No se vence el Estado Islámico con bombardeos

Victoria Fontan es una académica que llegó a Cali como docente. Esta experta del Estado Islámico explica cómo este grupo llegó a convertirse en el objetivo número uno.

Victoria Fontan, experta en conflictos internacionales ©El País
Victoria Fontan, experta en conflictos internacionales ©El País

Victoria Fontan es una académica que llegó a Cali para trabajar en la maestría de Derechos Humanos y Cultura de Paz de la Universidad Javeriana.

Con años de estudio en la investigación de conflictos es una experta en el Estado Islámico, el grupo yihadista convertido en el objetivo número uno de Estados Unidos y más de 30 aliados, incluyendo países árabes y europeos. (Nota de la Bitácora: también creemos que el E.I es el objetivo de EEUU, más no el enemigo, sino más bien un aliado de la política exterior del imperio).

Esta francesa, quien ha trabajado con la ONU, ha vivido en Iraq y ha viajado por Oriente Medio y África, se convirtió a la religión musulmana. “Ocurrió en Pakistán hace muchos años. Tenía esto como proyecto, después de muchos años en el Medio Oriente. Me siento más cerca de esta cultura que de la francesa. Allá, en estos países, me siento en casa, con su sentido de fraternidad”, dice.

¿Cómo se creó el Estado Islámico?

Todo esto empezó en 2010. Antes los Estados Unidos habían tenido el apoyo de las tribus sunitas de Iraq para combatir Al Qaeda. Hicieron muchas promesas y ni Estados Unidos ni el sectario Gobierno chiita de Iraq las cumplieron. Cuando Nur al Maliki roba las elecciones en 2010 comienza una represión contra los suníes.

En ese año, en septiembre, llega Turquía, que empieza a hacer contactos con antiguos miembros de Al Qaeda en todo el país y les da dinero para que preparen ataques terroristas en las grandes ciudades. Entre 2010 y 2013 Turquía financia directamente, con la ayuda de los kurdos en el norte, al Estado Islámico.

Y en el 2012 empieza el conflicto en Siria, y allá es también un conflicto entre chiítas y sunitas, igual que en Iraq. Entonces, van a ayudar a Al Qaeda en Siria, que es el frente Nusra. Son todos juntos contra Bachar al Asad, pero en algún momento hay un sismo entre los dos. Y en 2013, Turquía empieza a apoyar a Nusra, esa es la razón por la que tenemos 49 secuestros de empleados turcos en Iraq.

¿Y cuál es el interés de Turquía?

Ellos quieren mandar en la región. Como hay una gran influencia de Irán, que es chiita, ellos quieren ser la influencia sunita. Y es una influencia contra Arabia Saudita, que está aliada con Estados Unidos. Tenemos un montón de fuerzas regionales que tienen una influencia con lo que está pasando en Iraq y Siria.

El EI se armó con gente normal, como usted y yo. Tomé té y galletas con ellos en mi casa en el norte de Iraq, en Erbil. Había un maestro de escuela, un trabajador de una empresa internacional de Bagdad. Era gente normal que quería enfrentarse al estado chií de Al Maliki.

¿En qué momento se convirtieron en el grupo que actualmente publica videos degollando personas o al que se le atribuyen crucifixiones?

Después del 2012 con el conflicto en Siria muchos internacionales vienen a apoyar a Nusra y a EI. Para mí fue la llegada de los extranjeros los radicalizó. Son musulmanes de Europa y Canadá que se sintieron rechazados con las diferentes políticas, o de integración en Inglaterra o de asimilación en Francia, pero que marginalizaron a todas esas gentes y generaron mucho odio. Esto es una respuesta de años y generaciones de marginación.

Les hacemos promesa de igualdad pero no son ciertas. Esta gente que llega de Europa está súper enojada, entonces se enfrenta con esta gente normal, como el maestro de escuela, que es una persona que no va a cortar una cabeza. Entonces los dos están cambiando el foco de EI.

Claro que hay que aclarar que los medios de comunicación han tenido una tendencia a exagerar todo. Es importante decir que el barbarismo de una decapitación es igual que el barbarismo del que suelta una bomba contra una población civil. O el barbarismo de lo que pasó en Gaza. No hay diferencias entre el barbarismo estatal y el de EI.

¿Y cuál era ese foco?

El foco primero era una revolución social. El proyecto de vida era muy lindo pero se confronta con unos horrores y errores estratégicos que se ven ahora.

¿Pero cómo una revolución social termina en una radicalización tan brutal?

La matanza de David, por ejemplo, es un acto de terror. Y sabemos en los estudios de terrorismo, para qué un acto de terror, para incitar la respuesta de un Estado. No hay terroristas, sino insurgentes contra un Estado. Y el EI es un grupo insurgente que está contra el Estado de Iraq y sus actos de terror van dirigidos a una intervención y Obama cayó en esa trampa.(sic) (Nota de la Bitácora: seguimos sosteniendo que Obama, lejos de “haber caído en una trampa”, está desarrollando una estrategia minuciosamente planeada, que como siempre, perjudicará al mundo árabe no aliado y favorecerá al imperio del N.O.M.)

