Helva, un dulce placer árabe

Helva del árabe حلوى  (se  denomina también como  halvah, halava, halwa, halawa etc.)

En realidad la palabra helva procede del árabe hulw que significa “dulce”, se  emplea para distinguir entre muchas variedades de dulces basados en pasta de sésamo. Existen dos tipos de helva: los que se hacen con pasta de sésamo (tahini) y los que se hacen con sémola. Este tipo de dulce es muy común en los países de Oriente Medio, pudiendo llegar al mediterráneo oriental pasando por las cocinas de los Balcanes.

Es un tipo de pastel de tradición oriental hecho con una masa que se obtiene de moler semillas de sésamo tostadas hasta conseguir una pasta muy fina llamada “tahini” que se mezcla con agua o leche y azúcar granulada. El pastel que resulta es de alto valor calórico, muy dulce y a la vez ligeramente amargo.

El nombre de este postre se puede encontrar también en sánscrito, hindú y árabe lo que da idea de que su origen es muy antiguo y que estaría situado  Oriente Medio. En el siglo VII existía un pastel llamado así, hulw, a base de dátil molido con leche. Siglos después, y tras ser modificado por varias culturas el término pasó a referirse a una pasta de sémola de trigo tostada con miel o azúcar y jarabe de dátil o uva. Desde entonces ha evolucionado a una multitud de formas, ingredientes y métodos variados.

La palabra actual se deriva de halvais, nombre de la casta o gremio de pasteleros procedentes de la India que lo cocían en unas cocinas llamadas “helvahane” en el Imperio Otomano. Estos “helvahane” eran como ahora un obrador moderno de una confitería actual donde se hacen multitud de masas, cremas, confites, etc.

Ingredientes

1 taza de aceite de oliva
2 tazas de  tahini (pasta de sésamo) o sémola
3 tazas de azúcar
4 tazas de agua
100 gr. de pistachos pelados

Preparación

1- La tradicional regla de oro para el halwa es contar (medidas) 1 (aceite de oliva), 2 (tahini o sémola), 3 (azúcar), 4 (agua). Actualmente, se suele reducir el azúcar de 3 a 2 medidas y se utiliza algún aceite vegetal en vez del de oliva.

2- Echar aceite en una cacerola grande a fuego mediano y cuando casi empieza a humear, añadirle de a poco el tahini o la  sémola, moviendo continuamente hasta que se ponga de un color ocre. Reducir el fuego, añadir los pistachos, mezclar y seguir con la cocción hasta alcanzar el punto (color) que le agrade. Mientras tanto, preparar el almíbar disolviendo 2 tazas de azúcar en el agua. Hervir la mezcla de 3 a 4 minutos.

3-Retirar la preparación  del fuego y añadirle el jarabe, moviendo constantemente. Llevar nuevamente la cacerola a fuego lento y mover hasta que la mezcla quede uniforme. Cuando se absorba casi toda la humedad, agregar el azúcar restante.

4- Retirar del fuego y cubrir con un paño limpio por unos 10 minutos. Luego verter en un molde, desmoldar en un plato al momento de servir.

Con información de Comeniusnetoftolerance

©2017-paginasarabes®