Avasallamiento judío en Hebrón

  • Un vídeo de la organización civil israelí B’tselem muestra la segregación racial contra los palestinos en Hebrón.
  • El Ejército israelí prohíbe el paso de palestinos por una calle principal y les obliga a transitar un camino estrecho separado por una valla.
  • Otro vídeo muestra cómo soldados israelíes entran en plena madrugada en una casa palestina, despiertan a los niños, los fotografían y confiscan el disco duro de su ordenador.
Secuencia del vídeo de B'tselem: "¿Eres árabe? Por aquí solo pasan judíos. Vete por el otro lado". La última imagen es el camino por el que se obliga a pasar a los palestinos ©eldiario
Secuencia del vídeo de B’tselem: “¿Eres árabe? Por aquí solo pasan judíos. Vete por el otro lado”. La última imagen es el camino por el que se obliga a pasar a los palestinos ©eldiario

La ocupación ilegal de territorios palestinos, condenada por Naciones Unidas, marca el día a día en Cisjordania. Pero hay pequeños ejemplos cotidianos que ilustran bien esta realidad. Este es uno de ellos. La organización B’tselemCentro de Información israelí por los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados– lanzó un vídeo que muestra cómo el Ejército israelí prohíbe sistemáticamente el paso de los palestinos por la calle Al- Salemiah de Hebrón, principal vía de la ciudad antigua, que desemboca en la Tumba de los Patriarcas. En su lugar, les obliga cruzar por un camino estrecho, separado por una valla y con zonas sin pavimentar y llenas de barro.

"Solo judíos caminan por aquí", dice la soldado israelí, atribuyendo la decisión a su capitán. ©eldiario
“Solo judíos caminan por aquí”, dice la soldado israelí, atribuyendo la decisión a su capitán. ©eldiario

“¿Eres árabe?”, pregunta un soldado civil a un hombre. “Sí, soy árabe”, contesta. “Por aquí solo caminan judíos. Lo ha decidido el capitán”, dice una soldado israelí mientras una mujer cruza la calle. “¿Y esa mujer?”, pregunta el hombre. “Ella es judía”, contestan los militares.


Nabilah al Saabri, palestina de 45 años, vecina del barrio al Jabri de Hebrón, es una de tantas víctimas de esta segregación.  “Los oficiales empezaron a impedir mi acceso por la calle. Cuando les pregunté la razón, me dijeron que había nuevas directivas que prohíben a los palestinos usar esta parte pavimentada de la calle y que nos obligan a caminar por el otro lado de la valla”, explica la mujer.

“Desde entonces mis niños tienen que usar ese camino todos los días. Solo los colonos judíos tienen permiso para pasar por la calle principal. Ya no discuto con los oficiales, y tampoco lo hacen ya el resto de los vecinos del barrio. Cuando llegamos al checkpoint directamente nos dirigimos al camino que nos han asignado. Me siento humillada. Paso por la vía sucia detrás de la valla y veo a los colonos usando la parte principal, al otro lado de la cerca de alambres que nos separa y cuya existencia no tiene ninguna justificación”, lamenta Nabilah.

Registros en plena madrugada

A pesar de ser territorio palestino reconocido por la ONU, situada en Cisjordania, Hebrón está ocupada en algunas zonas por colonos judíos conocidos por su radicalidad. Es habitual que ataquen a civiles palestinos ante la pasividad de las fuerzas de seguridad israelíes, y en más de una ocasión han arrojado piedras contra delegaciones internacionales que visitan la ciudad. La multitud de controles militares que hay en la zona antigua de la urbe dificultan la vida diaria de los palestinos.

“Quienes vivimos en la Ciudad Vieja de Hebrón sufrimos los checkpoints y tenemos prohibido llegar a nuestras casas con el coche, no podemos circular en vehículo. Pero caminar por el lado ancho de la calle nos aliviaba un poquito el sufrimiento”, explica en conversación con la organización B’tselem Iman Abu Ermeileh, una librera que también vive en la Ciudad Vieja.

La segregación no es exclusiva de Hebrón. En toda Cisjordania hay barrios, asentamientos y carreteras de uso exclusivo para judíos. Pero en esta ciudad la presencia de colonos en pleno centro trae consigo mayores restricciones para los palestinos, acostumbrados a controles y redadas arbitrarias.

B’tselem  ha difundido otro vídeo que muestra cómo varios soldados israelíes irrumpen en mitad de la madrugada en la vivienda de una familia de Hebrón, la de Imad Abu Shamsiyeh, despiertan a los niños, les fotografían, inspeccionan su ordenador y confiscan su disco duro, que contenía, según sus dueños, imágenes de una detención de un civil por parte de fuerzas israelíes y actos violentos cometidos por colonos en Tal Rumieda.

B’tselem suele repartir cámaras entre la propia población palestina para que documente el día a día bajo la ocupación israelí. De ese modo, Imad Abu Shamsiyeh pudo grabar cómo los militares israelíes entraban en su propia casa. Las redadas nocturnas son habituales en Hebrón. El pasado mes de febrero los militares israelíes entraron en diez viviendas, despertando a los niños y fotografiándolos.

“Trae a todos los niños de la casa aquí”, se ve  en un vídeo que dice un soldado israelí a una madre palestina

“Están todos en una habitación durmiendo”

“Tráelos”, insiste con tono de enfado

“Están durmiendo”

“Tráelos aquí”,  grita.

“Son todos pequeños, ¿cómo les voy a traer? Hace mucho frío”, responde la madre

“Trae a todos los niños aquí!!!”, grita.

“Ven a la habitación y míralos cómo duermen”, dice ella

Finalmente los soldados entran en la habitación, despiertan a los niños –de 8, 9 y 11 años-, que los miran desconcertados desde sus camas. Los militares obligan a los niños a levantarse, les hacen preguntas, los sientan juntos, les fotografían varias veces como si fueran sospechosos o delincuentes.


Por  Olga Rodríguez
Con información de El Diario

©2015-paginasarabes®

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *