Asesinato de El-Hajj Malik El-Shabazz, (Malcom X)

Malcom X
Nacido en 1925, Omaha, Nebraska
Fallecido en 1965, Nueva York
Activista afroamericano

Cuando Malcom X fue asesinado en el Audubon Ballroom de Manhattan, había pasado de ser un matón callejero a uno de los líderes nacionalistas militantes negros más importantes de Estados Unidos.

Nacido como Malcolm Little, era hijo de un ministro baptista que no tenía pelos en la lengua y que fue asesinado por la Legión Negra, un grupo que defendía la supremacía blanca, en Lansing, Michigan, en 1931. En 1965, Malcolm Little también fue asesinado. Para entonces ya era conocido en todo el mundo como Malcolm X y era, con diferencia, el orador más elocuente del movimiento que predicaba que la mayoría de los africanos eran musulmanes antes de llegar a Estados Unidos como esclavos, y que debían reconvertirse al Islam para reclamar su herencia. Llamaba al separatismo negro, al orgullo negro y a la independencia de los negros, y rechazaba el planteamiento de resistencia no violenta de Martin Luther King.

En su temprana juventud, Malcolm Little había sido un buscavidas callejero implicado en el tráfico de drogas, apuestas ilegales, prostitución, fraudes y robos, (actividades a las que Malcolm se refería en conjunto como «ganarse la vida»). Incluso llegó a simular demencia para evitar ser reclutado en la segunda guerra mundial. Condenado de ocho a diez años por robo, Malcolm se convirtió al Islam en la prisión, adoptando el nombre musulmán de El-Hajj Malik El-Shabazz y convirtiéndose en un devoto de Elijah Muhammad. Su conversión fue total, de modo que su fe se vio fuertemente sacudida cuando, años más tarde, supo que Elijah Muhammad estaba implicado
en actividades sexuales ilícitas.


En ese momento de su vida, Malcolm ya era una figura dominante en La Nación del Islam, y prácticamente eclipsó al propio Elijah Muhammad. No era ningún secreto que el éxito de Malcolm había despertado los celos dentro de la jerarquía de los Musulmanes Negros. La Nación del Islam quería expulsarlo de sus filas. Malcolm sabía demasiado y era incontrolable. Inmediatamente después del asesinato de Kennedy, el propio Malcolm les dio la oportunidad. Malcolm describió el asesinato de Kennedy como «están pagando las consecuencias», queriendo decir que aquélla era la misma violencia que los blancos habían empleado contra los negros desde hacía mucho tiempo. Elijah Muhammad suspendió a Malcom de sus funciones y éste formó su propia organización. A partir de ese momento se desató la violencia. El 14 de febrero de 1965, la casa de Malcolm en la ciudad de Nueva York fue atacada con bombas incendiarias, pero ninguno de los miembros de la familia resultó herido. Una semana más tarde, Malcolm X estaba muerto.

La teoría de la conspiración

Al principio se pensó que el asesinato de Malcolm X había sido un final violento a la disputa que mantenían la Organización de la Unidad Afroamericana, de Malcolm, y La Nación del Islam presidida por Elijah Muhammad, pero luego comenzó a circular la historia de que su muerte había sido planeada nada menos que por el FBI y su famoso director, J. Edgar Hoover, quien sentía un miedo fóbico ante lo que él llamaba un «Mesías negro».

Las pruebas

El 21 de febrero de 1965 se produjo una pequeña refriega y alguien gritó «¡no metas las manos en mis bolsillos!» durante un discurso que Malcolm X estaba pronunciando ante una multitud de cuatrocientas personas en Nueva York. Sus guardaespaldas se distrajeron un momento y un hombre se adelantó y le disparó a Malcolm en el pecho con una escopeta de cañones recortados. Otros dos hombres corrieron hacia el estrado, disparando con sus pistolas, y la multitud cogió a los asesinos antes de que pudiesen escapar. Los miembros de La Nación del Islam, Talmadge Hayer, Norman 3X Butler y Thomas 15X Johnson fueron declarados culpables de asesinato en primer grado.

Sin embargo, un memorando del FBI, descubierto más tarde, durante una investigación en el COINTELPRO, (programa de contrainteligencia del FBI), se atribuye el asesinato de Malcolm X y afirma que al menos uno de los guardaespaldas de Malcolm era un policía encubierto del Departamento de Policía de Nueva York que trabajaba para el FBI. El COINTELPRO se utilizaba para infiltrarse en grupos como los Panteras Negras, los Estudiantes para una Sociedad Democrática y el movimiento contra la guerra de Vietnam, y neutralizarlos.

Algunos investigadores han llegado incluso a acusar al líder de La Nación del Islam, Louis Farrakhan, de haber jugado un papel decisivo en el asesinato de Malcolm X, aunque Farrakhan lo negó de forma tajante en 1998 en el programa «60 minutos» de la CBS.


El veredicto

COINTELPRO era la red política doméstica de Hoover en la década de 1960: la infiltración y la provocación eran dos de sus técnicas preferidas y hay una gran probabilidad de que agentes del FBI encubiertos fomentasen el ya existente odio que había entre ambas facciones islámicas e indujesen hábilmente a La Nación del Islam a cometer el asesinato.

Con información de Conspiracy Encyclopedia

©2018-paginasarabes®

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *