“Nostalgia del emigrante” – (flanín al-muháyir) – Fawzī al-Maʿlūf

Pueblo de Bcharre, en el Valle de Qadisha – Líbano

“Nostalgia del emigrante” – (flanín al-muháyir)

Maʿlūf continúa su vida en el exilio reflejando en el título de este poema esa “nostalgia” que sería característica común a toda la literatura de la emigración, (adab al-mahy ar), en América. Por su inclusión en esta colección entronca con la nostalgia de los árabes por la pérdida de al-Andalus. Los deseos del poeta vuelan a la hermosa naturaleza libanesa para llorar de nostalgia por un pasado ya ido.

El poema está compuesto por 7 estrofas de 4 versos de simi­lar longitud, con rima única o con rima a b a b. En las cinco pri­meras describe poéticamente la belleza de los distintos elementos de la naturaleza. En el inicio, sus deseos le llevan a su valle natal:

«el valle del amor, de la belleza y la poesía,
lugar de recreo de mi infancia, cuna de mi nacimiento,
y tal vez esté en su regazo mi tumba», (pág. 93)

En la segunda estrofa, añora sus viñas al atardecer, con sus

uvas doradas en sazón:
«en el amarillo de sus hojas ves,
como una perla sobre oro, miel», (pág. 93)

Su agua, descrita en la tercera estrofa, recuerda al aire revitalizante del poema “Líbano”; es más fresca para el cuerpo que las gotas de rocío al alba, pues

«sientes al beberla unas fuerzas que serpean con ella hacia tu cuerpo», (pág. 93)

En la cuarta estrofa recuerda de nuevo sus montes, en térmi­nos similares al poema citado, pero esta vez coronados por la noche

«con su quietud llena de magia.
El aire pasó por ellos, sombreándolos
con los cortejos de los sueños y la poesía», (pág. 94)

Y  el río de la quinta estrofa, que pasa dulcemente por guijarros que parecen perlas, es un espejo, ya que

«sobre él se abaten los luceros, lavándose, en la noche, y las luces al alba», (pág. 94)

¿Cómo no añorar tan idílico paisaje y los felices días que se fueron, como hace en las dos últimas estrofas?:

«¡Ay del pasado y de sus días!
No los hubo más felices ni más breves.
Huyeron como lo hacen mis sueños placenteros sin dejarme más que sus recuerdos.

¡Días de solaz, qué dulces
y qué amarga su imagen a mi alma!.
Mi corazón de dolor por su recuerdo se me funde en los costados y mis lacrimales fluyen», (págs. 94-95)

Fawzī al-Maʿlūf

Por Clara M. Thomas de Antonio –  Universidad de Sevilla

©2018-paginasarabes®