Debemos romper el bloqueo criminal e ilegal que sufre Gaza

El activista Manu Pineda, de la organización Unadikum, posa con un niño en Gaza
El activista Manu Pineda, de la organización Unadikum, posa con un niño en Gaza

A los “más de dos mil asesinados” de ahora les seguirán “decenas de miles de muertos más” durante las próximas semanas, meses y años. “Lo peor” en Gaza está por llegar. Vendrá, avisaron ayer el activista malagueño José Manuel Pineda y la también diputada en el Parlamento de Cataluña Sara Mercé Vilà (ICV), que durante las últimas semanas han permanecido como brigadistas voluntarios de la asociación Unadikum ejerciendo como escudos humanos, cuando cese el bombardeo y el mundo mire hacia otro lado, hacia Siria, hacia Ucrania, hacia el próximo gran drama humano. Para evitarlo, alertaron, sólo cabe una movilización ciudadana lo bastante grande como para cambiar los términos en los que el mundo se mueve con Israel, lo bastante potente como para hacerle renunciar al “criminal” bloqueo que mantiene desde 2006.

Pineda y Vilà, que por la tarde ofrecieron una conferencia invitados por el primer grupo en la Asamblea, la coalición Caballas, pidieron a mediodía en la Sala de Prensa del Palacio autonómico junto a Mohamed Ali y Mohamed Faitah un grito social lo suficientemente intenso como para que España y el resto de países occidentales “que con sus relaciones comerciales, académicas o militares con Israel tienen las manos llegas de sangre” exijan “romper el bloqueo criminal e ilegal que sufre Gaza desde 2006”.

“En los hospitales de Gaza no hay medicinas ni material sanitario y cualquiera puede morir por falta de antibióticos o de material de sutura para cerrar una herida porque se están haciendo operaciones alumbrando con linternas de teléfonos móviles”, ejemplificó Pineda, que ha avanzado que “si hasta ahora Israel ha causado 2.071 asesinatos durante los próximos meses habrá decenas de miles de muertos más en silencio por falta de alimentos, medicamentos, combustible y material para reconstruir la alfombra de escombros en la que se ha convertido esa tierra”.

El activista dejó claro que en Gaza “lo de menos es si el pueblo ocupante es judío o cristiano y si el ocupado es mayoritariamente árabe o musulmán”. “Eso forma parte del discurso sionista que se cree el pueblo elegido por Dios y que alardea de haber hecho desaparecer ciudades enteras bombardeando hospitales, colegios de la ONU y ambulancias”, denunció Pineda, que ha reprochado al Estado de Israel haber llegado con la operación ‘Muro Protector’ más allá “de todas las líneas rojas que nadie había traspasado hasta ahora”.

“Régimen criminal”

“Estamos obligados”, argumentaron, “a romper la alianza internacional con ese régimen criminal y terrorista que ha obligado a 6 millones de palestinos a irse de su tierra y que, mientras aquí señalamos a Siria, Rusia o Venezuela, revienta las cabezas de los niños con las bombas que nosotros le facilitamos”. “Yo con estas manos”, subrayó emocionado Pineda, “he sacado a decenas de esos que ellos llaman ‘terroristas’ con meses de edad de entre los escombros”.

El activista también censuró el “lamentable papel” que a su juicio está jugando Cruz Roja en Gaza, donde según ha asegurado la organización humanitaria “se niega a movilizar sus medios humanos y materiales porque asegura que es peligroso”. “Se le ha pedido ayuda para instar a Israel a permitir la evacuación de 17 heridos, 16 en coma, antes de un bombardeo y se ha lavado las manos, como en otras ocasiones, por lo que se ha convertido en una entidad quintacolumnista israelí”, reprochó. Vilà recordó que Unadikum trabaja en Gaza desde hace tres años con “brigadistas internacionales voluntarios” que “protegemos con nuestros cuerpos a los campesinos y pescadores palestinos de las agresiones del Ejército israelí, al que disuade nuestra presencia para no causar más escándalo con muerte de occidentales”.

La diputada detalló que la organización no gubernamental está gestionando ante Administraciones Públicas como la Junta de Andalucía y la Generalitat catalana la llegada a territorio español de niños enfermos para que puedan ser operados en clínicas nacionales. “No se trata de una medida con la que queramos facilitar que se laven conciencias pero sí ayudar a aquellos que puedan ser trasladados para recibir atención médica”, amplió la política, que se alineó con el movimiento que reclama “el boicot, la desinversión y las sanciones (DBS) sobre Israel por su comportamiento”.

Con información de El Faro

©2014-paginasarabes®

Ali Khattab,un autodidacta del flamenco

El cantante egipcio afincado en Almuñécar presenta su segundo disco 'Sin país' Aterrizó en el Sur de España para descubrir el arte y el ambiente gitano.©granadahoy
El cantante egipcio afincado en Almuñécar presenta su segundo disco ‘Sin país’ Aterrizó en el Sur de España para descubrir el arte y el ambiente gitano.©granadahoy

Acentos del mundo sin fronteras, acordes mágicos que buscan un hueco en el arte jondo y un aprendizaje mimético y autodidacta del flamenco. Así, Ali Khattab, guitarrista nacido en El Cairo y afincado en Almuñécar, se presenta y anuncia su segundo disco Sin País, tras el gran éxito de su primer álbum Al Zarqa (Morena de ojos azules).

