Los cimientos de Alejandría, la gran ciudad de Alejandro Magno

La antigua ciudad de Alejandría fundada por Alejandro Magno en el año 332 a.C. Fue el principal centro cultural del mundo antiguo y tiene una de las historias más completas de Egipto.

Situada al norte del país y con más de cuatro millones de habitantes, Alejandría es el principal puerto de Egipto y uno de los más importantes del mediterráneo. Actualmente también es la ciudad más occidental y cosmopolita de Egipto.

Algunos historiadores atribuyen el origen de Alejandría a una pequeña aldea conocida como Rhakotis o Râ-Kedet, en donde la población se servía de la pesca, para la subsistencia. Restos de cerámicas encontrados en el lugar, son la prueba viviente de la existencia de estas pequeñas colonias de  marineros griegos desde el II milenio que habitaban el lugar, mucho antes de la llegada de Alejandro Magno, pues esta data del siglo VII a.C.

Pero no sólo fueron los griegos quienes la visitaron sino que autores como Heródoto visitaron Egipto en el siglo V a. C. Otros autores clásicos como Homero, mencionan esta isla.

Pues vemos como se hace alusión a ella en la Odisea: – “Ahora súbitamente en el mar aflora una isla, que ellos llaman Pharos (refiriéndose a Alejandría, mediante este antiguo topónimo), Por allí se encuentra una bahía con un buen fondeadero, desde donde salen los buques al mar”.

El científico y director del programa de geoarqueología en el Museo Nacional Smithsonian de Historia Natural, Jean-Daniel Stanley determino que – “Alejandría fue construida encima de un existente y probablemente importante establecimiento, que fue seguramente reducido al mínimo en importancia, pues hasta hoy no teníamos constancia”.

Rhakotis o Râ-Kedet, poblado de pescadores pertenecía al gran Imperio Persa cuyo rey Darío III gobernaba la vasta región de Egipto.

 Tierras de Darío III, Rey de Persia

Tercer rey persa de la XXXI Dinastía Aqueménida. Hijo de Arsanes y de Sisygambis, Dario III subió al trono por intercesión del eunuco Bagoas, quien había eliminado al anterior rey de nombre Arses. Biznieto del rey Darío II. En el año 335 a.C sucedió a su padre Artajerjes III. El rey Darío III se pudo librar del eunuco Bagoas,  obligándole a beberse el brebaje que éste había preparado para envenenarlo.

De carácter valiente y organizativo. Lideró en su reinado el ejército persa contra las fuerzas de Alejandro Magno de Macedonia y fue derrotado en las batallas de Issos en el 333 a.C. y Arbela (Gaugamela) en el 331.

Considerado rey de reyes, consolidó las fronteras del imperio desde la India hasta los Balcanes y el noreste de África. Su enfrentamiento con Alejandro y su posterior derrota, significó la decadencia y conquista del Imperio Persa.

En septiembre de 331 a.C, después de rechazar las propuestas de paz de Darío, Alejandro Magno lo derrota finalmente en la Batalla de Gaugamela. El rey persa huyó a Ecbatana para reunir un nuevo ejército, mientras que Alejandro Magno conquista Babilonia, Susa y Persépolis, la capital de Persia.

Darío fue abandonado por el protector de su tierra Bessus y asesinado por éste en julio de 330 a.C. con el fin de frenar la búsqueda de Alejandro Magno.

Su derrota y posterior muerte dio paso a una de las civilizaciones más extraordinarias de la humanidad.

El nacimiento de la Gran Alejandría dejaría una herencia cultural, de arte y ciencias pocas veces visto a lo largo de la historia.

Por otra parte, Alejandro concedió a Darío un funeral magnífico celebrado en la necrópolis real de Pasargadas y se casó con su hija, Estatira, en Opis en el año 324 a.C. Una nueva era nació para quedarse y en este punto Alejandría se convertiría en un símbolo de las ciencias y el progreso de la historia humana, dando a Alejandro Magno una preponderancia de la cual hasta hoy goza su nombre como uno de los grandes conquistadores de la antigüedad.

Con información de Grandes Puertos

©2017-paginasarabes®