Todas las entradas de: Aisar Albornoz

El Che Guevara habla árabe (Feliz Cumpleaños Ernesto …)Video

Cartel de la película egipcia ‘Viva Guevara’

El Che Guevara no ha muerto; al contrario, está muy vivo y habla árabe. Éste es el eje del documental ‘Viva Guevara’, en el que la directora Maha Shahba muestra que el guerrillero sigue muy presente más allá del icono de moda.

La cinta, “que desde el principio es una aventura”, no se limita a contar la vida del guerrillero argentino, sino que presenta durante una hora al personaje visto con ojos árabes: la película “es más un análisis de los Guevaras árabes y del símbolo revolucionario”, explica Shahba.

Todo empezó cuando un niño de 10 años regaló a esta periodista y cineasta un llavero con la foto del Che y le dijo que no sabía quién era, pero que consideraba su imagen “cool” (enrollada, de moda).

“Me enfadé mucho cuando me di cuenta de que el revolucionario argentino se ha convertido en un mero producto, algo que es como su segundo asesinato. Entonces, decidí hacer una película para contar a la gente quién es Che Guevara”, explica Shahba.

Más allá del archiconocido símbolo en paquetes de tabaco, llaveros, camisetas, gorras y hasta ropa interior, la directora se centra en lo que llama ‘los Guevaras árabes’, como el ex presidente egipcio Gamal Abdel Naser o el líder del grupo chií libanés Hizbulá, Hasan Nasralá. “Es que cualquier persona que diga NO a la injusticia y que defienda sus derechos, es un Guevara, y por eso hay muchos Guevaras”, explica Shahba.

Pero además de estos Guevaras metafóricos, hay varios de carne y hueso, hombres y mujeres a los que sus padres, fervientes revolucionarios, han dado el nombre que llevó el Che.

Los otros Guevara

Así, una famosa corresponsal del canal de televisión Al Yazira, Guevara Al Budeiri, que arriesga su vida delante de los tanques israelíes para informar de la resistencia palestina, o los 300 niños palestinos que, según la misma Budeiri, llevan también ese nombre.

Junto a otros tres periodistas, Shahba pasó seis meses buscando y entrevistando a cualquier Guevara que pudiera encontrar, fuera en los pueblos de Egipto, Ramala, Gaza o Dubai, lugares todos ellos donde se ha filmado el documental. Y con imágenes de archivo del Che y de Abdel Naser, que fueron ofrecidas por la embajada de Cuba en El Cairo y la familia del líder egipcio, se hizo la película.

En la banda sonora del documental no podía faltar la famosa canción ‘Hasta siempre comandante’, paradójicamente al lado de otra en árabe que dice ‘Guevara murió’, del poeta egipcio Ahmed Fuad Negm.

La película, realizada de forma desinteresada por todo el equipo, cosechó su primer fruto cuando ganó el segundo premio del primer festival de documentales celebrado en mayo pasado en Abu Dhabi.

Su presentación causó una polémica entre el jurado del festival por mostrar el testimonio de una mujer que equipara al Che con Abu Musab Al Zarqaui, o por comparársele con el clérigo chií Hasan Nasrala, jefe de Hizbulá. Pese a esta polémica, o tal vez gracias a ella, el Festival de Rotterdam ha pedido que participe en su próxima edición.

En cuanto a la simultaneidad de esta cinta con la de Steven Soderbergh, recientemente galardonada en Cannes, Shahba cree que ambas películas pueden ser complementarias: “Nuestra película da ganas al espectador de buscar más información sobre Che Guevara. Entonces, después de ver la nuestra, irá a ver la de Soderbergh para informarse mejor de la vida del guerrillero”, dijo la directora con orgullo.

©2011-paginasarabes®

La islamofobia se extiende en Europa – Por Virginie Guiraudon*

 

PARÍS, jun (IPS) – La intolerancia religiosa es una realidad cotidiana en Europa. Tiene por objetivo principal a los musulmanes y ataca el pluralismo religioso, negándose a compartir el espacio público con religiones minoritarias o apenas tolerando prácticas consideradas “seculares”.