¿Pero por qué quieren una intervención de Estados Unidos y sus aliados con todo su poderío militar?

Ellos buscan una intervención militar o aérea internacional para generar un apoyo de la población suní. Hay diferentes partes sunitas de Iraq que no quieren el proyecto del Estado Islámico y la forma de una intervención extranjera es para lograr un apoyo de algunas tribus.

Uno de sus estudios fue en Faluya, ¿cómo logra el EI apoderarse de grandes poblaciones como Faluya y Mosul?

Fui la última extranjera en estar en Faluya. Me entrevisté con el jefe de los indignados allá. Ellos pensaron que al utilizar la misma forma que en España o de la Primavera Árabe, el mundo los iba a escuchar. Tenían tres demandas muy claves: el fin de Nur al Maliki y su sectarismo; el fin del federalismo, querían un Iraq unido, y querían inclusión. Nadie los escuchó. Durante muchos meses hubo protestas, y en ese tiempo se presentó una gran represión.

Y qué hizo la ONU ante eso: Nada. Calló. Escogieron el lado de Al Maliki. Qué hizo la embajada estadounidense, lo mismo. Yo estaba trabajando para la Universidad de la Paz de la ONU y les llamé la atención y no hicieron nada. Lo que pasa después es que la población de Faluya se junta y en marzo le dan la bienvenida al EI y se declara la capital del califato. Todo esto hubiera podido ser prevenido, pero nadie quiso hacer nada porque decidieron que Maliki era el aliado. (Nota de la Bitácora: calló la ONU, calló la embajada yankie … ¿más claro?…échale agua!).

¿Y la salida de Maliki no alivia el problema?

No. El nuevo Gobierno todavía bombardea a Faluya diciendo que están bombardeando a terroristas, pero es mentira. Es una hipocresía decir que el mundo civilizado enfrenta al EI porque si se quiere enfrentar realmente se tiene que trabajar para que las poblaciones sunitas no los apoyen. Derrotar al EI no se puede hacer con bombardeos.El primer ministro va por el mismo camino no ha habido inclusión no ha cambiado nada.

¿Qué papel juegan los kurdos? Ellos son quienes les están haciendo frente al EI.

Ellos quieren su independencia y fueron facilitadores de la venida del EI porque estaban contra el Gobierno de Maliki. Lo que pasó en agosto cuando EI llegó a la represa de Mosul. Los kurdos sacrificaron a los yazidis —una tribu— para que la comunidad internacional los apoyara y les dieran armas. Y van a tener su independencia con estas armas. Iraq se va a desunir más. El sistema internacional es una hipocresía total.

¿Ve una salida para Oriente Medio?

Para mí lo que pasó con mi amigo David fue un deyabú de las decapitaciones del 2005. Nunca hubiera pensado que Iraq cayera más y eso está pasando. No veo ninguna salida por la influencia de Irán, Estados Unidos e Israel, que son el cáncer de la región.(sic)(Nota de la Bitácora: ¿mete dentro de la misma bolsa a los aliados de la región junto al Irán, el único régimen que se contrapone abiertamente a las políticas imperiales y expansionistas del lobby judeo-yankie?). Todo el mundo tiene intereses en estos países más débiles, como Iraq, Líbano, Siria. Y todos estos poderes que están quebrando estos países, con un impacto sobre la población civil terrible.

Ha habido muchas críticas de inoperancia a la ONU, especialmente del Consejo de Seguridad…

La ONU solo sirve para el poder, no trabaja para la gente, sino que es un brazo de los estados poderosos. La gente aquí debe entender que todas estas agencias internacionales que vienen a construir la paz en Colombia no están trabajando para los colombianos, sino el poder internacional.

Hablando de ese punto, ¿cómo ve el proceso de paz en Colombia?

Es importante que se esté abriendo una puerta, esta negociación abre un campo, pero es la gente corriente, la comunidad, la que tiene que construir su paz, no es el Estado.

Al compararlo con otros conflictos que ha estudiado, como Irlanda, Líbano y Suráfrica, ¿qué enseñanzas cree que tenemos que aprender?

En África del Sur fueron importantes los comités de Verdad y Reconciliación.

Ellos tuvieron perdón y olvido, acá hay una polémica frente a si los jefes de las Farc van a la cárcel o a la política.

Para mí lo más importante es que no se fuerce a la población a aceptar algunas cosas. No podemos hablar de perdón con impunidad. Estos temas se deben manejar más a un nivel social, más que a uno político. Los políticos solo quieren llenarse los bolsillos de dinero y nada más. Y las organizaciones internacionales son un negocio, están aquí para pagar salarios a sí mismos, comprar 4×4, hacer proyectos que no les importa que generen un cambio en las comunidades.

En la maestría hicimos un estudio de la construcción de paz desde abajo y vimos como en Ipiales, en la frontera con Ecuador, están construyendo su paz sin el Estado, sin la comunidad internacional. Y lo están haciendo con trabajo, cultura, deporte, baile, comida. Los procesos deben venir de la gente.

Por Ana María Saavedra
Con información de El País

©2014-paginasarabes®

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *