La influencia de las telenovelas turcas en la culturas occidentales

Desde la emisión de las producciones para televisión con formato de “telenovelas” provenientes de países como Turquía nada volvió a ser igual en los corazones de las mujeres y hombres occidentales.

El impacto que produce en las personas de Occidente, con poco conocimiento de las culturas de Medio Oriente es tal, que suele no poder diferenciarse que se está frente a una ficción. Razón por la cual tanto el contexto como las historias narradas en las tiras se desdibujan en un límite poco claro de entendimiento para el espectador con costumbres occidentales y con poco alcance o ninguno de la cultura turca o de los países árabes.

La primera apuesta surge en Brasil

Brasil es uno de los países de latinoamérica con más inmigrantes árabes del cono sur, (libaneses, sirios, egipcios etc). Por ello no era de sorprender que la puesta en escena de la telenovela “EL CLON” fuese tan exitosa tanto en su país de origen como en todo américa latina a pesar que la tira debió ser traducida al español para el resto de América.

La fascinante historia de Jade,una joven musulmana que tras la pérdida de su madre debe ir a vivir a Marruecos con la familia de su padre en casa de su tío Alí, un hombre sabio y respetado por su comunidad, arraigado a las costumbres y preceptos del Islam.

Lucas, el protagonista masculino, un empresario exitoso de Brasil quien conoce a Jade en un viaje de placer a Marruecos llevado por su padre amigo entrañable del tío de Jade.

En esta producción  cuyo libro original pertenece a la escritora Gloria Pérez, se trata de mostrar en un contexto romántico a través de una historia de amor las diferencias culturales existentes entre los protagonistas y las dificultades que ello trae a la hora de entablar relaciones interpersonales.

Podría decirse que esta historia no tiene nada que envidiarle a las historias de Sherezade en los cuentos de la Mil y Una Noches si ellos hubieran sido escritos en el siglo XXI.

La tira realizada en 2010 abrió por primera vez para el público latino, una ventana al lejano oriente, sus costumbres, paisajes y al Islam.

Por supuesto que se trató de una ficción y así debió haber sido tomada por los televidentes ya que si bien se intentó mostrar una cultura de Medio Oriente, no alcanzó a desentrañar el modo de vida de una cultura de más de 5.000 años.


Sherezade y “Las Mil y una noches”

Binbir Gece en turco. Bajo este nombre fue conocida esta serie de origen turco que pretendió mostrar una historia de amor moderna situada en aquel lejano país.

Onur Aksal, un exitoso empresario se enamora de una arquitecta de su empresa constructora, Sherezade Evliyaoğlu que tras una propuesta indecente, termina teniendo una relación llena de dificultades. Si bien en esta producción que transcurre dentro de los foros y nos permite ver apenas los paisajes de Turquía, para la teleaudiencia latina no dejó de tener tintes mágicos que les eran dados precisamente por transcurrir en aquel país lejano y misterioso. Su modo de vida con un estilo europeo no significó una pérdida de los encantos de aquella lejana región, así como tampoco lo hizo la falta de detalles que implican posiciones religiosas.

El Sultán

Muhteşem Yüzyıl, (El siglo magnífico), conocida en algunos países como El sultán o Suleimán, el gran sultán, es una serie turca que pone en escena la historia de Suleiman  El Magnífico, Emperador del Imperio Otomano situada en el año 1520.

En esta producción se recreó la historia de Suleimán, poniendo de manifiesto la ostentación de aquel antiguo imperio. Las costumbres, las conquistas turcas en aquel período y sobre todo , como no podía faltar, la historia de amor entre Suleimán y Hurrem, la favorita del harém que se convirtió en la mujer más importante del aquel imperio.

La historia es adaptada ya que la realidad histórica hubiera resultado cruel y sangrienta para el espectador latino. No obstante respeta ciertas características de la época como sus costumbres, religión, contexto histórico entre otras.

La teleaudiencia de esta exitosa serie se vio fascinada con tanto lujo puesto de manifiesto en esta superproducción que le dió el éxito antes mencionado.

Obviamente se trata de costumbres del pueblo turco que no pertenece al conjunto de países que llamamos árabes, puesto que no hablan este idioma sino el turco. El imperio turco fue hasta no hace mucho un sometedor de otros pueblos de lengua árabe por lo cual quien no esté informado de dichos acontecimientos confunde esta cultura como cultura árabe.

Debemos decir entonces que dentro de un contexto de ficción la obra fue muy bien realizada, adaptada a nuestros tiempos pero que carece de especificaciones que aporten al televidente y le permitan diferenciar  con respecto a lo que es árabe de lo que no es.

Sila

Una producción turca del año 2006 que llega a nuestro continente trayendo una propuesta donde las costumbres ancestrales chocan con las nuevas culturas con respecto al papel de la mujer en las sociedades modernas.

Sila es una mujer que nació en Mardin, al sureste de Turquía. Su padre Celil no pudo encargarse de su familia y la vendió a una millonaria pareja de esposos de Estambul. Luego de 16 años, Celil llega a Estambul para llevarse a Sila, pues su madre biológica Bedar deseaba verla porque creía que ya iba a morir. Sila presencia el matrimonio de su hermano Azad, sin saber que este le pondría una pistola en la cabeza si no se casa con Boran, patriarca de la tribu de Mardin, para pagar un delito que él cometió. Azad escapó con Narin, la hermana del jefe.

Sila obtiene un nuevo estilo de vida al acceder a casarse. Vivirá condenada y cautiva por amor en su propia tierra, bajo un hogar que sigue la tradición al pie de la letra. Sila no se quedará con los brazos cruzados y verá cómo escapar del mundo obsoleto en el que está viviendo.


Asimilar una cultura dentro de la cultura misma

Uno de los preceptos de la sociología moderna es el estudio y análisis de una cultura dentro de la cultura misma.

No podemos hacer emisión de juicios de una cultura tan milenaria como las culturas árabe o turca en un contexto occidentalizado ya que caeríamos en una seguidilla de contradicciones y resultados equívocos.

Promover, difundir y mantener la cultura árabe es un compromiso de quienes tratamos de mantenerla viva en toda su esencia. Ha sobrevivido por miles de años adaptándose a los cambios propuestos por la humanidad y aún así no ha perdido la raíz de esta cultura.

Interpretarla desde una telenovela o superproducción donde  el alma de las mismas es el entretenimiento a través de la ficción, es un error común en el que muchos caemos.

Estos ejemplos, por citar algunos, son interpretados como una realidad cultural inexistente que dista mucho de la verdadera cultura del pueblo al que se hace mención.

Se produce entonces una interpretación equívoca de las culturas de medio oriente , generando un concepto errado donde se desvirtúa el SER de un pueblo.

Las consecuencias de esto están a la vista. Una cultura incomprendida y tildada de cruel atemporal, arcaica. Por otro lado esta confusión no aporta al occidental una realidad acabada de las culturas de Medio Oriente, generando así problemáticas como la Islamofobia o el cuestionamiento  de valores éticos y morales.

Por Páginas Árabes

©2018-paginasarabes®

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *