Anwar Yassine,sobreviviente del terror sionista

anwar_yassine_a

Quizá a Anwar Mohamad Yassine le gustaría olvidar 17 años de su vida. Sin embargo, de lo que no se desprende, y seguramente fue un pilar durante ese período de torturas y vejaciones en cárceles de Israel, es de las razones que lo llevaron a la lucha. Su resistencia lo convirtió en símbolo. No dijo nada a los torturadores.

A Yassine los sionistas no le permitieron, durante los largos años de encierro, ver a su familia. Lo sacaron del territorio libanés donde lo capturaron y lo llevaron hasta cárceles israelíes, sin importar las violaciones que ello implica a más de un tratado internacional; a pesar de todo se mantuvo firme. Cuando consiguió la libertad en 2004, entre las primeras cosas que hizo fue sumarse a la lucha por la liberación de Gerardo, Antonio, Fernando, Ramón y René. Nadie como él para entender a los anti-terroristas cubanos.

Su gesto de solidaridad y el activismo por la causa de los nuestros desde el comité de solidaridad con los Cinco en Líbano, descubren a un ser humano luchador bajo cualquier circunstancia y siempre del lado de los que se oponen al imperialismo. Más que por las conexiones obvias entre su historia y la de los Cinco, su posición es de principios. Por ello participa en cada una de las actividades que se organizan para aumentar la presión sobre el Gobierno estadounidense para que haga lo que debe hacer.

El diálogo con este hombre que ya peina canas y es miembro del Comité Central del Partido Comunista de Líbano, quien fue apresado con solo 18 años, fue posible gracias a muchos azares y, porque Cuba para él es prioridad.

Formó parte de la delegación libanesa que participó en el Coloquio Internacional por la liberación de los Cinco que anualmente se realiza en Holguín. Poco tiempo antes de partir, nos dedicó unas horas.

Cuando en 1982 Israel invadió el Líbano, Mohamad Yassine tenía 14 años. Para luchar contra la ocupación israelí, el Partido Comunista de Líbano y otras organizaciones políticas fundaron la Resistencia Nacional Libanesa contra la ocupación.

“Como mis hermanos pertenecían al Partido Comunista y a la Resistencia, yo también adopté esa ideología. Me inscribí oficialmente en 1985”, dice.

Según comenta Yassine, no podía imaginar que dos años después su vida cambiaría para siempre. Desde el principio las acciones de las organizaciones estaban encaminadas a obligar a Israel a retirarse de los territorios ocupados en Líbano. Los desmanes de los sionistas hicieron que la juventud libanesa se incorporara a la resistencia para luchar contra el enemigo. Él estaba allí, formaba parte de esa masa de jóvenes que les plantó cara.

El 16 de septiembre de 1987, cuando conmemoraban un aniversario de la fundación de la Resistencia y para destacar la fecha, jóvenes libaneses emprendieron una acción militar contra Israel en los territorios ocupados en el sur de Líbano.

Me encargaron atacar una base militar“. Y Yassine, quien no deja de apretarse las manos, se adentra en los recuerdos del dolor.

Hicimos la preparación necesaria y partimos. Antes de llegar al punto donde íbamos a hacer la operación, el más estratégico, el enemigo nos sorprende, porque estaba listo para enfrentar cualquier acción“.

Un combate desigual

Regresa a ese día, a los disparos, a la confusión. Ellos solo eran un grupito de jóvenes.

Una fuerza de comando de helicóptero aterrizó inmediatamente para dominar el lugar. Bajaron muchos soldados…“, explica.

A pesar de la superioridad numérica del enemigo, resistieron. Siete horas y media duró el combate, cuenta Yassine. Israel sufrió cuatro bajas y cinco heridos. Su grupo se retiró, pero él resultó herido. Solo por eso los israelíes lo capturaron 13 horas después, cuando había perdido mucha sangre. Su estado era crítico, pero no por eso fue tratado con respeto, como prisionero de guerra, como ser humano.

Ciertamente ha contado su historia muchas veces, pero su recogimiento devela el esfuerzo que hace para continuar el relato.

Lo primero fue media hora de tortura ininterrumpida. Se turnaban para torturarme. Después me llevaron a una base para un interrogatorio. Duró tres días y en ese tiempo no me atendieron las heridas. De hecho, las usaban como parte del juego para causarme más dolor“, comenta.

A punto de morir y no por compasión, sino porque querían seguir su trabajo, se vieron obligados a llevarlo a un hospital. La infección lo devoraba. Le cosieron brutalmente las heridas de la cabeza, el hombro y la pierna. Después lo trasladaron a otra base para continuar el interrogatorio. Querían saber de las acciones de la Resistencia y toda la información posible para desmontarla de una vez, porque “los muchachitos” estaban causando estragos.

En aquel lugar comenzó el interrogatorio más difícil que yo haya visto. Era una tortura integral: física, moral y psicológica. No les importaba nada, solo obtener información valiosa sobre la Resistencia“, y recuerda con una mueca cómo le llevaban fotos de su familia y lo amenazaban con matarlos a todos y destruir su hogar. No dijo nada.

Después de un tiempo, según Yassine, se monta una campaña internacional en apoyo a los prisioneros. Un grupo de abogados franceses tomó el caso y denunciaron las torturas dentro de las cárceles de Israel. Asimismo, fueron ellos quienes sacaron a la luz el hecho de que Israel había sacado a Yassine de su país, a pesar de que lo habían capturado luchando en territorio libanés. Hubo un juicio y fue condenado a 30 años de prisión.

El juicio no fue legal“, aclara y con cada palabra del ex prisionero es imposible evitar el recuerdo de Gerardo, Antonio, Fernando, René y Ramón.

Israel no reconoce las leyes internacionales. Con apoyo de diferentes presidentes de Estados Unidos ha cubierto sus acciones terroristas e inhumanas. La campaña de los abogados franceses no rindió frutos para la causa del pueblo libanés, pero sí fue bueno para mí y mi familia“, continúa.

Durante los 17 años que pasé en las cárceles de Israel, me recompensaba que los familiares de los presos palestinos se preocupaban por mí. A través de ellos contactaba con mi familia, y aunque era muy difícil, también sabía de las campañas de solidaridad a nivel nacional o internacional. Eso me dio fuerzas“, confiesa.

Sin embargo, Yassine tampoco confiaba en la justicia sionista. Sus sueños de libertad estaban relacionados con las acciones de la resistencia libanesa. Él esperaba que sus compañeros lograran una operación militar exitosa y que capturaran algunos soldados para intentar un canje.

En 2000 los hombres de la Resistencia lograron capturar a tres soldados de Israel en territorio de Líbano ocupado, y a un oficial de la reserva“, apunta. Entonces comenzaron cuatro años de negociaciones con el Ejército israelí, con Alemania como mediadora.

Fui liberado junto con otros 23 compañeros, alrededor de diez luchadores árabes y 400 palestinos, el 29 de enero de 2004“, y se le ilumina el rostro.

Como si hubiera nacido

Esa fecha fue como una fiesta nacional libanesa y para mí, como si hubiera nacido de nuevo“, explica, y los recuerdos se transforman drásticamente y es más fácil volver a ellos.

En esta suerte de exorcismo él necesita volver a la génesis, a los principios que lo guiaron y lo mantuvieron con vida.

A través del renacimiento de la libertad decidimos seguir el camino de la lucha, preservar y comprometernos con la sangre de los mártires que han caído luchando contra el Ejército israelí, y abrazar las causas de los prisioneros en las cárceles de Israel o en cualquier otra del imperio. Y la causa de los Cinco héroes cubanos es como si fuera nuestra“, dice muy serio.

Recuerda luego cómo se incorporó al fuerte movimiento de solidaridad libanés.

Supo a través de Wafica Mehdi Ibrahim, coordinadora del Comité libanés de solidaridad con los Cinco, y de otros compañeros, de la injusticia contra Gerardo Hernández, René González, Antonio Guerrero, Fernando González y Ramón Labañino. “Después de una serie de actividades decidimos fundar un Comité de solidaridad y hemos realizado diferentes actividades para contar la verdadera historia de los cubanos a nivel nacional y mediático“.

Yassine expresa su admiración por todo el pueblo cubano y su Gobierno por haber adoptado la causa de los Cinco como prioridad. “Ellos no han sido abandonados, mientras que con otros presos en el mundo no ocurre lo mismo, y en sus países esta lucha no tiene tal magnitud”.

Es verdad que pasé muchos años en la cárcel, pero siento que es una parte del combate. Sé que ellos no pueden retroceder en los principios que los llevaron a enfrentar el terrorismo internacional aplicado por EE.UU. y sus aliados. Ellos nos enseñan más de lo que nosotros les podemos enseñar en el ámbito de la resistencia. Saben muy bien que si el prisionero pierde la esperanza, entonces ya puede morirse. No se puede perder la esperanza. El sol de la libertad tiene que salir y nosotros vamos a seguir la lucha“, concluye.

La vida de Anwar Mohamad Yassine tiene un sentido. No se pueden borrar 17 años de prisión, ni 13, ni un minuto cuando se habla de injusticia. No se trata de olvidar, de suprimir de un plumazo los horrores vividos. Por la causa del pueblo libanés y el derecho de los cubanos a defender a los suyos, todo tiene sentido.

Por Nyliam Vázquez García
Con información de Comité libanés de solidaridad por la liberación de los Cinco Héroes Cubanos

©2014-paginasarabes®

Prostitución e hipocresía – Egipto y los millonarios del Golfo

prost_inf_egipto
Adolescente egipcia sostiene una bandera nacional durante una protesta en la Plaza Tahrir ©Reuters

Mariam nunca imaginó que el día de su boda terminaría convirtiéndose en una víctima del turismo sexual, que su familia la vendería a un hombre de 60 años a cambio de un puñado de billetes. Su padre, un jornalero analfabeto oriundo de un pueblo al sur de Cairo, apenas ganaba lo suficiente para afrontar la manutención de su prole y ni ella, de 14 años, ni sus cinco hermanos acudían con frecuencia a la escuela.

Comenzaba el verano cuando la madre de Mariam recibió la visita de una vecina, quien le comentó que un hombre de Arabia Saudí buscaba una niña virgen para casarse. A cambio, la familia recibiría 5.000 libras egipcias (535 euros) y la intermediaria, 1.500 (150 euros). A los pocos días, el supuesto pretendiente, un adinerado doctor saudí de 60 años, se presentó en su casa. El encuentro concluyó con la firma del contrato matrimonial. Los padres, analfabetos, no pudieron comprender los detalles del acuerdo y sellaron el trato con sus huellas dactilares.

Una vez casados, Mariam y su nuevo marido se mudaron a un lujoso apartamento en un barrio de la capital. Pero, cuando terminó el verano, el saudí devolvió a la menor a casa de sus padres; les aseguró que la seguiría visitando, pero que sólo podría hacerlo durante los meses de vacaciones. Era mentira. El siguiente verano Mariam volvió a su casa con los papeles del divorcio. Nunca más volvieron a ver a aquel hombre rico de Arabia Saudí.

Matrimonios de verano

Este fenómeno parece haberse extendido en las zonas rurales de Egipto, como Hawamdeya, Fayum, Badrashein o Abu Al Nomros. Las familias pobres pactan bodas temporales para casar a sus jóvenes hijas, normalmente de entre 13 a 18 años, con hombres pudientes de países del Golfo. La mayoría de ellos proviene de Arabia Saudí, aunque también hay turistas de Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Jordania, Kuwait, Libia y Yemen.

Los precios varían entre 3.000 libras egipcias (320 euros) y 60.000 (6.500 euros). Como cuenta Hasna, una mujer que vendió a su hija de 14 años, la cantidad depende de lo joven, blanca, virgen e inocente que es la niña.

El agente intermediario juega el rol principal. Taxistas o abogados del pueblo, generalmente acompañados por una mujer, son quienes convencen a las familias con hijas en edades tempranas”, explica Lamia Loftey, quien realizó un estudio sobre el fenómeno para la ONG Nueva Fundación para las Mujeres (New Women Foundation).

El tipo de contrato es el propio de los matrimonios urfi, un enlace no oficial pero legítimo desde el punto de vista religioso y aceptado por el Islam. “La duración varía, según las exigencias del cliente y sus vacaciones, desde una semana hasta dos meses”, cuenta Loftey. Además, el acuerdo no ofrece ninguna garantía legal para las menores: cuando se quedan embarazadas no pueden exigir una manutención económica ni registrar al bebé con el apellido del padre.

“Mi hija sólo tiene 12 años, pero ya he recibido varias ofertas”

El matrimonio infantil es una práctica habitual en Egipto. Según un estudio publicado por la ONG Nadim (Nadim Center for Rehabilitation of Victims of Violence), un 26% de las mujeres se ha casado con menos de 18 años, y el 10%, con menos de 15.

En zonas pobres como Hawamdeya, un pueblo en el sur de El Cairo, el matrimonio temporal con extranjeros se presenta como una fuente de ingresos y una oportunidad para emancipar a un miembro de la familia. Según el Consejo Nacional para la Infancia y la Maternidad (National Council for Childhood and Motherhood), el 23% de su población no sabe leer ni escribir y la media de ingresos no supera las 655 libras al mes (70 euros).

“Mi hija tiene sólo 12 años, pero ya he recibido varias ofertas por ella”, asegura una vecina de Hawamdeya que no quiere revelar su identidad. “Todos conocemos el procedimiento, pero aunque somos pobres, no quiero ese futuro para mis hijas. Sé que las chicas quedan destrozadas y socialmente supone un estigma para la familia”.

Cada verano la mayoría de las jóvenes desaparecen”, cuenta a este diario Suzan Ahmed, una trabajadora social del Ayuntamiento de Hawamdeya. “En la fábrica del pueblo, durante los meses de julio y agosto, las trabajadoras se ausentan, es habitual verlas por el pueblo vestidas con ropa cara y en coches lujosos”.

En ocasiones, el problema sale a la luz cuando las jóvenes se quedan embarazadas. “Al no tener un contrato legal no pueden registrar a los hijos”, comenta Suzan. “Los traen para vacunarlos, pero no tienen el certificado de nacimiento. Un embarazo con menos de 18 años es ilegal, así que acaban perdiendo los derechos del bebé”. Algunas de ellas intentan registrarlos con el nombre del tío o del abuelo; otras contraen matrimonio con un egipcio para registrar el niño con su apellido.

El estigma de casarse por dinero

Cuando los clientes del Golfo desaparecen, las chicas afrontan un duro proceso de reinserción. Ninguna puede continuar con su educación y muchas sufren los daños físicos de un embarazo adolescente. “Durante los meses de matrimonio también reciben maltratos físicos”, cuenta Ashraf Abdeimonem, director de proyecto de ACT, una ONG que trabaja contra el tráfico de personas. “Incluso algunas son víctimas de la explotación. Hemos visto casos en los que hombres de Yemen se las llevan a sus países para que trabajen como esclavas domésticas. Allí descubren que su nuevo marido está casado con otras mujeres y tienen que trabajar de sirvientas para ellas”.

El tipo de relación sexual también provoca daños psicológicos. La mayor parte de ellas son vírgenes, y sus nuevos maridos les obligan a cometer prácticas sexuales que van en contra de su religión.

“Estamos hablando de prostitución infantil encubierta”

Estamos hablando de prostitución infantil encubierta”, dice Azza AlAshmawy, la directora del Consejo Nacional para la Infancia y la Maternidad. “Hay niñas que se han casado hasta 60 veces antes de cumplir los 18 años”.

Azza asegura que el fenómeno está aumentando. La inestabilidad que sacude Egipto ha impedido que el Consejo pudiera llevar a cabo su campaña de sensibilización. Además, desde la revolución de 2011, la pobreza en este tipo de áreas ha aumentado, lo que obliga a muchas familias a recurrir a esta práctica para conseguir dinero.

Estamos intentando mejorar la ley del menor para criminalizar a los intermediarios y a los padres”, dice Azza, consciente de que en un país como Egipto, donde la tradición suple los vacíos legales, la venta de menores es difícil de identificar. Los contratos matrimoniales no oficiales son aceptados socialmente y, en la firma de los documentos, el precio de la niña queda estipulado como el pago de la dote.

Por Pilar Cebrián
Con información de El Confidencial

©2014-paginasarabes®

Cocina de Cuaresma: Potaje de alubias y garbanzos

potajes

Se calienta medio vasito de aceite, añadiendo un ajo, y cuando esté dorado, una cucharadita de pimentón y se vierte en la olla, dejándolo cocer todo como un cuarto de hora más, teniendo en cuenta que los garbanzos han de quedar blandos, pero enteros, y comprobando el punto de sal. Cuando esté listo se deja reposar un poco antes de servirlo porque estará mucho mejor, se puede moler y añadir un poco de pimienta negra.

INGREDIENTES:

 

250 Gramos de alubias blancas de riñón.
250 Gramos de garbanzos de Fuentesaúco.
1/2 Kilo de espinacas.
Ajos picados.
Aceite de Oliva.
Laurel.
1 Cebolla.
2 Puerros.
Pimentón.
Sal.
Agua.

ELABORACIÓN:

 

Se dejan los garbanzos y las alubias en remojo toda una noche. Al día siguiente se ponen a cocer por separado, los garbanzos, los puerros y el laurel con un poco de sal. En otra olla, pondremos las alubias con cebolla, sal y laurel, y aparte las espinacas con agua y sal.

Cuando estén cocidos todos los ingredientes, se ponen en una misma olla y se arreglan con un sofrito de cebolla pochada. En otra sartén se rehogan unos ajos en aceite de oliva y cuando estén dorados se añade un poco de pimentón, después se añade a la olla con el resto de ingredientes, antes de servir se pone un huevo cocido bien picado.


Consejo: Este potaje se debe dejar cocer a fuego lento hasta que adquiera la consistencia necesaria, además se debe dejar reposar durante unos minutos antes de servirlo en el plato.


Por M. Rodríguez San León

©2014-paginasarabes®

Licencia Creative Commons
Cocina de Cuaresma: Potaje de alubias y garbanzos por M. Rodríguez San León se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en http://paginasarabes.com/2014/04/13/cocina-de-cuaresma-potaje-de-alubias-y-garbanzos.