El Talmud y el odio hacia el no-judío

Masacre de Deir Yassin
Masacre de Deir Yassin

Mucho se ha hablado, (y divulgado), en estos días de la reunión de Mahmoud Abbas con Benjamin Netanyahu en la cual, el primer ministro israelí se rasgaba las vestiduras a partir de la difusión del asesinato del bebé palestino que muriera en un incendio desatado por colonos israelíes. (Según responsables de seguridad palestinos, en la madrugada del viernes cuatro colonos israelíes prendieron fuego a dos casas situadas a la entrada del pueblo palestino de Duma, cerca de Naplusa, en el norte de Cisjordania, y pintaron eslóganes en un muro antes de escapar hacia una colonia cercana, Maale Efraim. Una de las pintadas proclamaba “Viva el mesías”. El bebé Ali Dawabcheh, de año y medio, murió quemado vivo. Su madre Eham, de 26 años, su padre Saad y su hermano Ahmed, de cuatro años, resultaron heridos y transportados a un hospital israelí, según fuentes médicas israelíes. La madre se encuentra en estado “muy grave” con quemaduras de tercer grado en el 90% de su cuerpo, declaró un médico israelí a la radio pública, y añadió que “su vida corre peligro”. El padre también quedó “quemado en el 80%” de su cuerpo) [1].

Lo que la sociedad mundial debería preguntarse es, ¿por qué Netanyahu calificó este ataque como un “acto terrorista” y no los cientos de asesinatos de menores que mes a mes se suceden en la Palestina ocupada a manos de su gente, de su casta, de su raza?, (Yaariv Oppenheimer, dirigente de Paz Ahora, una ONG israelí opuesta a la colonización de los territorios palestinos, asegura que este tipo de “agresiones por parte de los colonos se han convertido en una verdadera epidemia”. En la radio israelí, denunció “la indulgencia del gobierno con la violencia anti-palestina y los discursos de odio”. Las ONG de defensa de los derechos humanos lo corroboran. En mayo, la organización israelí Yesh Din estimó que el 85.3% de las denuncias de los palestinos por ataques de colonos quedaban archivadas) [1], ¿qué es lo que pretende ocultar al exhibir públicamente su repudio a tal acto aberrante si prácticamente aplaude al resto de los crímenes no menos aberrantes que manda a perpetrar diariamente?, (es vox populi que, si quieres ocultar bien algo, lo mejor es ponerlo a la vista, es el último lugar en el que uno buscaría). Pues bien, trataremos de desenredar el ovillo…

Cometer atrocidades contra los palestinos es parte esencial de la estrategia sionista. Cuando los terroristas sionistas violan y asesinan a los residentes palestinos, sus vecinos querrán huir para salvar sus vidas… que es precisamente lo que el usurpador quiere, fundar sus colonias sin los “molestos” hombres, mujeres y niños palestinos. Tal es la política aplicada en los territorios usurpados de la Palestina histórica. Todo horror que uno pueda imaginar que un pueblo puede soportar, queda opacado ante la realidad que vive Palestina a manos del usurpador sionista. Pero, ¿que se esconde detrás de estos actos, tan distintos a los de una “guerra” convencional? ¿por qué tanta saña y horror en sus actos?


Hay cientos de pasajes en el Talmud en el que los no-judíos están descritos como animales. Algunos de ellos son:

  1. Los judíos se llaman seres humanos, pero los no judíos no son humanos. Son bestias.(Talmud: Baba Metzia. 114.b)
  2. El Akum (no-judío) es como un perro. Sí, pero la escritura enseña a honrar más al perro que al no-judío. (Ereget Raschi Erod. 22-30).
  3. Aunque Dios haya creado al no-judío, éstos siguen siendo animales con forma humana. No es decoroso para un judío ser servido por un animal, por esa razón será servido por animales con apariencia humana. (Midrasch Talpioth. p.255. Varsovia, 1855).
  4. Una embarazada no-judía no es mejor que un animal embarazado. (Choschen Hammischpat 405).
  5. Las almas de los no-judíos provienen de espíritus impuros y se les llama cerdos. (Jalkut Rubeni gadol 12 b).
  6. A pesar de que los no-judíos tienen la misma estructura corporal que los judíos, se comparan con el judío de la misma manera que un mono con un ser humano. (Schene luchoth haberith. p.250 b).
  7. Si come con un gentil, es lo mismo que si lo hiciera con un animal (Tosapoth, Jebamoth 94 b).
  8. Las relaciones sexuales entre gentiles no difieren de las relaciones entre animales (Talmud Sanhedrin 74 b).
  9. Si el judío tiene a su servicio un sirviente no-judío que muere, no se le debe expresar simpatía ni compasión al judío, se le debe decir: “Dios reemplazará tu pérdida”, de la misma manera como si hubiese perdido a uno de sus bueyes o burros. (lore Dea 377,1).

El Talmud dice lo siguiente con respecto al asesinato de gentiles:

  1. Se permite tomar el cuerpo y la vida de un gentil. (Sepher ikkarim 111 o 25).
  2. Es ley matar a cualquiera que niegue la Torah. Los cristianos pertenecen a aquellos que niegan la Torah. (Choschen Hammischpat 425 Haga).425, 5).
  3. Cada judío que vierte la sangre de los impíos (no-judíos), está procediendo como si hiciera un sacrificio a Dios. (Talmud Bammidber raba c 21 y Jalkut 772).

Estas leyes del Talmud y de la Torah, les fueron dadas a los judíos hace más de 3000 años. Son tan válidas hoy como lo eran entonces, (su accionar diario así lo confirma). Esta es la forma en que el sionismo los educa desde la infancia.

Es indiscutible que desde siempre manifestaron una inclinación extraña hacia la práctica de sacrificios sangrientos a sus dioses. Típico es el cuento de Abraham, que ofrece matar con un cuchillo a su primer nacido como una ofrenda a Yahvé, quien había ordenado hacerlo así. Más típico todavía es la idea de que su dios requeriría de tales asesinatos. En Excavations at Gezer, R. A. S. Macalister dice que halló cuerpos sacrificados de niños jóvenes en la totalidad de un estrato semítico; este trabajo describe los restos de estas víctimas y muestra imágenes de las mismas.

Isaías le encarga a los judíos “quemarlos a ellos con ídolos debajo de cada árbol verde, matar a los niños en los valles debajo de los riscos de las rocas” (Isaías VII, 5). Hay muchas otras referencias del Viejo Testamento a la práctica del sacrificio de niños.

Dice el Rev. J. Kitto en Cyclopaedia of Biblical Literature, 1895: sus altares humearon con sangre humana desde el tiempo de Abraham a la caída de los Reinos de Judah e Israel.”

Jesús mismo dice de los fariseos (San Juan VIII, 44) que ellos son asesinos hereditarios, que término puede tener ningún otro significado que asesinos rituales: “Es su padre el diablo y las lujurias de su padre harán. Es un asesino desde el principio…”

Uno de las principales días de fiestas judíos es el del Purim. Esta fiesta es una orgía de odio contra Haman, de la historia que se halla en el Libro de Esther, del Viejo Testamento. El cuento, que probablemente sea un mito, dice que Xerxes, Rey de Persia, llegó a ser amante de una judía, Esther, y la hizo su Reina en el lugar de su esposa. Haman, hermano del Rey, se quejó ante él de la conducta de los judíos diciendo que no respetaban las leyes, y obtuvo del Rey una orden para matarlos. Esther, suplicándole al Rey, acordó con él de convocar Haman a un banquete. Allí, la Reina Esther convenció al Rey de perdonar a los judíos y de colgar a Haman en una horca que preparó para la ejecución de su guardián. En lugar de ejecutar a los judíos, se mataron a sus enemigos, incluso a los diez hijos de Haman, que fueron colgados. La Reina Esther solicitó al Rey la muerte de Haman y de todos los enemigos del judaísmo. La masacre que tuvo lugar como consecuencia de ésto, es conmemorada hoy en día con un carnaval de disfraces y glotonería llamado “Fiesta del Purim”. 75.000 sirios, hombres, mujeres y niños murieron por solicitud de Esther (Esther 9,6 ss.)… ¡Y ese es el motivo de festejo del Purim!. Hoy, la sangre se sigue derramando como en aquella jornada criminal.


