañeros que trabajan con las cámaras, ya que supuestamente soy la persona que los tiene que dirigir, y no reaccionan positivamente ante esto. A parte de eso, no es que haya tenido más problemas que mis compañeras periodistas palestinas, para ellas diría que es incluso peor.

Uno de los días me encontré siendo la única corresponsal en la Línea Verde de la Franja de Gaza, donde incluso estaban disparando con fuego real. Lo hice cuando miré hacia la derecha y vi cómo caía un bote de gas lacrimógeno a mi lado. Me fui hacia la izquierda y cayó otro. Me di cuenta cuando un compañero de una agencia de noticias francesa me pasó una foto donde todo el mundo me estaba mirando. Era como si me estuvieran rodeando, como si los israelíes se estuvieran divirtiendo al ser la única mujer que estaba allí. Entre el patriarcado y la ocupación nos encierran allí bajo esas limitaciones.

¿Cómo calificarías el papel de la mujer en Gaza?

No es nada positiva. Hay esperanza porque existen muchas organizaciones que luchan por los derechos de la mujer, y que no sólo se dedican a las mujeres, sino que también lo hacen a la infancia. Se piensa que es correcto empezar a educar a los niños en una cultura no machista y no sexista, ya que así se garantiza un mejor futuro para la mujer. Sin embargo, esto también es muy limitado porque en el momento de actuar, conforme a la situación que vive Cisjordania, es complicado, ya que a ese bloqueo contra la Franja de Gaza se une que las mujeres, al igual que aquí, parece que no ven oportuno levantar la voz.

Hay ocasiones en las que cuando lo intentan no se les hace caso, y eso todavía frustra más. Creo que el papel que hacen muchas mujeres, que aprovechan ser personajes públicos en la vida palestina, es primordial, pero no hay que olvidar y dar voz a las mujeres desconocidas. El nivel de violencia que están intentando amortiguar estas mujeres es diverso, y además pueden ofrecer numerosas estrategias para evitar esa violencia.

¿Existen casos de violencia machista en la Franja de Gaza?

Por supuesto que existen. Por ejemplo, debido al bloqueo, una de las violencias que más afecta a las mujeres es la económica. Pero también la física y la psicológica por parte del marido, ya que éste no tiene un trabajo –la Franja de Gaza es el lugar del mundo con mayor índice de paro según el Banco Mundial-. Entonces llega a casa y exporta toda su rabia contra su mujer e hijos. Siempre digo que las mujeres palestinas son un muro de protección para la infancia, pero no son irrompibles.

Después de 2014 esta violencia se ha acentuado. Ese año supuso una de las operaciones más destructivas contra la Franja de Gaza. Acabaron con muchísimas infraestructuras de industria, la poca industria que había en la Franja de Gaza, que la había, por ejemplo de bebidas gaseosas, también ganadera, etcétera… se destruyó todo eso y miles de personas estuvieron en la calle sin trabajo, y hasta hoy en día siguen en la calle.

Y a esto se añaden los nuevos chavales y chavalas que salen de las universidades. La población palestina en la Franja de Gaza son gente que reciben educación universitaria, casi todo el mundo. Incluso aunque luego terminen trabajando en el campo o si trabajan en el campo al mismo tiempo. Están preparados, les faltaría quizá esa experiencia laboral que tenemos aquí nosotros con ‘bolsas de empleo’, de becas… ellos no pueden porque Gaza no es el lugar óptimo para esas oportunidades y no pueden porque está bloqueado. Siempre volvemos a lo mismo.

Lo que posiblemente ocurra en el futuro, y esperemos que no, es que haya otra operación militar contra la Franja de Gaza como modo de desviar la atención de un público de Israel con unos problemas internos sociales hacia la Franja de Gaza, exportando esas preocupaciones a un enemigo común que es Hamás. Y ahí por ejemplo, me di cuenta cómo juegan los políticos, en todo el mundo, con ese tipo de encuestas que valoran cuál es la mayor preocupación de la población: seguridad, terrorismo, economía… con eso juegan. Si tú les dices que ahora la mayor preocupación no es el terrorismo de Hamás sino que es la economía, van a intentar darle la vuelta a esas encuestas provocándolo.

