La ciencia ficción en la literatura árabe

Portada de la novela histórica César y Cleopatra de Khalil Saadeh (Beirut, 2016)

Sana Helwâ David…

¿Qué ocurre con la literatura de ciencia ficción en la literatura árabe?
La línea de estudio académico de la literatura árabe suele estar estructurada desde el punto de vista de la organización cronológica y de la división en géneros clásicos. En este sentido no parece que difiera demasiado de otro tipo de estudios occidentales. Cualquier manual de literatura empezará explicándonos el panorama cultural en la época preislámica y analizando el género poético por excelencia. Dedicará algunas páginas a explicar en qué consiste la prosa coránica y acto seguido repasará la producción literaria bajo las diferentes dinastías omeyas, abasíes,  mamelucos… hasta llegar al siglo XIX y la literatura postcolonial. Ni una sola mención a los llamados subgéneros. Absolutamente nada sobre la ciencia ficción en la literatura árabe, por ejemplo. Exactamente igual que en cualquier literatura occidental.

Lo cierto es que en estos momentos estamos viviendo una novedosa revalorización de la literatura de género, (novela negra, rosa, histórica, fantástica, de ciencia ficción…), hasta hace poco condenada a la segunda fila del entretenimiento superfluo. Pero, ¿qué ocurre con la novela de género escrita en árabe?


Género negro, fantástico, erótico e histórico

La  novela negra cuenta con pocos pero interesantes nombres en sus filas y se suele decir que el primer caso detectivesco en lengua árabe lo encontramos en las Mil y Una Noches en el cuento de Las tres manzanas: Una chica con las manos pintadas de henna aparece muerta en un cofre que flota en el río Tigris. El califa Harun al Rachid le encarga a su visir Yafar Ibn Yahya que resuelva el misterio. Por lo que respecta al género fantástico, es de sobra conocida la existencia de genios que conceden deseos, alfombras voladoras y todo tipo de situaciones sobrenaturales en las páginas de la literatura árabe tradicional. La narrativa erótica forma parte de la cultura árabe desde el siglo XII hasta nuestros días de una manera muy intensa. Y si hablamos de novela histórica árabe comprobaremos que, a pesar de los pocos estudios que se han dedicado a ello existe, y existe con fuerza, desde el siglo XIX porque los escritores árabes miran a su propio pasado con la añoranza de quien se sabe heredero de una historia brillante.

Me gustaría que nos centrásemos en la literatura de ciencia ficción en la literatura árabe.

La ciencia contra la magia

El principal problema que nos encontramos es la falta de información al respecto. Es un tema poco estudiado y cuando lo está siempre es desde el punto de vista occidental. Como ya habíamos comentado en un artículo anterior, si no está escrito en árabe no lo consideramos literatura árabe, así que tenemos que dejar fuera de nuestro análisis a los autores que escriben en inglés y francés. El hecho de que esté poco estudiado no quiere decir que no exista o que no interese al público. Un ejemplo de conflicto de intereses entre el sector académico, el mundo editorial, los traductores y los lectores lo encontraremos en las novelas de ciencia ficción árabes.

El interés existe desde que en el siglo XIII Zakariya Qazwini escribe la novela Anwaj bin Anfaq, en la que un curioso extraterrestre llega a la Tierra dispuesto a investigar su modo de vida. Existe desde que en Las Mil y Una Noches encontramos cuentos repletos de autómatas, jinetes de hojalata y ciudades descritas al más puro estilo steampunk, si se nos permite el anacronismo. Cuando los objetos inertes cobran vida siempre hay una explicación tecnológica detrás y pocas veces encontramos justificaciones mágicas. Recordemos que se dice que Muhammad instó a los musulmanes y musulmanas –no se utiliza el masculino genérico en el Corán o en los dichos del Profeta para que quede claro que la orden se dirige igual a hombres y mujeres- a buscar el conocimiento y la sabiduría por encima de todo.

El gran sentido lógico del Islam y su practicidad contribuyeron a superar el conflicto entre fe y razón que alteraba al mundo cristiano medieval temeroso de un conocimiento pagano difícil de asimilar en este contexto. Los sabios musulmanes, en cambio, supieron aprovechar todo aquello que les ofrecía el contacto con la cultura grecolatina, india y persa. Matemática, astronomía, ingeniería, química… todo lo que pudiera servir para encontrar ese conocimiento que buscaban de manera obsesiva para contribuir al desarrollo de una sociedad de progreso.

Las bases de la ciencia ficción en la literatura árabe

Así que tenemos interés por la ciencia y tenemos una tradición de prosa narrativa sólida. Tenemos también una posible definición para el concepto ciencia ficción cuando decimos que se refiere a la inclusión de elementos que no existen en la sociedad actual pero que tienen una explicación empírica y no sobrenatural y que pueden ser tratados desde el punto de vista científico. ¿Será esto suficiente para desarrollar el género literario en cuestión? Como no estamos hablando sobre novela negra acabaremos ya con esta intriga y diremos que sí, que a pesar del todavía escaso interés de las editoriales árabes y de las escasas traducciones, existe una literatura árabe de ciencia ficción más que digna.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de la importancia que tuvo la llegada de Napoleón a Egipto en 1797 porque marca el inicio de las relaciones del mundo árabe con Europa y porque se suele aceptar esta fecha como el inicio de la literatura árabe moderna. El contexto no favorece precisamente al mundo árabe. Queda lejos su predominio cultural medieval y además sufre una recreación manipulada por parte de occidente que, o bien lo idealiza o bien lo denigra. Es lo que se conoce como Orientalismo, interesante fenómeno cuyo principal teórico es el palestino Edward Sa’id .


