Medina Azahara mira al mundo

Córdoba recibe con satisfacción y esperanza la entrada de la ciudad palatina en la Lista Indicativa de la Unesco.

Bella estampa Imagen del yacimiento arqueológico de Medina Azahara. ©A.J. González
Bella estampa Imagen del yacimiento arqueológico de Medina Azahara. ©A.J. González

El yacimiento arqueológico de Medina Azahara ha comenzado esta semana un camino que puede llevarle al reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad y, aunque queda mucho por hacer y el proceso es largo, la noticia ha supuesto una gran satisfacción en Córdoba, que se singularizaría en el mundo por tener cinco elementos Patrimonio de la Humanidad (antes, Mezquita, Casco Histórico, Patios y Flamenco). Para esta antigua ciudadela califal que guarda románticas leyendas este título supondría un relanzamiento a nivel internacional que la situaría en el lugar que le corresponde, además de ayudar a mostrar su verdadera dimensión para atraer más visitas y generar riqueza y empleo. Pero también conllevará una convergencia necesaria entre todas las acciones de protección, investigación, conservación y difusión, y quizá, a una mayor inversión en el yacimiento.

El primer paso,en Lanzarote

La buena noticia llegó desde Lanzarote, donde el pasado martes se reunió el Consejo de Patrimonio Histórico Español para decidir qué elementos darían ese primer gran paso en la consecución del ansiado título de la Unesco. En la defensa del yacimiento arqueológico cordobés se justifican los valores universales excepcionales del monumento, ya que, además de ser ciudad palatina, uno de sus rasgos más relevantes es el de la arquitectura palaciega, con la riqueza de la decoración y el protagonismo de los jardines que caracterizan a este tipo arquitectónico en la cultura árabe. También es excepcional por haber mantenido, ocultos e inalterados en su integridad, los restos del conjunto de una ciudad del siglo X, en el momento de plenitud de la arquitectura y la cultura andalusí. La inclusión en la lista, donde ha de permanecer un año antes de seguir con sus aspiraciones al título, supone ya de por sí un reconocimiento de los valores universales del conjunto, que en su condición de yacimiento arqueológico urbano de la cultura árabe islámica posee unas singularidades que lo distinguen sobre los demás bienes declarados.

Alegría, satisfacción y esperanza en Córdoba

Las reacciones no se hicieron esperar en Córdoba. Alegría, satisfacción, elogios al trabajo realizado y la esperanza en que el proceso culmine con el reconocimiento fueron los sentimientos manifestados por los responsables de las administraciones tras saberse que la ciudad palatina entraba en la Lista Indicativa del Patrimonio Mundial. El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Luciano Alonso, recordó que Medina Azahara “es una manifestación única de la cultura andalusí y un testimonio excepcional“, resaltando el carácter de mito y el legado cultural inmaterial de Medina Azahara a través de la literatura, otro valor que se sumará a los materiales ante la Unesco. También el alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, mostró su alegría por el logro, recordando que de designarse Patrimonio de la Humanidad, “Córdoba sería la ciudad con un mayor número de hitos en España y del mundo en materia de patrimonio reconocidos por parte de la Unesco“. Por su parte, la presidenta de la Diputación, María Luisa Ceballos, dijo que “Córdoba tiene un gran débito con Medina Azahara“, mientras que la delegada del Gobierno de la Junta en Córdoba, Isabel Ambrosio, se mostró convencida de la propuesta de Medina Azahara “por su carácter universal, autenticidad, por ser un foco turístico de primer orden y por contar con el apoyo de muchos andaluces“.

Un expediente atractivo, el siguiente trabajo

El paso siguiente en todo este proceso es elaborar el expediente que defenderá la candidatura de Medina Azahara ante la Unesco cuando llegue el momento, que se estima dentro de un año. El documento deberá justificar el valor universal del yacimiento y contener un estudio comparativo con otros monumentos ya inscritos, resaltando sus particularidades. A día de hoy ya se tiene elaborado un esbozo que falta definir, para lo cual hay un año, el tiempo que el yacimiento tiene que permanecer en la Lista Indicativa en la que acaba de entrar. Escribirlo, documentarlo bien y que sea atractivo es básico porque tiene que convencer a la Unesco de que Medina Azahara posee un valor excepcional para su declaración como Patrimonio Mundial.

Un largo proceso que acaba de empezar

Una vez elaborado el expediente, la Comunidad Autónoma andaluza deberá enviarlo al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que lo remitirá al Grupo I de Patrimonio Mundial para que lo analice según los criterios de inscripción en la Lista de Patrimonio Mundial acordados por el Consejo de Patrimonio Histórico. Tras ese exhaustivo primer examen al documento, el Ministerio enviará la propuesta con las anotaciones realizadas en el Grupo de Trabajo I de Patrimonio Mundial a la Comunidad Autónoma para su revisión, y ésta presentará la propuesta final a la Lista de Patrimonio Mundial ante el Consejo de Patrimonio Histórico para su aprobación. Una vez aprobada por el Consejo, el Gobierno autonómico remitirá el expediente al Ministerio, que lo enviará al Centro de Patrimonio Mundial. El 1 de septiembre del 2016 es la fecha límite para que el Ministerio, a petición de la Junta de Andalucía, presente el expediente de la candidatura. En caso de que todo haya sido favorable se iniciará el largo proceso que puede llevar, entre noviembre y diciembre del 2017, a la elección del yacimiento arqueológico de Medina Azahara como Patrimonio de la Humanidad.

Por Carmen Lozano
Con información de Diario Córdoba

©2014-paginasarabes®

Deja un comentario