Quienes encarnan las voces clave de la intolerancia no son marginales ni pueden desestimarse como anticuados activistas de extrema derecha. A menudo se trata de jefes de gobierno, importantes ministros o poderosos políticos.

Sus palabras expresan una cantinela de xenofobia oficial. Sucesivas menciones del presidente francés Nicolas Sarkozy y la canciller alemana Angela Merkel sobre el fracaso del multiculturalismo en países donde esa política nunca se promovió, y el discurso de febrero del primer ministro británico David Cameron, que asoció el multiculturalismo con el terrorismo islámico, son algunos de los ejemplos más recientes.

El deseo de volver invisible el Islam no solamente ha causado discursos estigmatizantes, sino también nuevas leyes. El 29 de noviembre de 2009, 57,5 por ciento de los ciudadanos suizos optaron, en un referendo popular, por prohibir la construcción de nuevos minaretes en su país. Esto parece ser parte de una tendencia europea.

En 2004, Francia prohibió usar el “niqab”, velo tradicional islámico, en las escuelas públicas, por considerarlo un símbolo de ostentación religiosa. El 11 de abril de este año entró en vigor una nueva ley que prohíbe usar ese velo en “lugares públicos” de todo el país. Es decir, en todas partes menos en el hogar, el automóvil, el lugar de trabajo o la mezquita.

Un estudio publicado por la Open Society Foundation concluyó que menos de 2.000 mujeres cubren su rostro con ese velo en Francia. Muchas ya han sufrido insultos y, a veces, hasta acoso físico. La nueva ley solamente alentará más abusos. Sin embargo, todavía se permiten las procesiones religiosas cristianas que requieren a quienes las realizan cubrir sus rostros.

Necesitamos comprender mejor la dinámica que hay detrás de estas controversias y de las nuevas leyes que prohíben el uso de símbolos de expresión religiosa. Y debemos preguntarnos si en el espacio público de Europa existe una adecuada protección del pluralismo religioso y de la neutralidad confesional.

La extrema derecha europea ha ocupado el espacio público para afirmar agresivamente su cultura en contra de las prácticas musulmanas. Las acciones que insultan deliberadamente a los musulmanes van en aumento.

En Italia, el derechista partido Liga Norte organiza procesiones de cerdos en los sitios donde se planea construir mezquitas. En Francia, un movimiento antimusulmán que dice ser secular organiza fiestas de “salame y vino”, dirigidas contra las tradiciones islámicas que prohíben comer cerdo y beber alcohol.

El centrarse en los alimentos y el vino muestra que el temor a las amenazas a la identidad cultural originadas en la globalización está en el centro de la “nueva derecha”, como sostiene la socióloga Mabel Berezin en su libro “Illiberal Politics in Neoliberal Times” (Política intolerante en tiempos neoliberales).

La expresión religiosa se está convirtiendo otra vez en un distintivo de la identidad cultural nacional, y el discurso xenófobo que rodea al Islam parece tener un amplio atractivo. La actual generación de líderes de la extrema derecha (entre ellos Heinz-Christian Strache en Austria, Geert Wilders en Holanda, Marie Le Pen en Francia y Oskar Freysinger en Suiza) se visten con ropas nuevas.

Son más jóvenes y dicen ser progresistas mientras subvierten los símbolos y las luchas de las revoluciones de los años 60. Algunos aseguran que son feministas, que están a favor de los derechos de los homosexuales y de la libre expresión, y todos toman por blanco al Islam más que al judaísmo.

Los partidos dominantes están divididos en torno a estos temas. Luego de décadas de intentos locales y nacionales de resolver asuntos prácticos, como el espacio que se destina a los musulmanes en los cementerios y la organización de entidades musulmanas representativas, los gobiernos europeos parecen acompasar y permitir el flujo de intolerancia, prohibiendo y estigmatizando las prácticas islámicas.

En este contexto, ¿cómo se puede proteger a las religiones minoritarias en el espacio público? Históricamente la “tolerancia” de las religiones minoritarias por parte de la mayoría se asocia con el Iluminismo (siglos XVII y XVIII) y los inicios de la noción contemporánea de los derechos humanos.