¿Cuál es la situación actual en Oriente Medio tras más de seis años de guerra en Siria? ¿Influye de manera directa en la población palestina?

Está influyendo en varios niveles. A nivel de la sociedad sí, porque la sociedad se divide entre los que apoyan a Bashar al Assad y los que no. Y extrapolándolo a la política palestina también porque las facciones políticas también se posicionan. Más allá de esto, las relaciones internacionales también están influyendo, e incluso las donaciones, porque ahora mismo las crisis humanitarias no solamente están en Palestina sino también en Siria o en Líbano, donde hay miles de refugiados. Y claro, todo esto también influye negativamente en las agencias de ayuda humanitaria.

Lo que ocurra o no con Bashar al Assad en Siria puede cambiar un poco el mapa, porque si se habla de dividir Siria en términos sectaristas, religiosos o políticos, obviamente esto va a repercutir en cómo actúan los grandes ejes. En este caso, por resumir, tendríamos dos ejes: el eje Estados Unidos, Turquía (entre comillas occidental)… y el eje llamado de la resistencia: Irán, Hezbollah y en la Franja de Gaza la Yihad Islámica… claro, todo esto influye. Pero los palestinos a nivel político intentan no involucrarse.

¿Según tu opinión, por dónde pasa la solución al conflicto entre Israel y Palestina?

Yo siempre digo que el pueblo palestino y el pueblo judío son los que tienen que decidir hasta dónde quieren llegar. El problema es que, hoy por hoy, hay que tener en cuenta lo que quiere cada uno y eso es bastante complicado. A nivel de pueblo hay mucho rencor, unas veces creado o imaginado, que no está apoyado en hechos pero que al final lleva al odio. Conozco gente, israelíes y palestinos, que están a favor de un único Estado, en lo que es Israel y lo que son los territorios palestinos ocupados. Es decir, en lo que antes era la Palestina histórica. Crear un único Estado que por supuesto fuera democrático y laico, para dar cabida a todas las religiones o a ninguna. ¿Qué puede ser una utopía? Puede ser.

Hoy en día se intenta recuperar el discurso de un único Estado. Se intenta penetrar este discurso en los medios de comunicación porque la gente los mira como si fueran locos o locas. Pero realmente se puede. Una de las principales cuestiones es ayudar a la población en general a convivir mutuamente. Y la segunda cuestión, más importante todavía, es que retornen las familias refugiadas palestinas. Incluso la gente que está en la Diáspora, que también tengan ese derecho inalienable según Naciones Unidas para retornar. El cómo volver no es lanzar a los judíos al mar, como decía Nasser, sino convivir, buscar una solución. Otra cosa es lo que se puede hacer en las colonias que ya son ilegales según la ley internacional. Pero buscar una solución pacífica. Porque si se construye un Estado palestino -dividido geográficamente- al lado de un Estado israelí, las milicias palestinas van a seguir y el ejército israelí también va a continuar. Por lo tanto continuará la militarización. El tercer paso es desmilitarizar todo. O quizá es el primero.

Por Sergio Gracia Solanas
Con información de AraInfo

©2017-paginasarabes®

El botín morisco que España se trajo de la Guerra de África

Uno de los manuscritos árabes que se conservan en la Biblioteca Nacional  ©Álvaro García

Varios eruditos se empotraron en el siglo XIX en el Ejército español y volvieron con 233 manuscritos árabes que están la Biblioteca Nacional aún sin restaurar.

En octubre de 1859, el general O’Donnell declara la guerra a Marruecos. Apenas han puesto pie en África, la Academia de Historia cae en la cuenta de que la incursión militar puede tener algunos beneficios colaterales; nada que no hubieran pensado los británicos unos años antes respecto a Grecia. La Academia recomienda al gobierno que varios eruditos acompañen al Ejército para rastrear los bienes de interés artístico. El arabista Emilio Lafuente Alcántara fue uno de los elegidos y su objetivo eran los manuscritos arábigos; se le pagaban 2.400 escudos anuales y su primera y más fecunda parada fue en Tetuán. Mientras el ejército avanza, Lafuente visita bibliotecas o sigue pistas por la ciudad hasta toparse con 233 códices arábigos. Poco después, todos recalan en Madrid.

