Estado Islámico atacaría antes de noviembre 8

atentado_bagdad

Entrevista a Alfredo Jalife | Internacionalista geopolítico por Gerardo Yong

Como ya oportunamente lo hemos informado, el Estado Islámico ha reivindicado una serie de ataques terroristas efectuados en distintos países musulmanes.

Recuento

Primero fue en el Aeropuerto de Estambul, en Turquía, donde al menos 36 personas murieron, tres días después, otro ataque yihadista se reportó en Bangladesh, dejando 26 personas muertas, entre ellas nueve italianos y siete japoneses.

Otro más, considerado como el más sangriento tuvo lugar en Irak, que cobró la vida de más de 200 personas en el barrio chiita de Karrada.

En lo que va del año, este movimiento islamista ha perpetrado más de 300 atentados en diferentes partes del mundo con un estilo de ataque que a veces resulta difícil de determinar, los cuales pueden ir desde instalaciones militares, puestos de vigilancia, aeropuertos, restaurantes e incluso hasta lugares religiosos o considerados como sagrados.

Recientemente, arremetió con tres atentados en Arabia Saudita, uno de ellos dirigido contra la principal mezquita musulmana.

En otras ocasiones, opera donde detecta que hay poco control de las autoridades y donde sus propios militantes pueden tener la tranquilidad de fabricar sus propios explosivos como es el caso de Irak, aprovechando el desorden ocasionado por la ocupación estadounidense.

Sus facciones se han extendido de Libia hasta Yemen, Egipto, Pakistán, el Cáucaso y se han registrado milicias que lo apoyan en Filipinas e Indonesia.

En Estados Unidos, los atacantes de San Bernardino y del club gay en Orlando, quienes también reivindicaron sus acciones a favor del Estado Islámico, operaron disparando rifles de asalto kalashnikov, pistolas y cuchillos; un estilo que pareciera ser menos letal, pero que a final de cuentas es también menos predecible, lo que significa una gran ventaja en lugares desprotegidos.

El internacionalista geopolítico por la UNAM, Alfredo Jalife-Rahme, explicó a Siempre! el trasfondo que tienen estos atentados, así como el objetivo que busca el autodenominado Estado Islámico al seleccionar sus puntos de ataque.

 Molestia del EI

¿Qué trasfondo tiene el ataque perpetrado por el Estado Islámico en Turquía?

El ataque de Turquía fue un día después de que se develó la carta de disculpas por parte del presidente Recep Tayyip Erdogan a su contraparte ruso, Vladimir Putin. Al Estado Islámico le molestó esta reconciliación y reaccionó perpetrando un atentado en el Aeropuerto de Estambul. Se sabe que incluso iba a ser peor porque en realidad, el comando extremista tenía planeada una carnicería, pero un agente de seguridad, que siguió a un terrorista, le pareció raro que éste usara un abrigo en plena temporada de calor. Fue así como lo descubrieron y se impidió que se perpetrara un ataque de magnitud aún mayor.

Por otra parte, ese ataque se dio días después a la Cumbre XVI del Grupo de Shanghai que encabezan China y Rusia junto con otros países islámicos de Asia Central. No fue nada casual que tres de los terroristas provengan de Daguestán, otros Kirguistán y uno más de Uzbekistán, precisamente de países que integran ese bloque regional.

Impactante por novedoso

En el caso de Bangladesh, ¿cuál fue el móvil?

Lo de Bangladesh fue más impactante por lo novedoso. Es decir, que en ese país no se habían escenificado este tipo de ataques, pues ha sido como un paraíso. Hay tomar en cuenta que Bangladesh es el cuarto país más poblado de musulmanes, esto después de la India, Indonesia y Pakistán. Tan sólo Bangladesh tiene 168 millones de musulmanes, de los cuales el 90 por ciento son sunitas y un 10 por ciento son hindúes. Bangladesh tiene la principal frontera con la India, pero aquí la intención fue más bien la intención de atacar a nueve ciudadanos italianos y siete de Japón. Esto no es gratuito, pues obligó al presidente de Italia que se encontraba de gira oficial en México a regresarse a su país para atender esta crisis. La intención era señalar que los italianos están contribuyendo en los operativos en Libia contra el Califato que han creado los yihadistas, en la región de Sirte, donde nació Muamar Kaddhafi. Aparte de esto hay que considerar que de los 164 países que tiene el Índice Global del Terrorismo, curiosamente Bangladesh estaba a la par de Suiza en el lugar 124, es decir, es un país paraíso-refugio donde no se perpetraban estos actos.

Además el ataque se dio en un barrio diplomático. Esto significa que el Estado Islámico ha reaccionado así porque le han estado apretando las tuercas en Irak y Siria. Es una reacción a la captura de Faluya, en Irak y al sitio que se está dando en Rakka, que es la capital del Estado Islámico en Siria. En resumidas cuentas, los yihadistas están perdiendo terreno y la guerra.

El Estado Islámico ha reaccionado así ante las presiones que ha tenido en Irak, Siria y Libia, es por eso que lanza ataques en otros países islámicos.

El 85 por ciento del mundo islámico es sunita, los yihadistas que pertenecen al Estado Islámico son sunitas, esto es interesante porque la Conferencia de la Organización Islámica está conformada por 57 países y tiene a mil 600 millones de feligreses.

Esto es, que hay más musulmanes en el mundo que chinos e indios, esto es algo que no se puede soslayar. Estamos viendo la metástasis del Estado Islámico que ha sido golpeado en Irak y Siria. Ahora están pasando a una “recaidización” al estilo de Al Qaeda, movimiento extremista que nunca tuvo un territorio de operación, pero cuyos miembros operaban con guerrillas. Ahora el Estado Islámico está optando por esta vía, a sabiendas de que van a perder la guerra, tras el pacto entre Estados Unidos y Rusia, mismo al que se están sumando otros países del Medio Oriente. Ya es inaceptable que el Estado Islámico tenga un territorio. Así que optan por un plan B que es la recaidización, es decir, operativos al estilo Al Qaeda en cualquier rincón del mundo islámico.

La peor carnicería

¿Qué hay con respecto al atentado de Bagdad?

En Bagdad, el ataque de Karrada es considerado como la peor carnicería que se ha perpetrado en Irak y se dio a finales del Ramadán. Se realizó en un barrio chiita. Los yihadistas no están respetando el mes sagrado del Ramadán, que es el ayuno lunar. Le pegan a los chitas y luego viene la que a mi juicio es importante porque se perpetran tres atentados en Arabia Saudita, en el mismo día.

Uno en Qatif, región chiita de Arabia Saudita, que aunque son minoría, les golpea ahí. Luego atacan en Yedda, en el Mar Rojo cerca del Consulado de Estados Unidos.

El tercero fue cerca de la mezquita donde fue enterrado Mahoma, pero ahí ya cambió el operativo, pues ya le están pegando a los propios sunitas. Uno se preguntaría aquí porqué es esto. Bueno es porque al golpear al corazón del Islam, ellos interpretan que están atacando a los chiitas, que tienen en Mahoma a su máxima figura. En este caso, ya estamos hablando de un choque de civilizaciones al estilo de Samuel Huntington, donde lo que se busca es que se peleen chiitas y sunitas. Esto es lo que yo llamaría la transnacionalización guerrillera de los yihadistas.

Aliados en todo el mundo

¿Estamos viendo un frente enorme en el que puede operar el Estado Islámico?

Si lo vemos bien, los ataques siguen la lógica de un eje que va desde Libia, hasta Estambul, que es considerado como el puente entre Europa y Asia y de ahí hasta el extremo asiático en Bangladesh.

El Estado Islámico tiene aliados en diversas partes del mundo, no necesariamente en países musulmanes, por ejemplo en Nigeria, la nación más poblada de Africa, donde la mitad son musulmanes y la otra mitad son cristianos; ahí está el grupo de Bokos Haram. También en Somalia y Argelia.

Lo que quiero decir es que parece que alguien dejó sembradas las células de los yihadistas de Al Qaeda, al grado que ya hasta empiezan a hacer diferenciaciones entre ellos, que en realidad no existen. El mismo titiritero es el que los maneja desde Afganistán, en la época de los ochentas cuando expulsaron a la URSS de Kabul. No hay país de los 57 que integran la Organización de la Conferencia Islámica que se salve de su presencia. Incluso en Estados Unidos, que sólo tiene seis millones de musulmanes frente a una población de más de 300, ha sido receptora de ataques yihadistas como fueron los casos de San Bernardino y Orlando.

En Europa también, ahí fueron los atentados de Bruselas y de París. ¿Eso qué presagia? Pues que mientras muere el Estado Islámico y su base transfronteriza entre Irak y Siria, no quiere decir que las metástasis que ya se dieron no estén pululando en esos 57 países, y además en Europa y Estados Unidos. Estoy seguro de que alguien lo va a usar previo a las elecciones norteamericanas, porque podría beneficiar a uno de los dos.

Ya vimos que los atentados benefician a Trump. Es algo que no hay que perder vista, pues en México se está dando una pésima lectura tanto del gobierno como de sus “expertos” que no saben nada de Medio Oriente y menos del Islam, sobre las altas posibilidades de Trump.

México no está leyendo bien esos signos, sobre todo en momentos en que sabemos que en Occidente se ganan las elecciones vía atentados a unos días de las elecciones para crear un efecto reactivo electoral.

Yo recomendaría no perder de vista un posible ataque antes del 8 de noviembre, el cual se adjudicaría a los islamistas y que, por supuesto, llevaría agua al molino de Trump.

Entrevista publicada el pasado 9 de julio en la Revista Siempre!

©2016-paginasarabes®