Arabismos germanos

Los reparadores de alfombras - Rudolf Swoboda (1859-1914)
Los reparadores de alfombras – Rudolf Swoboda (1859-1914)

La civilización arabo-islámica ha tenido una gran trascendencia en la historia de la humanidad. Ésta le debe a aquélla numerosos descubrimientos científicos y culturales, debidos a la gran capacidad de árabes y musulmanes en diversos campos como la medicina, la química, la astrología, la geografía, las matemáticas y la agricultura.

La relevancia de la civilización arabo-islámica se puede entender como una consecuencia de su conocimiento y relación con los pueblos vecinos. En definitiva, se instituyó un nuevo camino para la humanidad en un proceso del que fueron partícipes tanto los pueblos orientales como los occidentales.

En lo referente a la relación entre la lengua árabe y la lengua alemana, podemos decir firmemente que el florecimiento del pensamiento musulmán fue el comienzo de la expansión lingüística y cultural árabe en el mundo. Así, en la Edad Media se introdujeron muchos términos árabes en la lengua alemana, a través de los cristianos españoles que se relacionaron con los árabes y musulmanes. Asimismo tuvo gran relevancia la transmisión de la cultura árabe-musulmana en al-Andalus por parte de los orientalistas. Más tarde, el Vaticano dio a conocer numerosos tecnicismos árabes por razones político religiosas. Hay que destacar, por último, la labor de las escuelas científicas de orientalistas.

Las palabras árabes fueron introducidas en las lenguas europeas como consecuencia natural de la enriquecedora implantación cultural del árabe oriental. Por otra parte, las fronteras geográficas y la situación histórica facilitaron también este hecho. Por ello, fue posible que los idiomas europeos adoptaran numerosos topónimos y otros términos científicos, industriales o agrícolas. Estas palabras desempeñaron un papel cultural muy importante en el habla de los pueblos europeos, porque, lógicamente, detrás de la implantación de cualquier término de una lengua en otra existe una necesidad cultural. Por lo tanto, la palabra no se transmite sin razón, sino acompañada de su significado.

Asimismo, el camino de transmisión de un término indica el mapa de las rutas de las relaciones culturales existentes entre las distintas sociedades.

Por ejemplo: la palabra árabe rizmat del verbo razama que significa «recoger» fue transmitida a los pueblos europeos. La encontramos en las lenguas alemana, sueca, danesa como «Ries» —bala de papeles—, en holandés como «Riem», en inglés como «Ream» y en francés como «Rame». Sin embargo, la misma palabra en la lengua italiana aparece como «Resmo», mientras que conserva su origen árabe por completo en húngaro como «Rizma».

Lógicamente la divulgación de esta palabra árabe dentro de las lenguas europeas fue la consecuencia de la llegada del papel a Europa, introducido por los árabes de al-Andalus en bloque o «resma de papel».

En definitiva, los orientalistas estudiaron los términos árabes en las lenguas europeas y los consideraron como una prueba de la influencia de la civilización arabo-islámica sobre Europa. Por ello quien vea los diccionarios de lenguas europeas, sobre todo los de voces raras y los etimológicos, se percatará de la existencia de multitud de palabras de origen árabe.

El comienzo del Orientalismo en Alemania

Las relaciones entre el Oriente y el Occidente son bastante antiguas y fuertemente entrelazadas. Desde el principio de la historia, Asia, África y Europa derivaron uno de otro, influyéndose entre ellos. Es conocido por todos que los antiguos griegos recogieron los principales elementos de su civilización de los egipcios, babilonios y fenicios, permaneciendo largos siglos considerándose discípulos de dichos pueblos hasta que los aventajó tanto en cultura como en civilización.

Los factores principales que impulsaron a los europeos a interesarse por los estudios orientales fueron las obras de aventuras publicadas por los viajeros durante el siglo XVI. En estas obras narrativas los autores describían a los pueblos orientales, sus costumbres, leyendas, sus palacios y sus enormes riquezas, mencionando a la vez la importancia de las relaciones político-económicas mantenidas por estos pueblos.

La primera escuela de estudios orientales en Europa fue fundada en Toledo el año 1130. En ella se enseñaba árabe y hebreo para preparar a los hombres como misioneros religiosos ante musulmanes y judíos. Los viajes de los orientalistas a Oriente y a otros pueblos árabes continuaron desde el siglo XVIII hasta nuestros días, aunque el motivo de estos viajes no fuera siempre científico, sino evangelizador, de espionaje, etc.

La religión fue el elemento principal en el nacimiento del orientalismo en Alemania, pues el movimiento de los protestantes insistía en la necesidad de traducir la Torah y otros libros sagrados, para que fueran estudiados en las lenguas nativas y facilitar así su entendimiento. Ello obligaba a estudiar primero las lenguas hebrea y siria, a la vez que se tenía que recurrir a la lengua árabe. Durante la época musulmana, los judíos observaron la semejanza de la lengua árabe con el hebreo, y basaron sus obras de análisis gramatical en libros gramaticales árabes. Los cristianos europeos, por su parte, se basaron en la obra del rabino David al-Qamhim (m.1235), quien extrajo la mayoría de los conceptos utilizados en su libro de fuentes árabes.

Los teólogos aún siguen apoyándose en el árabe para estudiar y comentar los términos y expresiones lingüísticos hebreos de la Torah.

