Kafta bi tahina – Carne molida con salsa de sésamo.-

kafta
kafta

Este platillo libanés se puede presentar en varias formas ya sea como pastel de carne, brochetas o incluso como una hamburguesa , en algunas recetas no lleva papas, pero sí piñones o tomate. La kafta egipcia es similar a la original, pero los egipcios añaden berenjenas fritas y mucho más picante. La carne puede ser de cordero, res o la que usted prefiera .

Kafta
Carne molida al horno
Ingredientes: (para 4-5 personas)

 

– ¾ a 1 kg de carne molida (2-3 veces picada)

– 2 cebollas grandes, cortadas a trocitos muy pequeños o molida con la carne

– ½ kg de tomate natural, cortado en rodajas de 1 cm de grosor cada una

– 200 g de tomate natural rallado o tomate frito

– 2 cucharaditas de fulful bhar

– 2 cucharaditas de sal

– 200 g de perejil fresco, nunca seco, cortado a trocitos muy pequeños

– 1 ramito fresco de cilantro

– ½ kg de patatas, peladas y cortadas en rodajas de ½ cm de grosor

– 1 cucharada grande de mantequilla clarificada

– 2 cucharadas grandes de aceite virgen

– 50 g de piñones

– Zumo de 1 limón grande

Elaboración:

Unte la bandeja del horno con mantequilla. En la misma bandeja, amase la carne con el perejil, el cilantro, la cebolla, una cucharada de sal, una cucharadita de especias y el aceite. Esta masa bien mezclada, se aplana y se extiende en forma rectangular en la bandeja con la kaf (palma de la mano), con un máximo de 1 cm de grosor. Hay que dejar una franja libre de 1 cm de anchura entre la carne y los bordes de la bandeja.

Introduzca la bandeja en un horno integral (emana energía por arriba y por abajo) a 250 °C durante 20 minutos.

Mientras se cuece la carne, fría en aceite las patatas cortadas en rodajas.

Prepare una salsa de tomate natural. Ponga el tomate rallado en un recipiente y añada el zumo de limón y las restantes cucharadas de sal y especias. Remueva bien todo el contenido durante 2 minutos. Se puede sustituir esa salsa con una lata de tomate frito. Mi recomendación sería una mezcla de ambas, la natural y la de lata, a partes iguales.

Retire la bandeja del horno y cubra la carne con las patatas fritas. Sobre las patatas, disponga las rodajas de tomate natural y por encima de las tres capas (la carne, las patatas y los tomates) vierta la salsa de tomate, cubriendo la capa de la carne. Para adornar, coloque piñones encima de las rodajas del tomate.

Introduzca de nuevo la bandeja en el horno y caliente a 200 °C la parte superior durante 15-20 minutos, tiempo suficiente para dorar los piñones y las rodajas de los tomates.

Sirva en platos individuales. Se come siempre con pan y, en algunas regiones, se sirve acompañada con un poco de arroz.

VERSIONES:

La más importante y la más interesante es la kafta bi tahina (carne molida con salsa de sésamo).

El ingrediente principal de la kafta, la carne molida, se prepara y se cocina de la misma manera que la kafta troncal, pero en lugar de añadir las patatas, tomates, etc., se añade esta peculiar salsa. La salsa de sésamo, cocida al horno, tiene un sabor único y sin parangón con ninguna de las salsas conocidas.

 Tahina
Salsa de sésamo
Ingredientes:

 

– ½ vaso de tahina

– 1 vaso de agua

– Zumo de ½ limón

– ½ cucharadita de sal

Preparación:

 

En un cuenco, mezcle la tahina con el agua, el zumo de limón y la sal.

Bata todos los ingredientes hasta obtener una salsa, que debe ser más líquida que espesa y ligeramente ácida.

La salsa se puede aliñar al gusto del comensal.

Buen provecho !

©2014-paginasarabes®

El Féretro – Cuento Sufí

feretro Un niño se lamentaba ante el féretro de su padre:

“¡Oh padre mío! ¡En adelante tu sitio estará bajo la tierra! ¡Querido padre! ¡Estás en una morada tan estrecha, tan desprovista de todo! ¡Ni manta, ni cojín, ni jergón! ¡Sin una vela en la noche ni pan durante el día! ¡Sin puerta, sin techo, sin vecinos compasivos! ¡Ni siquiera el olor de una comida! ¡Sólo una morada tan estrecha que cualquiera perdería en ella el color de su tez!”

Entre los asistentes, había un niño, llamado Dyuha. Se volvió hacia su padre y le dijo:

“¡Oh, padre! ¡Tengo la impresión de que lo que describe este niño es nuestra casa!”

Por Yalal Al-Din Rumi

©2014-paginasarabes®