Balcanización de Rusia-Obsesión israelí

paracaidistas _ucrania
La balcanización de Rusia se ha vuelto una obsesión israelí-anglosajona. En la imagen, paracaidistas durante un entrenamiento militar cerca de la ciudad ucrania de Zhytomyr .  Imagen ©Reuters

Stratfor balcaniza a casi todo el mundo, menos a EU, Rusia en primer lugar – Por Alfredo Jalife-Rahme


El polémico portal texano-israelí Stratfor –la CIA de la geopolítica de Estados Unidos– promulga su muy frívolo vaticinio para la próxima década (de 2015 a 2025), en el que prácticamente balcaniza al mundo entero, con excepción notoria de Estados Unidos (http://goo.gl/6cml0a): Será un mundo desordenado, con cambio de guardia en muchas regiones y la única constante será el poder continuo y maduro de Estados Unidos.

Sus pronósticos deportivos han dejado mucho que desear en el plazo inmediato, no se diga sus hilarantes profecías de los próximos 100 años. El propagandista Stratfor cumple la triste misión de librar desinformativas guerras sicológicas contra los rivales de Estados Unidos, con su axioma inmutable: el poder prominente de ese país, que deriva de un modelo esotérico que no explaya. Ni el geoestratega Zbigniew Brzezinski llegó tan lejos cuando la inesperada resurrección de Rusia le obligó a diluir la embriaguez de su vino unipolar (http://goo.gl/T1YLjZ).

La parte primordial es la balcanización de Rusia, que se ha vuelto una obsesión israelí-anglosajona: la presente confrontación de Rusia sobre Ucrania permanecerá como la pieza central del sistema internacional, cuando Rusia “puede dejar de existir ( sic) en su forma presente” debido a su dependencia apabullante en las exportaciones de energía y la poca confiabilidad de las expectativas sobre los precios, que “hace imposible ( ¡supersic!) que Moscú sostenga sus relaciones institucionales en la amplia franja de Rusia”. Augura que la “autoridad de Moscú se debilitará en forma sustancial ( sic), llevando a la fragmentación ( ¡supersic!) formal e informal de Rusia”, mientras la seguridad de su arsenal nuclear se volverá la principal preocupación.

Presagia que el flujo de los recursos –que llegan a Moscú antes de ser distribuidos a los gobiernos regionales– variará en forma dramática, lo cual repetirá la experiencia de la URSS en la década de 1980 y de Rusia en la de 1990, cuando declinó la habilidad de Moscú para sostener la infraestructura nacional, lo cual causará que las regiones se basten a sí mismas formando entidades autónomas formales e informales, mientras los lazos económicos que unen a Moscú con la periferia rusa serán destrozados cuando la policía secreta de Rusia no será capaz de contener las fuerzas centrífugas que jalan a las regiones lejos de Moscú.

El portal texano-israelí fomenta la disgregación en los cuatro puntos cardinales de Rusia. En la parte occidental azuza a “Polonia, Hungría y Rumania a recuperar las regiones perdidas ( sic) con los rusos”, para atraer también a Bielorrusia y a Ucrania. ¡Qué fácil! Al sur se evaporará el control de Rusia en el Cáucaso-norte, mientras Asia Central será desestabilizada.

¿Para eso fueron creados los yihadistas del Estado Islámico (EI) –invento letal de Estados Unidos, según el general Wesley Clark, ex comandante supremo de la OTAN (http://goo.gl/CHZZrf)–? Red Voltaire señala a Israel entre los progenitores del EI yihadista (http://goo.gl/wW3zC6).

¿Caos controlado por Estados Unidos e Israel mediante el barbárico yihadismo para desmembrar al RIC (Rusia, India, China), que ostenta pletóricas poblaciones islámicas?

En la parte noroccidental, “la región Karelia se reunirá con Finlandia (http://goo.gl/ajMYDS)”, y en el lejano oriente, “las regiones marítimas más íntimamente vinculadas con China, Japón y Estados Unidos ( ¡supersic!) se moverán en forma independiente”. La pulverización total de Rusia llega hasta las afueras de la capital, Moscú, que padecerá un vacío de poder! ¡No, bueno!

Juzga que “la mayor crisis ( ¡supersic!)” será en Rusia: sitio de una fuerza masiva de ataque nuclear, distribuida a lo largo de su territorio. Sentencia que el único poder capaz de controlar los misiles nucleares de Rusia en su fase de balcanización es Estados Unidos, que intentará crear un gobierno estable y económicamente viable en las regiones implicadas para neutralizar los misiles. ¡Qué filantropía!

El único peligro que vislumbra para Estados Unidos, en el corto plazo, es Rusia, que coloca con su espalda contra la pared económica. El problema es que Rusia no decline (como previsto): Estados Unidos no puede estar segura de que Rusia declinará, ya que Moscú puede lanzar una exitosa política expansiva en los rubros militar, económico y político. ¿Por fin: se cae o no?

En una burda calca de la teoría geopolítica del británico sir Halford Mackinder, no oculta que el imperativo anglosajón ha sido impedir una alianza entre Rusia y Alemania: Durante un siglo, Estados Unidos se ha preocupado sobre la emergencia de un poder hegemónico en Europa.

Para contrarrestar cualquier veleidad de resurrección de Rusia, Estados Unidos intentará construir un sistema de alianzas fuera de la OTAN, desde los países Bálticos hasta Bulgaria, que atraiga a Turquía y Azerbaiyán. ¡No se pierde nada con soñar!

Stratfor no se actualiza aún del acercamiento estratégico entre Rusia y Turquía y no se preocupa para nada de China, con la que Estados Unidos no tendrá una guerra, cuando Pekín ha completado su ciclo como país de bajo salario y alto crecimiento y ha entrado a una nueva fase: una fuerza económica mayor, pero que no será más el motor dinámico del crecimiento global, cuyo papel será tomado por un nuevo grupo de países muy dispersos, la dislocada y alocada post-China 16, de mil 150 millones de habitantes de 16 países emergentes del sudeste asiático, este de África y partes de Latinoamérica (incluyendo México, al cual también coloca en forma contradictoria en el proyecto irredentista de Norteamérica). ¿Podrá EU armonizar el metarregionalismo de post-China 16”? ¡Qué químera!

¿Cómo pueden coexistir tantas balcanizaciones dentro de la misma globalización disgregada y centrífuga? Sucede todo lo contrario: las balcanizaciones conllevan a la desglobalización, a regionalismos y nacionalismos. Mientras balcaniza a Europa, al unísono del estallido de sus nacionalismos, promueve el ascenso antigravitatorio de Polonia como nueva potencia regional, que aprovechará el desplome de Rusia y el eclipse de Berlín: Polonia se beneficiará con una asociación estratégica con Estados Unidos, a la que deberá sumarse Rumania. ¿Buscan el suicidio de Polonia?

Estados Unidos “continuará como el mayor poder militar, político y económico ( sic) en el mundo”, cuando “su baja tasa de exportaciones, su incrementada autosuficiencia energética y sus experiencias en la pasada década le harán ser mucho más prudente ( ¡supersic!) en su involucramiento militar y económico en el mundo”. Asevera que Estados Unidos ha aprendido que Norteamérica ( ¡supersic!) –la entelequia de Estados Unidos, Canadá y México (con un muro de la ignominia y SIN MEXICANOS) bajo la férula de Washington– es una arena en la que puede prosperar. ¿México y Canadá salvando a Estados Unidos?

¿Dónde deja Stratfor su previo pronóstico deportivo de balcanización de México (http://goo.gl/l94gVh), al unísono del plan de la armada de Estados Unidos para fragmentarlo en tres repúblicas (http://goo.gl/O427q3)? El autismo de Stratfor le obnubila para atestiguar que Rusia y China juegan tambien con los BRICS y el Grupo de Shanghai. También Rusia vaticina la balcanización de Estados Unidos en seis fragmentos (http://goo.gl/7Zrc1S). ¿Quién implosionará antes: Rusia o Estados Unidos?

Don Alfredo Jalife-Rahme
Dr. Alfredo Jalife-Rahme

Con información de : La Jornada

©2015-paginasarabes®