Mossad-Cía: Hermanos de Sangre

ciamossad

Fue en Washington, en marzo de 1986, donde aprendí algo más sobre la enredada relación entre los servicios secretos de Estados Unidos e Israel. Estaba allí para entrevistar a William Casey, el entonces jefe de la CÍA, como parte de mi investigación para Journey into madness, que trata en parte de la muerte de Bill Buckley. A pesar de su traje a medida, Casey era una figura en decadencia. Tenía la cara angulosa, pálida y los ojos irritados; parecía que su energía vital se iba agotando tras cinco años al frente de la CÍA.

Mientras bebía agua mineral me indicó las condiciones de nuestro encuentro. Nada de apuntes ni grabaciones. Luego sacó una hoja de papel en la cual estaban escritos sus datos personales. Había nacido en Nueva York el 13 de marzo de 1913 y obtenido su título de abogado en la Universidad St. John’s. Fue destinado a la Reserva Naval de Estados Unidos en 1943 y al cabo de pocos meses transferido a la Oficina de Servicios Estratégicos, la antecesora de la CÍA. En 1944 se convirtió en jefe de la Sucursal de Inteligencia Especial de la OSE en Europa.

Inmediatamente vino la presidencia de la Comisión de Seguridad y Valores (1971-1973); luego, en rápida sucesión, fue subsecretario de Estado para asuntos económicos (1973-1974); presidente del Banco de Exportación-Importación de Estados Unidos (1974-1976) y miembro de la Asesoría en Inteligencia Exterior del presidente. En 1980 se convirtió en jefe de la campaña de Ronald Reagan a la presidencia. Un año después, Reagan lo nombró director de la CÍA. Era el decimotercer hombre en ocupar el cargo de mayor poder dentro de los servicios secretos de Estados Unidos. En respuesta a mi comentario de que parecía haber sido un hombre de confianza en varios puestos, Casey tomó otro sorbito de agua y murmuró que «no quería entrar en detalles personales».

Volvió a meterse el papel en el bolsillo y esperó mi primera pregunta: qué podía contarme acerca de Bill Buckley, que aproximadamente dos años antes había sido secuestrado en Beirut y ahora estaba muerto. Quería saber qué había hecho la CÍA para tratar de salvarlo. Yo había estado en Oriente Medio, incluso en Israel, tratando de informarme al respecto.

«¿Habló con Admoni o alguno de los suyos?», me interrumpió Casey. En 1982, Nahum Admoni se había convertido en jefe del Mossad. En el circuito social de la embajada de Tel Aviv tenía fama de duro. Casey describió a Admoni como «un judío que querría ganar un concurso de mear una noche lluviosa en Gdansk». Más concretamente, Admoni había nacido en Jerusalén en 1929, hijo de inmigrantes polacos de clase media. Se había educado en el Rehavia Gymnasium de la ciudad y desarrolló aptitudes lingüísticas que le valieron el grado de teniente como oficial de inteligencia en la guerra de 1948. «Admoni entiende media docena de idiomas», fue el comentario de Casey.

Luego Admoni estudió relaciones internacionales y enseñó la materia en la academia del Mossad, en las afueras de Tel Aviv. También trabajó como agente encubierto en Etiopía, París y Washington, donde se había vinculado en forma estrecha con los predecesores de Casey, Richard Helms y William Colby. Estos puestos lo habían convertido en un burócrata contemporizador, que cuando llegó a jefe del Mossad, según Casey, «mantenía la casa en orden. Un hombre muy sociable: tiene tan buen ojo para las mujeres como para los intereses de Israel». Casey lo describía como un agente que, según él, había «escalado posiciones por su habilidad para evitar los “callos” de sus superiores».

Continuó hablando en el mismo tono:

Nadie llega a sorprender tanto como quien se tiene por un amigo. Cuando nos dimos cuenta de que Admoni no iba a hacer nada, Bill Buckley estaba muerto. ¿Recuerda cómo eran las cosas allá en aquella época? Había habido una masacre de casi mil palestinos en los dos campos de refugiados en Beirut. La milicia cristiana del Líbano perpetraba las matanzas, los judíos observaban como en una especie de inversión de la Biblia. El hecho es que Admoni colaboraba con el rufián de Gemayel. Bashir Gemayel era el líder de los falangistas y luego se convirtió en presidente de Líbano.

Nosotros manejábamos a Gemayel también, pero nunca confié en ese mal nacido. Y Admoni trabajó con Gemayel mientras Buckley era torturado. No sabíamos exactamente en qué lugar de Beirut tenían a Bill. Le pedimos a Admoni que lo averiguara. Prometió que lo haría. Esperamos y esperamos. Mandamos a nuestro mejor hombre a trabajar con el Mossad en Tel Aviv. Dijimos que el dinero no era ningún problema. Admoni seguía diciendo: está bien, entendido.

Casey bebió un poco más de agua, encerrado en su cápsula del tiempo. Pronunció las siguientes palabras sin expresión, como un presidente de jurado entregando el veredicto.

A continuación Admoni intentó convencernos de que la OLP era responsable del secuestro. Sabíamos que los israelíes siempre estaban dispuestos a culpar a Yasser Arafat de cualquier cosa, y al principio nuestra gente no lo creía. Pero Admoni parecía de fiar. Hizo un buen planteamiento. Cuando nos dimos cuenta de que no había sido Arafat, Buckley ya estaba muerto. Lo que no sabíamos era que el Mossad también jugaba sucio: proveía al Hezbolá de armamento para matar a los cristianos y al mismo tiempo proporcionaba más armas a los cristianos para que mataran a los palestinos.

La visión parcial de Casey de lo que la CÍA pensaba ahora respecto de lo sucedido con Bill Buckley era que el Mossad no había hecho nada para salvarlo, deliberadamente, con la esperanza de que fuese culpada la OLP y así frustrar las esperanzas de Arafat de ganarse las simpatías de Washington; una visión escalofriante de la relación entre dos servicios de inteligencia supuestamente amigos. (Nota de la Bitácora: queda más que claro la traidora actitud de la agencia sionista que desconoce todo tipo de amistad o colaboración, salvo la que la beneficia directamente, pero jamás es recíproca).

Casey había demostrado que, más allá de las colectas y otras muestras de solidaridad entre norteamericanos y judíos, existía una faceta de los vínculos entre Estados Unidos e Israel que había convertido el Estado judío en una superpotencia regional por temor al enemigo árabe.

Por Gordon Thomas

©2014-paginasarabes®

Licencia Creative Commons
Mossad-Cía: Hermanos de Sangre por Gordon Thomas se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en http://paginasarabes.com/2014/12/29/mossad-cia-hermanos-de-sangre/.