El arabista relata en su Catálogo de códices arábigos adquiridos en Tetuán por el gobierno de S. M. que “hay un rasgo característico de la raza mora que contribuye a que se conserven y hayan llegado hasta nosotros las obras de antiguos ingenios. Todos los musulmanes profesan cierta especie de veneración hacia los libros, y aunque no los cuidan con gran esmero, ni parece que saquen gran provecho de su lectura, rara vez se desprenden de ellos ni los inutilizan”. En fin, la diplomacia y las luces propias de la época.

No sabemos cuánto de provecho habrán sacado de ellos los cristianos, pero esos códices, que forman ahora parte de la colección de unos 1.200 manuscritos árabes que se conservan en la Biblioteca Nacional de España(BNE), están la mayoría en el mismo estado en que se encontraron hace siglo y medio. Arsenio Sánchez, restaurador de manuscritos, incunables y libros raros de la biblioteca está a la espera de tiempos mejores que permitan restaurarlos y catalogarlos. Es decir, de lo que en esta época se llama presupuesto.

Casi ocho siglos de estancia musulmana en España no han dejado, sin embargo, un patrimonio libresco arábigo de importancia en términos cuantitativos. Sánchez, que ha impartido un taller en la Universidad de Granada la pasada semana sobre encuadernación mudéjar y morisca, señala que en España “se conservan 6.000 o 7.000 manuscritos originales”. Apenas nada de la producción literaria hispanomusulmana original. El fuego, fortuito o provocado, ha tenido mucho que ver en eso. La granadina plaza de Bib-Rambla, recién iniciado el siglo XVI, vio arder miles de ejemplares de la espléndida biblioteca de la Madraza, la universidad musulmana que existía a pocos metros de allí. En este caso el fuego era cristiano e intencionado. Unos siglos antes, las llamas consumían 400.000 libros de la gran biblioteca de Córdoba; musulmanes contra musulmanes prendieron la yesca en esta ocasión.

Capítulo aparte merece la literatura morisca; o mejor, su producción “editorial”. Moriscos son los musulmanes que, tras la llegada al trono de los Reyes Católicos en 1492 tienen que convertirse al cristianismo para poder seguir viviendo en la Península. No obstante, en la intimidad de su hogar siguen practicando su fe. Arsenio Sánchez cuenta como, ante la dificultad de conseguir sus libros sagrados, los moriscos –ya en el siglo XVI, un siglo después de estar inventada la imprenta– se lanzan a la copia clandestina y a mano de los libros que necesitan. Eso les obliga a encuadernarlos. Y de la necesidad nació la virtud, creando un modo de encuadernación diferente del existente hasta el momento. Las tapas siguen siendo de madera y las portadas están cubiertas con piel de oveja curtida con zumaque; pero añaden unas lazadas que parecen querer cerrar el libro a cal y canto. ¿Cuántos ejemplares tenía una biblioteca morisca? “Apenas tres o cuatro libros”, explica Sánchez.

Teresa Espejo, profesora de la Universidad de Granada y una de las grandes especialistas en restauración de libros árabes, recuerda que las primeras veces, pensaban que esas encuadernaciones moriscas eran “encuadernaciones defectuosas”. Hasta que al cotejar varios ejemplares, los especialistas se dieron cuenta de que estaban ante un nuevo modelo de libro. El XVI es, además, un momento de dificultad para hablar árabe en la calle, lo que provoca que los moriscos comiencen a usar una mezcla de árabe y español que se refleja también en los libros. Aparecen los manuscritos aljamiados, de grafía árabe pero fonética española.