El profesor Tremelius impartió clases de lenguas orientales en Heidelberg desde el año 1560. Era italiano, de origen judío, se convirtió al catolicismo y más tarde se hizo protestante. Publicó en el año 1569 el libro «La gramática de la lengua caldea y siriaca». Uno de los manuscritos que había comprado el gobernador Postel, publicado por el profesor Tremelius, era una traducción de la Biblia a las lenguas siriaca y latín antiguo. El orientalista F. Yunius fue discípulo, cuñado y sucesor de Tremelius. Aprendió el árabe y tradujo la Biblia del árabe al latín. Entre los discípulos de éste destaca Y. Christmann, quien se benefició de la lengua árabe en los estudios de medicina y ciencias naturales. Un teólogo llamado Spey intentó fundar una imprenta árabe para imprimir la traducción de la Biblia a la lengua árabe y enviarla a los pueblos de Oriente. El objetivo de este propósito, según Spey, era transmitir su religión. Pero los gobernantes alemanes de entonces no aprobaron el presupuesto para abordar esta empresa.

Más tarde, el orientalismo se convirtió en un arte independiente, por el que se buscaba el aprendizaje de las lenguas orientales y el conocimiento directo de sus artes y cultura. Por ello, fueron fundadas imprentas, organizadas bibliotecas y centros culturales, celebrados congresos, editadas revistas, se consiguieron numerosos manuscritos y fueron publicados importantes libros, incluyendo en ellos apéndices de clasificación de los términos por temas y conceptos variados.

Asimismo, se realizaron preciados estudios sobre la identificación de los términos y se sacaron a la luz todo aquello que permanecía oculto, con verdadero rigor científico, bajo una línea de investigación lógica y moderna. Y es que los orientalistas en esto fueron un ejemplo a seguir para los profesores de lengua y literatura árabes.

Entre los más destacados orientalistas alemanes citaremos a:

germanos_1.1germanos_2.1

Los investigadores mostraron un gran interés por el estudio de la influencia de la lengua árabe en la lengua alemana. Sobre este particular trata el estudio realizado por el orientalista Enno Littmann, con el título Vocabularios orientales en la lengua alemana , publicado en Tübingen en 1924. Así como el diccionario publicado por Karl Lokotsch en Heidelberg en 1927, en el que investiga los orígenes orientales de los vocablos en diversas lenguas europeas. A partir de estas dos obras, observamos que la influencia sobre las lenguas europeas no se limita exclusivamente a la lengua árabe, sino también a otras lenguas orientales como la persa y la turca.

Este dato adquiere más relevancia con Lokotsch, quien amplía el círculo de lenguas europeas en su diccionario, no limitándose a la alemana. No podemos dejar de mencionar aquí al orientalista Rahmat Alla Leval, quien publicó en Munich en el año 1956 un estudio comparativo sobre los términos alemanes de origen oriental. En cuanto a la influencia de la lengua árabe sobre la francesa, citamos importantes estudios científicos realizados en el siglo pasado, tales como la obra de Antoine Pihan titulada Diccionario de palabras derivadas del árabe, del turco y del persa. Posterior es el trabajo del orientalista español Eguilaz y Yanguas, quien compuso en el año 1886 un diccionario similar especializado en la lengua española.

En este mismo campo existen varios estudios en otros idiomas europeos como el italiano, el ruso, etc. Es necesario que las investigaciones que se realizan sobre los vocablos alemanes con origen árabe tengan en consideración las lenguas que actúan como mediadoras, entre las que destacan el francés, el italiano, y el latín medieval, pues la mayoría de estos vocablos alemanes con origen en el árabe se han transmitido por medio de estas lenguas.

Las obras de antiguos y modernos investigadores no se han limitado meramente a estudios más especializados en diferentes campos científicos. Este amplio abanico de obras recoge gran número de investigaciones, tales como el estudio realizado en el año 1917 por C. Schoy, dedicado a la influencia del árabe en términos científicos. Otro estudio es el de G. Schweinfurth en 1912 sobre la influencia del árabe en términos referidos a la botánica . Ludwig Ideler se especializó en el estudio de la influencia de la lengua árabe en términos astrológicos, siendo publicado su trabajo en el año 1809. P. Kunitzsch también se centró en el campo de la astrología, publicando su trabajo en el año 1959 . En el año 1879 J. Hyrtl publicó un estudio sobre términos árabes y hebreos utilizados en la anatomía. En 1922, A Fonann realizó un estudio contrastivo entre los usos del árabe y del latín en los trabajos de anatomía de la Edad Media. Es necesario mencionar al Dr. Fuad Hasanayn ‘Ali , quien, al traducir la obra de Sigrid Hunke, aportó nuevos datos y comentarios, siendo fundamental para el estudio de la influencia que el árabe tuvo sobre la civilización europea.

Glosario de arabismos en español y alemán

A continuación vamos a presentar un conjunto de términos alemanes de origen árabe, así como de su correspondencia con el español. Tras el término alemán y el español, ofrecemos el término árabe original, su transcripción y, en caso necesario, una explicación del concepto que implica. Son un pequeño botón de muestra, pudiéndose acudir para ampliar estos ejemplos al Kleines Lexikon Deutscher Wörter arabischer Herkunft (Pequeño diccionario de los términos alemanes de origen árabe) de Nabil Osman (Munich: Beck, 1997).

germanos_3germanos_4

A través de la traducción del libro Las Mil y Una Noches un gran grupo de términos árabes se trasladaron a otras lenguas europeas y, entre éstas, a la lengua alemana. Asimismo, las obras literarias especializadas en el mundo oriental, junto al periodismo actual colaboraron en esta línea. Entre otros citaremos los términos que siguen:

germanos_5

Por Muhammad Muhsin Isma’il

©2014-paginasarabes®

Licencia Creative Commons
Arabismos germanos por Muhammad Muhsin Isma’il se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en http://paginasarabes.com/2014/12/14/arabismos-germanos/.