Las constituciones europeas actuales también se hacen eco de las luchas del siglo XIX al promover el secularismo en el continente (aunque no en los imperios).

De todos modos, los legados de estas batallas difíciles y a veces sangrientas no están tan profundamente arraigados como podría pensarse. En las democracias liberales, los derechos fundamentales de las minorías tienden a estar protegidos de los abusos de la mayoría mediante constituciones internas y convenios internacionales como el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales.

Pero la jurisprudencia del tribunal que salvaguarda este convenio muestra que no todas las religiones reciben el mismo trato. En el célebre caso “Lautsi versus Italia”, la Gran Cámara de la Corte Europea de Derechos Humanos dictaminó en marzo de este año que la presencia de crucifijos en escuelas primarias italianas no viola el derecho a la libertad de conciencia de quienes no son cristianos.

Se trató de un triunfo para el gobierno italiano y para otros 19 gobiernos que habían urgido a ese tribunal a respetar las identidades nacionales y las tradiciones religiosas dominantes de cada uno de los estados parte del convenio.

Las religiones minoritarias todavía tienen que ganar un caso relativo a la libertad de expresión religiosa ante la Corte Europea de Derechos Humanos. Y el tribunal de la opinión pública europea parece volverse cada vez menos tolerante. La posibilidad de igualdad entre las religiones todavía está en cuestión en Europa.

* Virginie Guiraudon es investigadora del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia.

Este artículo es parte de la serie “Religión, política y espacio público”, que se realiza en colaboración con la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas y su proyecto de Expertos Mundiales (http://www.theglobalexperts.org/).

Los puntos de vista expresados en estos artículos son de los autores y no necesariamente reflejan los de la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas o de las instituciones a las que están afiliados los autores.

©2011-paginasarabes®

Israel y sus nuevos, falsos amigos racistas


“Desde hace un tiempo, Tel Aviv agasaja a extraños personajes. Desde el Tea party al ultraderechista holandés Geert Wilders”. Ian Buruma, compatriota de éste, teme que los israelíes se hayan comprado la “guerra del Islam contra occidente”.

En diciembre, a la sazón, una banda de extremistas europeos “recorrió colonias judías ilegales en Cisjordania. Tras definirlas como parte del terruño bíblico, las pusieron a la vanguardia en la lucha contra los musulmanes”. Curiosamnete, varias de las agrupaciones en gira incluyen en sus plataformas ataques a los judíos, secuelas del racismo anterior a la II Guerra Mundial (tiempos de lasho’á).

Uno de sus voceros es “Heinz-Christian Strache, jefe del partido Libertario austríaco, de cuño neonazi. Su correligionario belga, Filip DeWinter, milita en el mismo partido flamenco que apoyaba al rexista Léon Degrelle durante la ocupación alemana”. Para disimular el pasado –apunta Buruma-, hoy dicen defender “valores judeocristianos contra los avances delislamofascismo”.
Por supuesto, “quienes critican las políticas israelíes, sean de derecha o izquierda, acostumbran remarcar que antisionismo no es antisemitismo. Por lo mismo, ser amigo de Tel Aviv no es igual a serlo de los judíos. Richard Nixon, verbigracia, no se fiaba de esos bastardos pero admiraba enormemente a Israel”. La contradicción molestaba a su eminencia gris, el judío alemán Henry Kissinger. Similar duplicidad ha sido común en los regímenes militares latinoamericanos y aún lo es en África subsahariana.
En Estados Unidos, “los abogados del sionismo intransigente incluyen fundamentalistas evangélicos, profundamente convencidos de que los judíos no conversos están condenados al castigo divino”. ¿Lo mismo les sucederá a los recientes anfitriones de aquella delegación ultraderechista?
Esos nuevos amigos, por cierto, “aprueban el uso indiscriminado de la fuerza militar, el nacionalismo étnico o religioso y la opresión a los palestinos. Impacientes por imponer en sus propios países regímenes de base racista, Strache, Wilders, DeWinter y otros ven en Israel un modelo adecuado. Pero Europa occidental lo repudia desde hace mucho por sus ecos nacionalsocialistas”.