Empotrado en el Ejército español que luchaba en Marruecos, Emilio Lafuente encontró códices de origen marroquí pero muchos de origen morisco, de procedencia española que allí llegaron tras su expulsión de España. Con ellos se fueron sus pequeñas bibliotecas que luego Lafuente compraría, probablemente, a precio de ganga.

Manuscrito árabe de la Biblioteca Nacional ©Álvaro García

ALBAÑILES Y PIRATAS

Los manuscritos árabes en España han llegado a sus destinos de modos diversos y curiosos. La Biblioteca Nacional forma su colección, en parte, con una expedición científica libresca a Marruecos. El CSIC aúna la suya, de alrededor de 200 ejemplares, gracias al hallazgo de una habitación clandestina que algún morisco construyó antes de su expulsión en la localidad zaragozana de Almonacid de la Sierra. El fuego de los albañiles consumió un número importante de ejemplares pero pudieron salvarse algunos. La biblioteca de El Escorial es la gran biblioteca de códices árabes en España. Sus 2.000 ejemplares son parte del botín de un acto de piratería sobre el barco a la fuga de Muley Zidán, sultán de Marruecos.

Por Javier Arroyo
Con información de El País

©2017-paginasarabes®

 

El poder de las metáforas: Averroes

2016 puede ser considerado, sin lugar a dudas, el año borgiano.

En 2016 se cumplieron 30 años de la muerte de quien fue el máximo exponente de la literatura en español en el siglo XX y mucha tinta ya ha sido escrita sobre su obra y su legado. La contribución de Borges a nuestro idioma es infinita, y ya ha sido puesta en evidencia por varios medios españoles y argentinos a lo largo de este año. Luego de Cervantes – de quien también en este año se conmemoran 400 años de su deceso – no cabe duda de que Borges es quien mejor supo jugar con el español para inventar mundos. El escritor argentino no solo nos legó piezas bellas sino también metáforas poderosas para comprender el mundo en su totalidad. No se malinterprete esta afirmación: de ninguna manera se podría decir que Borges quiso comprender la realidad por medio del arte. Nada sería más falso. La literatura fantástica borgiana desdeñaba la realidad y nunca quiso copiarla ni deformarla. Su objetivo siempre fue crear mundos, personajes y episodios puramente ficcionales.

En este sentido, la ciencia y la literatura de Borges nos proveen de la misma herramienta. Los conceptos, modelos causales y demás de la ciencia no son sino ficciones que siguen esquemas formales y lógicos que nos permiten aprehender distintos fenómenos de la realidad. A pesar de ser fantástica, en la literatura borgiana no hay un rastro de irracionalidad. La coherencia interna es uno de los elementos que hace a Borges tan magnífico. Así, lo que podemos encontrar en ambos con modelos que nos permiten acercarnos de lo que ellos pretende abstraerse: la realidad.

Uno de los episodios más curiosos que Borges inventó fue La busca de Averroes. Este cuento, contenido en El Aleph, narra la historia de Averroes que fracasa en su intento de comprender la Poética de Aristóteles. Borges afirma que, al estar encerrado en el Islam, Averroes no fue capaz de comprender el significado de la tragedia y la comedia por ser el teatro algo lejano a la cultura árabe. Lo que Borges evidencia con esta poderosa metáfora es que la traducción, contrariamente a lo que se cree comúnmente, no consiste en sustituir palabras de un idioma a otro. No existen significantes que sean sinónimos absolutos y la equivalencia de los significados es una idea muy discutible. Ciertamente pueden existir equivalentes desde un punto de vista estrictamente lingüístico pero nunca desde un punto de vista cultural. En cualquier traducción, lo que se pone en evidencia no es únicamente la relación entre dos lenguas sino principalmente entre dos culturas.

Es hora de ir un paso más allá. Sería ingenuo pensar que únicamente el lenguaje comunica. Toda práctica humana está empapada de significados y significantes. Observar a otra persona es comunicarnos por medio de símbolos. Cuando veo el escenario mundial actual, lo único que pienso es en Averroes. El Brexit y la imposibilidad de integración en los distintos continentes, el triunfo de Trump, la fuerza de los partidos fascistas y nacionalistas en Francia y el resto de Europa, los hate crimes y los crímenes religiosos, la fuerza de ISIS, la migración y los guettos en varias ciudades del mundo, etc.,  no hacen sino demostrarnos la estrechez de nuestras supuestas prácticas interculturales y tolerantes, y la necesidad de ampliar las definiciones existentes de lo humano, la libertad y la justicia.

