Con Tony Blair comienzan a caer los genocidas

blair

A las 3.35 de la madrugada del 20 de Marzo de 2003, caen los primeros misiles de crucero sobre Bagdad. Millones de millones de tele-espectadores en todo el mundo veían, veíamos a través de nuestras pequeñas pantallas, la fiesta de luces intermitentes que se producían en un firmamento tan negro como las vidas que abajo se apagaban. Hollywood nunca produjo mejor simbolismo para derrocar al opresor imperio galáctico como éste tan real de Bush, Blair y Asnar contra el “imperio militar” de Saddam Hussein carente absolutamente de cualquier tipo de armas para repeler al enemigo.

Lo único que tenía era el verbo: “Sea usted maldito”, le espeta a Bush en carta que le envía y que fue leída por la radio iraquí después del primer ataque aéreo contra Irak. “No hemos amenazado nunca a su país ni menos cometido acto alguno de agresión contra su nación o su pueblo. Son ustedes los que han venido como agresores, cruzando los océanos y los mares para escupir la tierra de nuestros santuarios”.

En Oriente Medio comenzaba otro genocidio con características de holocausto. Yugoslavia (1999), en despiadada guerra sin freno desatada por la OTAN que constituyó, per se, “la primera acción ofensiva de su historia contra un Estado soberano”, fue, de igual manera, la primera gran matanza y destrucción lanzada por la Alianza Atlántica en Europa desde la II guerra mundial para desintegrar y resembrar en Los Balcanes lo que casi milagrosamente se habían olvidado: los odios raciales, étnicos y religiosos.

Para Oriente Medio, (1991) el plan de guerra de Bush fue creado, planificado y desarrollado para dar continuidad a la guerra en el Golfo Pérsico donde están los tres mayores yacimientos de petróleo en alta mar más grandes del mundo. Y lo hizo, a su manera.

Dentro de su plan, la espectacularidad… y la oración! El primer ministro inglés Tony Blair a su lado, y Aznar, asociado al paquete bélico de Bush, recibe temprano la respuesta iraquí: un atentado en cuatro vagones del tren que llegan a la estación de Atocha, Madrid, y diez explosiones ocasionan 193 muertos y 1858 heridos muchos de ellos graves.

El apresto militar diseñado para Bush, fue espectacular. Veamos lo que reseñaba el boletín del Pentágono difundido a todos los vientos para mostrarle al mundo su inigualable e inalcanzable poderío para la guerra. Traje antinuclear, anti-bacteriológico y químico, guantes especialmente preparados para evitar la contaminación, máscaras totalmente herméticas con filtros de aire, calcetines de protección especiales que caían sobre las botas de diseño único, armas computarizadas y al frente del casco de cada victimario, una banda multi-adhesiva que cambiaría de color al entrar en contacto con productos tóxicos. Adicionalmente, cada soldado embutido en su carcaza de protección, pero de igual manera llevado al sacrificio, contaba con una cartuchera y dentro, un uniforme ultra diseñado para vestirse o colocárselo en estrictos diez segundos si la guerra bacteriológica o química por parte de los iraquíes se desataba.

La escena rocambolesca estuvo acompañada por rezos para que Dios protegiera a Bush y a su familia. Día a día las tropas en campaña estaban obligadas al recitado de oraciones dirigidas al Altísimo para proteger a nuevo César. Juan B. Stam, experto religioso y autor y traductor de obras sobre temas bíblicos (Question, Setiembre 2003), narra lo que en proceso de conversión deben repetir los marines en cronología prevista: “Un Ministerio llamado In Touch (en contacto) fundado por el pastor bautista Charles Stanley, repartió entre los marines que entraban en combate muchos miles de folletos con el título “Deber de un cristiano en tiempo de guerra” incluida “la guerra espiritual”. Con el folleto iba una boleta que los infantes de marina debían firmar y enviar directamente al presidente. Por ese medio se comprometían a orar por él todos los días. La boleta decía: “Me he comprometido a orar por usted, su familia y su administración”. Incluía peticiones específicas para cada día. Para el Lunes: “Pide que el Presidente y sus asesores sean fuertes y valientes para hacer lo correcto, a pesar de las críticas”. Para el Miércoles: “Pide que el Presidente y sus asesores estén seguros, sanos y que duerman bien, libres de miedo”. Para el Viernes: “Pide que el Presidente y sus asesores estén conscientes de su llamado divino”. En este vasto movimiento se pide con frecuencia que Dios otorgue poder sobrenatural o sabiduría sobrenatural al Presidente para salir avante, o que sea “divinamente protegido”. Recoge Stam en su trabajo de investigación que “con la presidencia de Bush, y especialmente a raíz de las guerras contra Afganistán e Irak, la oración tecnologizada y masificada, entró en la era cibernética. Se organizaron miles de “Círculos presidenciales de oración” y “Ruedas de Oración” durante las veinticuatro horas del día por el Presidente y por los soldados invasores. “Por favor, no lo rompas”, clamaban en los miles y miles de volantes que circularon por el mundo. “Señor, ten nuestras tropas en tus manos amorosas. Protégelas como ellas nos protegen. Bendícelos a ellos y a sus familias por las acciones altruistas que realizan por nosotros en nuestro tiempo de necesidad. Esto lo pido en nombre de Jesús, nuestro Señor y Salvador. Amén”.

Para los iraquíes, ni una sola palabra. Ellos no están al alcance de las bondades de Dios. Para los niños que sucumbirán, para las mujeres, y por sobre todo, mujeres embarazadas que eran las más buscadas para el sacrificio, ni una palabra. Ni una oración. ¡Ave, Bush. Los que vamos a morir por ti te saludamos!, debieron haber musitado a través de sus máscaras, y todos a una, los jovencitos robotizados para la muerte.

