Calamares de Vigilia rellenos

pescados

(…)¿Qué harás, pescador de oro, allá en los valles salados del mar? ¿Hallaste el tesoro secreto de los pescados?

¡Deja, niño, el satinar del fondo, y súbeme el cielo de los peces, y, en tu anzuelo, mi hortelanita del mar!…”

Rafael Alberti de “Elegía del niño marinero. ”

Saben a sal y a espuma de los mares y aunque aquí no hay mar, tampoco está muy lejos. Traído antaño por arrieros maragatos en su paso hacia la Corte, pocas veces se podía degustar en toda su frescura, las más de las veces en salazón o ahumado, hoy nos llega cada día a bordo de grandes camiones frigoríficos, para que su sabor nos deleite cada día, bueno los lunes no, pero como en Cuaresma los días de abstinencia son los viernes, sabemos de antemano que tendremos buen género en el mercado para hacer  las recetas.

Por su alto valor nutritivo, su poca grasa y su gran valor gastronómico, los lenguados, la merluza, las truchas, los cefalópodos y los mariscos van a hacer las delicias de todos durante estos días tan propicios para su consumo.

 Calamares de Vigilia rellenos

INGREDIENTES:

 

1 Kilo de calamares.
2 Huevos.
Cebolla.
100 Gramos de piñones. Salsa de tomate.
Tinta de calamar. Pimienta.
Harina.
Aceite.
Agua.
Sal

Los calamares han de ser pequeñitos y pueden servirse con arroz cocido.

ELABORACIÓN:

Se limpian muy bien los calamares y, si tienen tinta se quita y se reserva, a continuación se rellenan con un picadillo compuesto de las patas, huevo cocido y picado, perejil, piñones, sal y pimienta.

Se envuelven los calamares en harina y se fríen en aceite abundante. En la misma grasa se rehoga la cebolla y, cuando empieza a tomar color, se agregan tres cucharadas de salsa de tomate y la tinta desleída con dos cacillos de agua, después se deja cocer a fuego lento hasta que estén listos.

 Por M. Rodríguez San León

©2014-paginasarabes®

Licencia Creative Commons
Calamares de Vigilia rellenos por M. Rodríguez San León se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en http://paginasarabes.com/2014/04/16/calamares-de-vigilia-rellenos.

La miel del vino – Cuento Sufí

copa_2354

Alguien acusaba a un sheij diciendo:

“No es más que un hipócrita. Bebe vino a escondidas. ¿Cómo creer que un hombre semejante pueda ayudar a sus discípulos?”

Un fiel le dijo:

“Ten cuidado con tus palabras. Dios no permite tener tales pensamientos sobre hombres santos. Aunque lo que dices fuera verdad, ese sheij no es un estanque tan pequeño que pueda enturbiarlo un poco de barro. Es más bien un océano.

-Sí, replicó el otro, pero yo lo he visto en un estado poco conveniente. No reza y tiene un comportamiento indigno de un sheij. ¡Si no me crees, ven conmigo esta noche y verás! ¡Su ocupación es ser hipócrita de día y pecar de noche!”

Llegada la noche, se encontraron bajo la ventana del sheij y lo vieron, con una botella en la mano.

El hombre gritó entonces:

“¡Oh, sheij, la verdad sale a luz! ¡Y tú nos decías que el diablo metía sus pezuñas en la copa de vino!”

El sheij respondió:

“Mi copa está tan llena que nada puede penetrar en ella.”

El hombre comprobó entonces que la botella estaba llena de miel y quedó avergonzado. El sheij le dijo:

“Antes de apesadumbrarte, ve a buscar vino. Estoy enfermo y lo necesito. En un caso semejante, las cosas normalmente prohibidas se hacen lícitas.”

El hombre fue a la taberna pero, en cada tonel, no encontró sino miel. Ni rastro de vino. Preguntó al tabernero dónde estaba el vino.

Cuando hubieron comprobado esta extraña metamorfosis, todos los bebedores de la taberna se pusieron a llorar y vinieron ante el sheij.

“¡Oh, maestro! ¡Sólo has venido una vez a nuestra taberna y todo nuestro vino se ha transformado en miel!”

Este mundo está lleno de alimento ilícito, pero el fiel no debe tocarlo.

Por Yalal Al-Din Rumi

©2014-paginasarabes®