Tomemos como ejemplo el problema de los refugiados en Europa que se puede entender mejor si se lo piensa desde este cuento borgeano. Es innegable que casi todos los refugiados proceden de una cultura que es incompatible con las ideas occidentales en cuanto a los derechos humanos. Así como Averroes no pudo comprender las voces tragedia y comedia, a los occidentales, encerrados en los parámetros de la democracia liberal, les es imposible entender y tolerar muchas prácticas de los refugiados que forman parte de la vida cotidiana de los musulmanes. De igual forma, los refugiados, encerrados en el Islam, no soportan las imágenes blasfemas que los occidentales consideran como parte de sus libertades. En el uso de la burka, las mujeres occidentales no pueden ver más que subordinación y es comprensible que, luego de decenios de lucha feminista, rechacen categóricamente esto y les sea imposible “mantenerse calladas”. De forma equivalente, los musulmanes encuentran en el estilo de vida occidental, en la homosexualidad, en el libertinaje y en varias prácticas consumistas, amenazas contra la forma de vida por la que ellos han luchado por varios años.

¿Qué hacer? Los derechos humanos y un marco de tolerancia, tal como lo concibe Occidente, es una vía que debe dejar de ser transitada. Enmarcar a la tolerancia en los límites de los derechos humanos tal como se concibe a partir de la democracia liberal y occidental no hace sino agravar la situación. Lo que se necesita es dejar de traducir prácticas de otros en marcos culturales ajenos. Averroes nos demostró que esto impide cualquier forma de traducción y comprensión. Los principios culturales son inconmensurables y el marco de los derechos humanos no puede contener a la Humanidad. Las voces humano, libertad  y justicia deben ser más amplias y abarcadoras para intentar evitar la traducción. Los derechos humanos deben dejar de lado su germen occidental y volverse más universales para, en lugar de traducir todo a  supuestos significantes universales, comprenderlos en su especificidad.

Quizá al encontrar un marco más amplio para la comprensión de lo humano, la lucha dejará de ser contra prácticas que atentan contra el estilo de vida propio y los ideales por los que las distintas culturas han luchado. Es posible que la lucha se enfoque ya no contra prácticas occidentales profanas y blasfemas (desde la visión musulmana), o contra prácticas musulmanas antidemocráticas (desde la visión democrática liberal) sino contra el sistema capitalista actual que destruye todo lo que encuentra a su paso y es lo que realmente nos quita Humanidad.

Borges como siempre tiene algo que decir aun cuando no esto no haya estado en sus planes. Averroes nos demuestra que la interculturalidad debe dejar de ser practicada como Europa y la democracia liberal han pretendido. Ni desde el Corán, ni desde la democracia liberal ni desde la Biblia lograremos comprendernos. Esto no significa que debamos dejar de lado nuestras convicciones y creencias, y adoptar ajenas al momento de interactuar. Lo único que demuestra es la urgencia de imaginar nuevas formas de interacción en las que los otros no sean leídos desde los principios culturales propios sin tener que caer en los principios culturales ajenos ni en una suerte de relativismo inútil. Las bases de la humanidad en común debe anclarse en cada cultura y, al mismo tiempo, trascenderla. Es posible que el propio Borges rechazara esta solución, pues en El idioma analítico de John Wilkins afirma la imposibilidad de crear un idioma. Sin embargo, en el mismo ensayo reconoce el carácter arbitrario de todo idioma lo que nos lleva a afirmar que ni la libertad, ni lo humano, ni la soberanía ni la dignidad designan entes inmutables y a mantener nuestra esperanza.

Por Ignacio Dávila Espinoza
Con información de La República

©2017-paginasarabes®