La atrocidad más conocida de la primera guerra israelí, Deir Yassin, ocurrida el 9 de Abril de 1948, en la cual, después del alto el fuego, la banda terrorista sionista Irgun, mandada por Menahem Beguin, asesinó a 254 personas, la mayoría de ellas mujeres, ancianos y niños, (así de valientes son estos esbirros), y en la cual, durante dos días violaron a las mujeres, reventaron los vientres de mujeres preñadas y robaron sus posesiones.Un médico de la Cruz Roja, Jacques de Reynier, representante del Comité Internacional de la Cruz Roja en Jerusalén dió un estremecedor relato de la matanza en su informe oficial.

De Reynier llegó al pueblo en el segundo día y vió “la limpieza”, según se la describió uno de los terroristas judíos. Había sido hecha con ametralladoras, luego con granadas y se remató con cuchillos. Decapitaron a algunas de las víctimas y mutilaron a 52 niños delante de sus madres. Los terroristas abrieron con sus cuchillos los úteros de 25 mujeres embarazadas y acuchillaron a las criaturas ante ellas.

Después de su jubilación en 1972, el oficial de la Haganah, Coronel Meir Pa’el, declaró lo siguiente sobre Deir Yassin, en la importante publicación israelí Yediot Ahronot: “Los hombres del Irgun y del LEHI salieron de sus escondrijos y empezaron a “limpiar” las casas. Disparaban al primero que veían, mujeres y niños incluídos, los jefes no ordenaron detener la matanza… llevaron a la gente a la cantera que hay entre Deir Yassin y Giv’at Shaul, y los asesinaron a sangre fría”.

El Comandante en jefe de la unidad de la Haganah que controló Deir Yassin después de la matanza, Zvi Ankori, declaró al periódico israelí Davar: “Entré en cinco o seis casas. Vi genitales cortados y mujeres con los estómagos aplastados. Según las huellas de los disparos en los cuerpos, fue asesinato premeditado”.

El instigador de esta bacanal de sangre y fuego, de esta matanza masiva, Menahem Beguin, más tarde llegó a ser Primer Ministro del estado sionista e incluso se le concedió el Premio Nobel de la Paz. Tal recompensa es un símbolo del increíble poder mediático mundial judío.

El Dr. Martín Lutero escribe en su libro De los judíos y sus mentiras: “Apuñalaron y pincharon el cuerpo del joven Simón de Trento. También asesinaron a otros niños…El sol nunca brilló sobre gente más sedienta de sangre y más vengativa que ellos, quienes se imaginan ser el pueblo de Dios y que desea y piensa que debe aplastar y asesinar lo gentil. Jesucristo, el Predicador Todopoderoso de Nazareth, habló así a los judíos: “¿Por qué no entendéis mi lenguaje?,¿por qué no podéis oír mi palabra?. Vosotros tenéis por padre al Diablo, y queréis hacer los deseos de vuestro padre. Él es homicida desde el principio”.(San Juan.VIII).

“Aquel que conoce la verdad y no la proclama abiertamente es una criatura miserable”

Por Moro
Para Páginas Árabes


Notas:

  1. Muere bebé palestino al ser atacada su casa por extremistas israelíes. La Jornada, México (1/08/2015)
  2. A Short Demurrer to the Jewes long discontinued Remitter into England, por William Prynne, 1656.
  3. Meine Antworten an die Rabbiner: Funf Briefe uber den Talmudismus und das Blut-Ritual Juden, por August Rohling (1883), Canon of Prague Cathedral.

©2015-paginasarabes®

Licencia Creative Commons
El Talmud y el odio hacia el no-judío por Moro se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en http://paginasarabes.com/2015/08/03/el-talmud-y-el-odio-hacia-el-no-judio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *