Relato de una operación de solidaridad con Palestina

en_defensa_de_palestina
Relato de una operación de solidaridad con Palestina

Les cuento cómo se gestó y tomó vida el manifiesto En Defensa de Palestina publicado en este diario el 5 de agosto.

El 30 de julio, el presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció que su gobierno declaraba a Israel Estado terrorista como condena al ataque a Gaza, que calificó de “genocidio”. Bolivia también rompió el acuerdo tomado por las dictaduras militares de conceder ingreso sin visa a los ciudadanos de Israel.

Cabe recordar que en enero de 2009 Bolivia y Venezuela rompieron relaciones diplomáticas con Israel ante el feroz ataque por aire, mar y tierra lanzado por éste contra Gaza en diciembre de 2008. Cuba, cuya norma es no romper relaciones diplomáticas con otros países, lo había hecho en 1973, en un acto excepcional, expresión de su total solidaridad con Palestina.

La decisión de Evo Morales tuvo una cálida acogida no sólo en medios antimperialistas y progresistas, sino en la opinión pública latino-caribeña e internacional como se pudo constatar en las redes sociales. Coincidió con un punto en que la solidaridad con Palestina crecía como bola de nieve. El periodista británico Robert Fisk destacó que a los medios de prensa corporativos se les hace cada vez más difícil continuar engañando a sus audiencias, que les exigen un mínimo de apego a la verdad.

A la par de la determinación boliviana se desarrollaba ya un intenso debate en Internet sobre la cuestión palestina. Las imágenes televisivas de niños, mujeres, ancianos y, civiles en general, destrozados por la indiscriminada metralla israelí y miles de casas y manzanas reducidas a escombros evidenciaban un propósito deliberado de exterminar a los gazatíes. En un grupo de debate en la web donde habitualmente discutimos asuntos de Bolivia y América Latina, Simona Yagenova lanzó desde Guatemala la idea de realizar una fuerte declaración de condena a Israel y de solidaridad con Palestina.

A partir de allí la idea tomó cuerpo rápidamente. Omar González, coordinador del capítulo cubano de la Red en Defensa de la Humanidad (REDH) y este cronista planteamos que el manifiesto debía salir de Bolivia, lo que fue recibido con aprobación unánime por los internautas que se iban sumando a la discusión. Las razones: además de la declaratoria de Israel como terrorista, Evo es fundador de la REDH, ha acudido a sus reuniones principales y es presidente este año del G77 más China, el grupo más representativo de los países del sur.

Otro argumento a favor era que ya para este momento se había integrado muy activamente a la discusión Katu Arkonada, un vasco/boliviano que ha dedicado los últimos años a defender la Revolución Democrática y Cultural de Bolivia. A Katu le preguntamos si él y el periodista boliviano Hugo Moldiz podían redactar un borrador de documento y recabar apoyos en Bolivia. No sólo aceptaron sino que a las 48 horas ya habían conseguido la anuencia de Evo para que el manifiesto saliera de Bolivia con él como primer firmante.

Paralelamente, le informé los acuerdos a que habíamos llegado a Pablo González Casanova, fundador también de la REDH y promotor siempre de iniciativas solidarias. Pablo me dio su apoyo y me sugirió que el manifiesto subrayara la gravedad de que Washington y su aliado especial Israel violen reiterada e impunemente todas las normas del derecho internacional, incluyendo las resoluciones de la ONU sobre Palestina. También informamos a Carmen Lira, directora de La Jornada y a cuantos medios sabíamos que divulgarían el manifiesto.