-¿Cómo descubrió el mundo del flamenco?

-Desde los 10 años empecé a tocar la guitarra y géneros muy variados: desde la música de mi país hasta el rock. Conocía la guitarra española de las películas, pero la flamenca nunca antes la había escuchado. Cuando tuve 13 años oí un casete de Paco de Lucía en una colección de flamencos que encontré en mi casa y, a partir de ahí, quise saber más. Me compré más música de Paco de Lucía, de Camarón y poco a poco me enganché.

-¿Aprendió el flamenco en Egipto o cuando aterrizó en Andalucía?

-Soy autodidacta. Probando e imitando vídeos de guitarristas inicié mi andadura en este mundo. Poco a poco fui aprendiendo cómo debía ser la técnica. No obstante, hasta que llegué a Jerez en el 98 y empecé a ver a los guitarristas en sus peñas flamencas en frente de mí, me di cuenta de que no sabía nada.

-¿El Sur de España es imprescindible para asimilar este arte?

-En los 90 sí, porque en Egipto no había nada. De casualidad me fui a Jerez, ya que me contaban que en Andalucía se escuchaba más flamenco y estaban allí todos los maestros de la guitarra. Solo decirte que al principio pensaba que el flamenco era únicamente la guitarra, pero fui descubriendo que había mucho más. Y ahora lo que más me apasiona es el cante.

– Y no sabía nada de castellano cuando llegó a Jerez…

-Nada. Fue toda una aventura. Yo no vine para quedarme. Tenía pensado estar solamente un mes, pero se ha alargado a 16 años.

-¿Cambia mucho la música egipcia respecto de la andaluza?

-Se parecen mucho estos dos ritmos. En lo que concierne al flamenco, a los egipcios, en general, les gusta mucho porque es un arte muy cercano a nuestra cultura, a nuestro modo de vivir y a la propia esencia del flamenco. Ahora es una música más fácil y más suave.

-¿Cómo es su segundo disco ‘Sin País’?

-Yo no he querido hacer un disco flamenco como me definen. Mi intención era contar mi historia. Cada músico tiene su propio estilo e influencias. En este disco se puede escuchar mis influencias egipcias, árabes y africanas; además, habrá canciones con ritmos flamencos y de todo el mundo.

-Entonces, Ali Khattab no es flamenco…

-No, nunca lo he sido. No he tenido las mismas circunstancias que han tenido los otros guitarristas que han nacido aquí en España. Esa gente ha tenido esta disciplina en su casa. Esa manera que tienen de tocar es la verdadera. Quería llevar mis influencias al mundo flamenco y ahora es cuando realmente lo he entendido, pero nunca va a ser lo mismo. Cada pueblo tiene su propio arte y eso es lo que me encanta ahora del flamenco.

-Por lo que dice, ¿se tiene que nacer flamenco?

– Sí, se tiene que nacer flamenco para ser uno realmente verdadero. No es un arte de conservatorio, pero sí es un arte de la calle, de la feria… Es un estilo de vida.

-¿Y por lo tanto, qué aporta usted?

-Eso es lo que yo me preguntaba constantemente: ¿Qué hago yo entre todos estos? Tenía que llevar algo diferente, no quería ser una lapa que estaba ahí para copiar y hacer algo mediocre. Busco, poco a poco, el encuentro entre estas dos culturas. Hay una puerta abierta que me da la oportunidad de tener los dos mundos en mi mano. Más o menos es lo que yo concibo en este nuevo disco, además de disfrutar y no tratar de ser un Paco de Lucía.

-Su primer disco llevaba de título a una morena de ojos azules y, ahora, a alguien sin país. ¿Por qué este cambio?

-Así formulado parece muy negativo y, de hecho, no me gusta la palabra “país”; pero, para ver Sin País, tienes dos maneras: o alguien que está perdido y está buscando su hogar o el que yo pretendo mostrar que es estar sin mapas, sin pasaportes y que no haya colores. Gracias a eso podemos tener la tierra más grande de todas, respetando los orígenes. Yo creo en las raíces, porque sin ellas estamos perdidos.

-¿Por qué decidió afincarse en Almuñécar?

-Me encanta el mar y cuando vivía en Jerez me faltaba. Viajaba de pueblo en pueblo buscando y al final, en Almuñécar encontré algo entre la cultura mediterránea y andaluza. Aquí se vive bien y la calidad de vida es muy alta. Yo creo que sí voy a quedarme aquí por mucho tiempo, aunque nunca se sabe.

Ali Khattab Grupo
Live concert 15 November – Al Azhar – Cairo 
Ali Khattab – Guitar
Hisham Essam – Oud
Josemi Garzon – Bass
Mohamed Sami – Violin
Laith Faisal – Nay
Jesus Mañero – Percussion
Nesmamusic 
Al Azhar park

Por Isaac J. Martín Granada
Con información de Granada Hoy

©2014-paginasarabes®