Aoun, un presidente para Líbano

El líder del Movimiento Patriótico Libre (FPM), Michel Aoun, fue elegido por el Parlamento como presidente del país, el 31 de octubre de 2016, tras más de dos años de vacío de poder cuando en  mayo de 2014 Michel Suleiman abandonó el cargo.

La elección se dio en la cuarta votación con mayoría absoluta gracias al respaldo de Al Mustaqbal, el grupo político del ex primer ministro Saad Hariri, y del partido-milicia chií Hezbolá. Líbano no tenía presidente y el Parlamento del país fracasó en varias oportunidades  en la designación debido a la falta de consenso entre los miembros.

Para ser elegido en la 46ª reunión del Parlamento, Aoun necesitaba una mayoría absoluta de los 128 diputados libaneses.

Su elección llegó tras una primera votación en la que no consiguió los dos tercios requeridos para ser elegido presidente y otras dos votaciones que fueron anuladas. Tras las dos votaciones fallidas, la cuarta terminó con 127 votos, de los cuales 83 fueron para Aoun. De esta manera se convirtió en el décimo tercer mandatario del país.

Pero, ¿quien es Michel Aoun?

Este político libanés nacido en 1935 en Beirut, nombrado primer ministro en 1988, tras la muerte de Gemayel.

Tras estudiar en la Escuela Cristiana de Beirut, comenzó su instrucción militar en 1955 como servidor de artillería. Realizó cursos de entrenamiento en Châlons-sur-Marne (Francia, 1958-1959) y en Fort Seale (EE.UU., 1966). Tras perfeccionar su formación en la Escuela Superior de Guerra de París (1978-1980), en 1984 se convirtió en comandante en jefe del Ejército libanés, con el rango de general de brigada. Por entonces esta institución estaba completamente eclipsada tras las diversas milicias de los jefes comunitarios, verdaderos actores de la guerra civil que desangraba el país.

El 23 de septiembre de 1988 Aoun fue nombrado primer ministro por el presidente A. Gemayel, cuyo mandato había expirado la víspera. Al no haber elegido el parlamento al sustituto de Gemayel, Aoun asumió de facto la presidencia interina y formó un gobierno fundamentalmente militar. Las comunidades musulmana y drusa se negaron a reconocer a Aoun y sostuvieron al gobierno de Selim el-Hoss, vigente desde 1987, lo que provocó que el país contara de hecho con dos primeros ministros mutuamente ignorados y ningún presidente.

Apoyado por un Frente Aounista de Liberación, grupo disperso y desorganizado, pero numeroso, y el Partido Nacional Liberal de Dany Chamoun, Aoun creó un bloque cristiano, nacionalista y ferozmente anti-sirio. El 14 de marzo de 1989 lanzó una “guerra de liberación” para expulsar de Beirut Oeste a los soldados de Damasco, presentes allí desde la operación de pacificación de febrero de 1987. Los violentos duelos artilleros entre los sectores este (cristiano) y oeste (musulmán) alcanzaron su paroxismo en agosto de 1989, dejaron en ruinas sectores enteros de la ciudad y provocaron numerosas víctimas, hasta que el 22 de septiembre de ese mismo año Aoun accedió a un alto el fuego.

Sin embargo, éste se negó a reconocer el documento aprobado el 22 de octubre de 1989 por los diputados libaneses, reunidos en la ciudad saudí de Ta’if, que establecía una reforma de las instituciones que permitiera refundar el Estado sobre la base de una reconciliación nacional y no contemplaba la retirada de las tropas sirias de ocupación. Aoun declaró disuelto el parlamento el 4 de noviembre, pero los diputados, en abierto desafío, eligieron presidente al día siguiente al cristiano maronita René Moawad. Éste murió asesinado días más tarde, el 22 de noviembre, y fue sucedido por el también maronita E. Hrawi.

La confrontación final era inevitable y, tras ser destituido Aoun como comandante en jefe del Ejército el 28 de noviembre, los bombardeos se reanudaron el día 5 del mes siguiente. El 31 de enero de 1990 estallaron las hostilidades con las Fuerzas Libanesas de Shamir Geagea, poderosa milicia cristiana vinculada al Partido Falangista e igualmente anti-siria, pero dispuesta a aceptar los Acuerdos de Ta’if, y cuya rivalidad con Aoun por la hegemonía de la comunidad cristiana ya había dado lugar a enfrentamientos en el pasado.

Ante este doble enemigo, cristiano y sirio, Aoun se colocó en clara desventaja. El 29 de septiembre el Ejército nacional fiel al presidente Harawi cercó los bastiones aounistas de Beirut Este, para acabar tomándolos el 14 de octubre siguiente junto con las tropas sirias. Aoun pudo refugiarse en la embajada francesa, y el 29 de agosto de 1991 fue sacado del país con el consentimiento del gobierno libanés. Bajo la condición impuesta por el gobierno francés de abstenerse completamente de toda actividad política, el general obtuvo el derecho al asilo y fijó su residencia primero en Marsella y después en París.

Combatiente histórico contra la ocupación siria, el 7 de mayo de 2005, Aoun puso fin a 15 años de exilio y regresó a Líbano aclamado en las calles de la capital por más de 200.000 personas. Días atrás, las tropas sirias habían abandonado definitivamente el país vecino y los seguidores del líder cristiano maronita soñaban con auparlo hasta la jefatura del Estado en sustitución del presidente pro-sirio Emile Lahoud.

Por ROZ
Con información de MCN

©2017-paginasarabes®