Katu, Hugo y yo redactamos un borrador que enviamos a Omar, a Carmen Bohórquez, coordinadora del capítulo venezolano de la Red y a Atilio Borón, que hizo buenas sugerencias. Al amanecer ya teníamos la versión final, en la madrugada siguiente Evo le dio el visto bueno y entre la medianoche del viernes 1º y la mañana del lunes 4, con la cooperación indispensable de Ana Esther Ceceña y de la dinámica e insomne Ariadna, del capítulo cubano, ya habíamos recibido más de 500 firmas. Galeano, Pérez Esquivel, Retamar, Alice Walker, los obispos Raúl Vera, Pedro Casaldáliga, Silvio Rodríguez y Joao Pedro Stedile entre muchos otros. El 6 teníamos más de mil apoyos y siguen llegando. Ahora lo principal es conseguir el de las organizaciones populares y se está diseñando con urgencia un blog para publicar poesías, canciones, fotos, dibujos, opiniones, inspirados en la indoblegable resistencia palestina y en sus niños. No hay mejores armas para derrotar al nuevo fascismo que el arte y el pensamiento crítico.

Por Ángel Guerra Cabrera
Con información de : La Jornada

©2014-paginasarabes®

La Calera:herencia palestina en la voz de sus descendientes

Roberto Chahuán,(ex alcalde de La Calera),y su esposa ©Sylvio García
Roberto Chahuán,(ex alcalde de La Calera),y su esposa ©Sylvio García

“Las calles de La Calera son muy parecidas a las de Beit Jala”, asegura Roberto Chahuán, en referencia al parecido que le evoca su comuna, en la quinta región, con la ciudad cisjordana de donde proviene la mayoría de sus antepasados.

Él fue alcalde de La Calera durante 12 años (1996-2008) y ahora es consejero regional (RN) de una de las ciudades que -proporcionalmente- tiene el mayor número de personas de origen palestino en Chile.

De hecho, nuestro país registra la comunidad de dicho origen más grande fuera del mundo árabe, superando los 300 mil individuos, según fuentes locales de esta comunidad.

“Tanto por mi abuelo paterno como materno, mis antepasados llegaron entre los años 1904 y 1910 a Chile”, relata el ex edil, quien nos atiende en su casa, en un salón dedicado a su herencia. Antiguas fotografías y una ornamentación árabe dan cuenta de su legado.

Pero en aquellos tiempos llegar a Chile desde Oriente Medio no era nada fácil. “La travesía duraba cerca de 90 días en barco desde Tel Aviv hacia Buenos Aires o Valparaíso…”, pormenoriza Chahuán, rememorando cómo sus ancestros se dedicaron al comercio de telas tras arribar.

Hoy “en La Calera somos sobre 1500 descendientes de palestinos”, añade el consejero regional, en días que no han sido fáciles para su comunidad, dado el mortífero conflicto entre Israel y Hamás en Gaza.

“Este conflicto lo vemos de forma espantosa… En nombre de la comunidad y como chileno hago un llamado a la paz, no puede ser que sigan muriendo niños y ancianos”, sostiene aquejado.

En tanto, Érica Cerna (su esposa), destaca el aporte de los palestinos al desarrollo del país: “ellos han traído la cultura, el comercio, las raíces de las familias que son tan unidas y las siguen trasmitiendo a sus hijos, a nuestros hijos”.

Tiendas y legado

A minutos de la residencia del ex alcalde está el centro de La Calera, donde muchas tiendas recuerdan que hace décadas se establecieron allí palestinos en busca de una mejor vida, lejos de las guerras.

“Mis abuelos llegaron en 1925 a la ciudad y antes había llegado un familiar que les recomendó que se vinieran, porque aquí era muy parecido a donde ellos vivían”, comenta Yascin Chahuán, comerciante de telas en la comuna.

Y es que allí todos los descendientes palestinos se conocen o son familiares en algún grado. Los Chahuán son un ejemplo de ello. Sin ir más lejos, el fiscal nacional (Sabas Chahuán) es pariente de esta gente. Personas con un pasado y herencia común, que desde las calles de La Calera esperan la paz para su ancestral pueblo, una paz duradera.

Por Felipe Guerrero
Con información de Publimetro

©2014-paginasarabes®