El 02 de Diciembre de 2008, a punto de abandonar la Casa Blanca, Bush admite, en entrevista que le hizo la cadena ABC News, “que su mayor error fue creer que había armas de destrucción masiva en Irak”. Dijo además que no se arrepentía. Murieron más de un millón de personas y más del 80 por ciento, fueron civiles.

El 26 de Mayo de 2016, el Premio Nobel de la Paz, Obama, visita a Japón y a pregunta de periodistas declara que no pedirá perdón ni ofrecerá excusas por las bombas nucleares lanzadas contra Hiroshima y Nagasaki (agosto 1945) cuando murieron abrazadas por la temperatura (1.000gc) miles de pacíficos ciudadanos que hacían vida de paz en sus cuotidianas actividades ciudadanas.

Noam Chomsky, el lingüista y escritor judeo-estadounidense más leído en el mundo y vetado por los grandes medios de comunicación norteamericanos, dice de su país a través de una de sus obras “International Terrorism: Image and Reality” que “Hay muchos países terroristas en el mundo, pero los Estados Unidos es insólito ya que están oficialmente comprometidos con el terrorismo internacional, y a una escala que avergüenza a sus rivales. (…) El mensaje es claro: Estados Unidos son un Estado terrorista por antonomasia. Esa es una doctrina irrefutable” (Un 28 de marzo de 2010).

Casi ayer, (06 de Julio), Tony Blair, ex-Primer Ministro británico es acusado de haber ordenado en 2003 el envío de tropas a Irak con “pruebas de inteligencia no justificadas”. Para la develación de tal hecho, Jhon Chicot, antiguo funcionario de la Corona, realizó un Informe sobre la intervención de Gran Bretaña en la guerra contra Irak que le costó siete años de trabajo sobre miles de documentos oficiales, e interrogado a testigos, e interpelado a políticos en busca de información verídica sobre los hechos. El Informe documental que consta de 12 volúmenes (más de dos millones de caracteres), coloca el peso de la responsabilidad en Blair y devela el alcance de su alianza con el entonces presidente Bush a quien le prometió apoyo incondicional para invadir Irak. “Estaré contigo pase lo que pase” escribe Blair a Bush el 28 de Junio de 2002, ocho meses antes de que ambos países se embarcaran en el conflicto y el genocidio del que Bush nunca se arrepintió ni se arrepentirá. Blair justificó la invasión para “el mejor interés de su país” y muy tardíamente explicó que “sentía profundamente el dolor y el sufrimiento de las familias [británicas] que perdieron seres queridos”. Chilcot afirmó, basándose en su Informe que el entonces presidente iraquí, Saddan Hussein, no suponía una amenaza, como dijo en su día Blair en el Parlamento y mencionó el estado crítico en que se encuentra hoy Irak por la violencia desatada sin compasión alguna. Más de un millón de personas fueron desplazadas de sus hogares, otro millón masacrado y ciudades históricas que constituían, per se, patrimonio de la humanidad, hechas polvo. Lo de Afganistán, Libia, lo de Palestina y Siria, todo el Medio Oriente petrolero, en llamas. Israel con el fuelle en las manos para avivar el fuego.

Y nada pasa. Y nada pasará. El poder económico y político, que además es dueño de las armas, tiene derecho para matar a quien quiera y como quiera. Pero cuidado, si crías cuervos te sacarán los ojos. Las Torres Gemelas se convirtieron en polvo que puso en ocre varias hectáreas de Manhattan. En Francia, Bélgica, en Europa toda, hay células guerrilleras que actúan. Llámense como se llamen. Pero allí están. Los estadounidenses no saben cuándo les volverá a tocar.

PEDIDO AL PAPA FRANCISCO

Monseñor Aldo Giordano, Nuncio Apostólico para Venezuela. A través de su excelencia me permito proponerle al Papa Francisco revestido hoy con la responsabilidad de ser guía espiritual de la grey más grande y extendida del mundo, que abra y haga circular un libro. Un límpido libro blanco en el que, en todos nuestros templos, en las mezquitas, en las sinagogas, en todas las calles del mundo, en la sede de los ejércitos, frente al muro de las lamentaciones del judaísmo, en colegios y universidades, en instituciones financieras, en los sindicatos, en todos los lugares posibles, dentro de los grupos de intelectuales y agnósticos, pidamos y exijamos paz, justicia y respeto por nuestras vidas. Lo que necesitamos es que ese blanquísimo libro conmueva pero que a la vez, trate de atajar y de acabar con la impunidad de los fabricantes de guerras, de los que provocan desplazamientos forzosos que acaban con la familia, con el hogar, con el bienestar de la humanidad. Que el Mediterráneo deje de ser tumba para los que tienen hambre y piden justicia a la Europa que levantó y sostuvo sus imperios a costa del sufrimiento y la sangre de la negritud africana. Jorge Mario Bergoglio es de esta América morena que se yergue orgullosamente como territorio de paz. Que el libro blanco comience su peregrinaje por nuestras tierras. Que el epistolario constituya un elemento más en los esfuerzos que hace nuestro Francisco porque regrese el amor a todos los corazones. Queremos, necesitamos, que algo así ocurra, que algo así se haga. Creo que nuestro Francisco es el llamado a dar inicio a la súplica por el amor.

Por: José R Izquierdo
Con información de: Aporrea

©2016-paginasarabes®