La subsistencia del hombre piadoso-Cuento Sufí

muecin_937364_a

Un hombre piadoso había oído a alguien referir estas palabras del profeta:

“La subsistencia del alma viene a vosotros de parte de Dios. Lo queráis o no, acaba por encontraros, pues está enamorada de vosotros.”

Decidido a experimentar la cosa, nuestro hombre trepó a las montañas y, allí, se dijo:

“Veamos si mi subsistencia viene a buscarme aquí, a este lugar aislado.”

Y, con esto, se durmió. Pues bien, una caravana que se había extraviado, vino a pasar por aquel lugar. Al ver a un hombre dormido así en pleno desierto, los viajeros se dijeron:

“¿Qué hace este hombre en plena montaña, lejos de la ciudad y fuera de cualquier camino? ¿Está muerto o vivo? ¿No tiene nada que temer de los animales salvajes?”

Se pusieron a sacudirlo, pero él, deseoso de llevar la experiencia hasta su término, nada decía. Permanecía como inerte, con los ojos cerrados. Los viajeros se dijeron:

“¡Pobre hombre! ¡Está casi muerto de hambre!”

Y trajeron pan y alimento. Preocupado por su experiencia, el hombre se mantuvo quieto y no separó los dientes. La gente, entonces, redobló su piedad por él:

“¡Dios mío! ¡Va a morir, eso es seguro! Vamos a buscar un cuchillo.”

Le introdujeron un cuchillo entre los dientes y consiguieron así separar sus mandíbulas. Le hicieron tragar de este modo un tazón de sopa y unos trozos de pan.
El hombre se dijo entonces:

“¡Ya está! ¡Has comprendido el secreto!”

Y su corazón se decía:

“Es Dios quien procura la subsistencia del cuerpo y del alma. Que esto te sirva de prueba. Esta subsistencia viene al encuentro de los que pacientemente la esperan.”

Por Yalal Al-Din Rumi

©2014-paginasarabes®