Observando las estrellas entre la tradición y la modernidad

En este contexto, los escritores intentan conciliar la tradición, la religión y la modernidad, y es aquí donde encontramos al egipcio Tantawi Jawhari (1870-1940), quien en 1913 escribe ¿Dónde está el hombre? La novela explica que una noche, mientras el protagonista observa el cielo esperando la llegada del cometa Halley, se le aparece un habitante de otro mundo que lo lleva a visitar diferentes planetas dando lugar a reflexiones filosóficas sobre el estado del mundo.

Pocos años después, ya en la década de los 30, triunfarán los seriales radiofónicos egipcios al más puro estilo La Guerra de los Mundos que serán trasladados al papel en los suplementos culturales de periódicos de los años 70. Sin movernos de Egipto, podemos hablar de Nihad Sharif, nacido en 1932, cuya primera novela, Los vencedores del tiempo, narra como un malvado doctor inventa un sistema para criogenizar seres humanos y como sus terribles planes son descubiertos por un valiente periodista.

Portada árabe de Utopia (2009)

Utopía, bandera de la ciencia ficción en la literatura árabe de la actualidad

Pero si tenemos hoy en día un egipcio destacado en el campo de la ciencia ficción es Ahmed Khaled Tawfik, nacido en 1962. Es un autor muy prolífico. y como dato curioso también es el traductor al árabe de El club de la lucha de Chuck Palahniuk. Su exitosa novela Utopia (2009) ha resultado ser inquietantemente premonitoria, ya que describe la sociedad egipcia en el año 2023 dividida por el monopolio de los recursos y los conflictos que se derivan de ello. Dos años después de publicar Utopia, estallaron lo que en occidente llamamos Primaveras Árabes y que para los árabes es simplemente la Revolución. Una revolución y unas consecuencias que no se alejan demasiado de los que Tawfik describe en su obra. Una vez más los escritores de ciencia ficción se nos desvelan como auténticos visionarios.

De momento, Utopia solo se encuentra traducida al inglés y al francés, es un gran bestseller y parece ser que será llevada al cine próximamente.

Las escritoras de ciencia ficción en la literatura árabe no lo tienen fácil
Quizás una de las dificultades con las que se encuentran los escritores de ciencia ficción es que la literatura árabe tiene tendencia a recrear un pasado que fue glorioso más que a indagar en un futuro que no se les plantea nada fácil. Algunos escritores, sin embargo, reivindican la necesidad de una producción literaria futurista para ser capaces de desarrollar una sociedad de progreso tecnológico. Es el caso de Yasser Bahjatt, ingeniero saudí que actualmente está llevando a cabo un trabajo muy interesante defendiendo el género como símbolo de progreso. Su novela Yaqteenya describe un Oriente Medio futurista y muy diferente del que conocemos ahora. Este autor ha sido además víctima de la censura saudí y de la negativa de las editoriales a publicar sus libros por considerarlos blasfemos.

Afortunadamente, las redes sociales juegan a favor de este tipo de situaciones, y gracias a la autopublicación y a la acción imparable de los foros de internet, las novelas de Bahjat son un éxito sobre todo entre el público adolescente. Aquí tenéis un vídeo de cinco minutos donde da una charla TED hablando sobre ciencia ficción.

En definitiva, no se trata solamente de ser capaces de predecir el futuro. No olvidemos que la historia de la ciencia ficción está llena de distopías futuristas a las que seguramente no querríamos llegar. Para los escritores árabes también es importante la capacidad de analizar el mundo actual y cómo funcionan los regímenes autoritarios, cómo se plantean los problemas medioambientales, cómo se distribuyen los recursos energéticos y de qué manera todo ello nos puede conducir a un futuro oscuro e inhóspito o a una nueva etapa donde la tecnología está al servicio de la construcción de un mundo mejor.

En otras ocasiones hemos hablado de capacidad subversiva de la expresión artística árabe, así que no podemos dejar de hablar de Larissa Sansour. Ella es una artista visual palestina, nacida en Jerusalen Oriental en 1973. Aunque no es estrictamente escritora, sí que se mueve en el campo de la ciencia ficción con sus obras audiovisuales. Larissa Sansour crea mundos post-apocalíticos para hablar de la cuestión palestina de una manera novedosa y profundamente visual. En su cortometraje Nation State (2012), imagina la creación de un Estado Palestino utilizando recursos de ciencia ficción. Aquí tenéis un vídeo donde ella misma explica el proceso de buscar una solución distópica al conflicto.



La versión otomana de Star Wars

La ciencia ficción y el análisis del presente

Al fin y al cabo la capacidad de soñar, de imaginar, de predecir un futuro en ocasiones ideal y a menudo angustioso basándose en la observación y el análisis del presente forma parte de la literatura árabe contemporánea. Bebe de las fuentes legendarias de los cuentos populares con alfombras voladoras, se nutre de las traducciones occidentales de Verne, Shelley y Wells y reclama su sitio sin complejos entre los que miran al cielo esperando el paso de algún cometa inspirador de mundos futuros.

Por  Júlia Zabala
Con información de Teo Palacios

©2018-paginasarabes®

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *