Melilla creará la Casa Amazigh

©El Faro
©El Faro

El presidente del Gobierno local anunció ayer que Melilla será la sede de esta casa nacional de la cultura bereber. Ayer decenas de melillenses participaron en la celebración del año nuevo amazigh, ‘yennayer’.

Melilla será la sede la Casa Nacional de la Cultura Amazigh. Así lo anunció ayer el presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, que resaltó que el Gobierno local y el Instituto de las Culturas está trabajando en este proyecto. Imbroda resaltó que es “interesante” que se cree esta institución con el objetivo de “potenciar aún más la cultura milenaria del pueblo amazigh”.

El presidente de la Ciudad explicó que será una casa nacional con sede en Melilla y organizada a través del Ejecutivo local, por ello, el Ministerio de Exteriores tendrá contacto con esta entidad cultural a través de las otras casas, como son la Sefarad, la Árabe o la de América. Insistió en que la Casa Amazigh será una institución cultural que protegerá el patrimonio de este pueblo.

Imbroda realizó el anuncio de este proyecto durante la celebración del año nuevo amazigh que se realizó ayer por parte del Instituto de las Culturas y que contó con la participación de decenas de melillenses.

El presidente de la Ciudad aseguró que es “muy hermoso” para los ciudadanos poder celebrar una de las festividades más importantes para los imazighen, como es el año nuevo, ‘yennayer’. Resaltó que este pueblo siempre se ha caracterizado por ser libre y que ha conseguido mantener sus tradiciones a pesar de que se ha sometido a otras culturas y religiones, como la cristiana, la judía o la musulmana.

Imbroda indicó que aunque los imazighen se hayan dejado influenciar por otras civilizaciones, “deben recuperar a su identidad originaria, la autóctona del Norte de África que se extendía hasta Egipto”. Por eso, destacó que era importante celebra el nuevo año para resaltar que “el pueblo de Melilla está orgulloso de contar con esta cultura milenaria”. Afirmó que las tradiciones amazigh son patrimonio de los melillenses y de los españoles.

Tirar  lo viejo

El Instituto de las Culturas fue el encargado de organizar una celebración del año nuevo amazigh que contó con música, representaciones teatrales y una degustación gastronómica.

La presidente de esta entidad, Fadela Mohatar, aseguró en la presentación que este tipo de iniciativas son las “hacen crecer la ciudad” a través del acercamiento entre las culturas que conviven en Melilla. Afirmó que el objetivo de esta actividad era dar a conocer una de las tradiciones de los imazighen que se está perdiendo con el tiempo. Resaltó que el Instituto de las Culturas promoverá todas las iniciativas necesarias para proteger el legado cultural de una gran parte de los melillenses.

Mohatar afirmó que sin el esfuerzo de las mujeres imazighen, gran parte de las tradiciones de este pueblo se habrían perdido. Ellas son la depositarias de la cultura y las que se encargan de enseñar las fiestas, las creencias y los valores a las generaciones futuras. Por ello, ayer se le dio especial relevancia a las mujeres con una representación teatral en la que se dieron a conocer los ritos que se hacen para ‘yennayer’. Algunos de ellos son tirar las cosas que están viejas para dejar sitio a las nuevas, limpiar la casa y aromatizarla para eliminar todo lo negativo que haya en el interior, comer en abundancia ese día para que sea así el resto del año y esconder un hueso de dátil en el cuscús para que quien lo encuentre pueda pedir un deseo.

La presidente del Instituto de las Culturas aclaró que el pueblo amazigh se caracterizó por ser libre y por permitir que sus miembros profesaran la religión que deseaban sin fanatismos.

Mohatar indicó que los imazighen creen en la naturaleza y se veían como hijos y no como dueños de la tierra. Fueron los primeros en respetar el medio ambiente. Así, apuntó que el año lo dividen según las cosechas y los cambios del tiempo.

Tras la representación teatral de Bidaya, el grupo teatral de Movimiento por la Paz, se realizó una demostración de ‘izri’, unos poemas cantados que fueron recitados por tres señoras mayores acompañados de música.

A este acto acudieron representantes del Ejecutivo local y de la Delegación del Gobierno, así como de asociaciones culturales y sociales de la ciudad. Todos disfrutaron de la música del grupo ‘Ismael Melilla’ que amenizó la velada mientras los participantes en el ‘yennayer’ disfrutaban de la degustación gastronómica.

Por Dori Nuñez
Con información de El Faro

©2014-paginasarabes®

El Voluntariado Cultural del Museo de la Alhambra

.
.

José Domingo Lentisco Navarro, de Arqueología, patrimonio y producción audiovisual, me envía para su difusión un video que se ha realizado sobre la Asociación Cultural de Voluntarios del Museo de la Alhambra y su trabajo de divulgación cultural en el Museo de la Alhambra.

El video se titula ”Cuestión de perseverancia‘ y está promocionado por el Patronato de la Alhambra y el Generalife.

En él aparecen exponiendo su labor de explicación de las diferentes salas que lo componen 14 Voluntarios del Museo de la Alhambra, de los 22 que lo forman y Purificación Marinetto Sánchez, jefa del Departamento de Conservación y Museos del Patronato de la Alhambra e impulsora de esta idea en 1988.

Los Voluntarios que aparecen en el video son:

  • José González Vílchez.
  • Esperanza Álvarez Coucher
  • Lourdes Ruiz López.
  • Alejandro Hurtado Álvarez
  • Clemente Franco Rubio
  • Matilde Cortés Romera.
  • Dolores Álvarez Almogera.
  • Mercedes Arenas Rosa.
  • Concepción Fernández Durán.
  • Ricardo Altamirano Tapia.
  • Margarita Martín Villanueva.
  • Eugenia Salobreña Torres.
  •  Josefina López Lucena.
  • Manuel Zafra Jiménez.

El equipo de producción ha estado a cargo de:

  • José Domingo Lentisco
  • Carmen Romero
  • Samuel Salazar
  • Malva Rodríguez
  • Jesús Martín.


Breve historia de un palacio cristiano en la Alhambra

Vista aérea de la Alhambra, donde se observan las dos edificaciones cristianas: La iglesia de Santa María de la Alhambra y el palacio de Carlos V.
Vista aérea de la Alhambra, donde se observan las dos edificaciones cristianas:
La iglesia de Santa María de la Alhambra y el palacio de Carlos V.

En 1526, cuando el Emperador Carlos V contrajo matrimonio con Dª Isabel de Portugal, trasladó su corte a las palacios reales de los nazarís en la Alhambra para pasar sus vacaciones en Granada.

El Emperador se instaló en una serie de habitaciones que, desde un año antes de su llegada, se habían habilitado en una zona externa de los palacios nazaríes bajo la supervisión del Marqués de Mondéjar, y la Emperatriz, no considerándolo éste un alojamiento adecuado, se instalaría en el Monasterio de San Jerónimo, quedando la Corte distribuida entre la ciudad y la Alhambra.

Una de las salas del Museo de la Alhambra
Una de las salas del Museo de la Alhambra

Durante esta visita regia, Carlos V expresó su propósito de hacer de la Alhambra uno sus lugares de residencia en un nuevo palacio que proyectó construir y los moriscos de Granada, a partir de las nuevas ordenanzas aprobadas, aceptaron a cambio de obtener determinadas concesiones, sufragar con 80.000 ducados en un solo pago y 10.000 ducados anuales con destino a la construcción del nuevo palacio a erigir en la Alhambra.

La obra se encargaría al arquitecto y pintor toledano Pedro Machuca, que estudió en Italia con Miguel Ángel.

Incensario - El quemador de perfumes, de forma ovoide, procede del convento de las Mercedarias de Madrid
Incensario – El quemador de perfumes, de forma ovoide,
procede del convento de las Mercedarias de Madrid

Desde los primeros momentos en el que los palacios de la Alhambra fueron habitados por los Reyes Católicos, el ajuar que queda fue protegido, reutilizado y disfrutado en la nueva Corte. A lo largo de los siglos, los objetos y restos arquitectónicos conservados se disponían decorando las estancias y también se almacenaban en diferentes espacios del recinto. Posteriormente se fueron reuniendo por conservación aquellos hallazgos procedentes de las excavaciones realizadas en la Alhambra.

El número y calidad de los Fondos del Museo de la Alhambra hace que sea la mejor colección existente de Arte hispano-musulmán y en especial Arte Nazarí.

Comenzó a tener un aspecto de “Museo” a mediados del siglo XIX, catalogado y reunido en diversos sectores de la Alhambra y hacia 1870 se empezaron a catalogar los fondos, instalándose algunos en las habitaciones del Emperador y alrededor de los palacios de Leones y Comares.

Pila de Almanzor - Esta pila, procedente del palacio de Almanzor, en Córdoba, fue reutilizada en la Alcazaba de la Alhambra
Pila de Almanzor – Esta pila, procedente del palacio de Almanzor, en Córdoba,
fue reutilizada en la Alcazaba de la Alhambra

Ya en los primeros años del siglo XX la Comisión de Monumentos, encargada de dirigir la restauración de la Alhambra, encomienda al arquitecto Ricardo Velázquez Bosco la terminación del palacio, trabajo que continuó en 1923 Leopoldo Torres Valvas procediendo, entre otras reformas estructurales, a techar parte del edificio. Transcurrida la guerra civil las obras se reanudaron bajo la dirección del arquitecto Francisco Prieto.

El Museo de la Alhambra ocupa el ala Sur de la planta baja, distribuyéndose en siete salas temáticas.

Una de las salas del Museo de la Alhambra
Una de las salas del Museo de la Alhambra

Creado en 1870, en 1862 pasó a denominarse Museo Nacional de Arte Hispano-Musulmán. En 1994 se modificó su denominación, trasladándose a su ubicación actual.

El espacio y la instalación expositiva fue diseño del arquitecto Juan Pablo Rodríguez Frade.

El Museo Arqueológico de la Alhambra se crea en 1940, en 1962 pasó a denominarse Museo Nacional de Arte Hispano-musulmán y desde 1994 quedó adscrito al Patronato de la Alhambra y el Generalife, con el nombre Museo de la Alhambra.

Historia de unos voluntarios en la Alhambra

 

Los Voluntarios del Museo de la Alhambra
Los Voluntarios del Museo de la Alhambra

El Programa de Voluntariado Cultural, creado en 1998 por Purificación Marinetto Sánchez, Jefa del Departamento de Conservación y Museos de la Alhambra, acoge a un número de 22 miembros que cubren su servicio todos los días en el que el Museo está abierto desde las 10 de la mañana hasta las 13’30.

Se está ofreciendo un servicio diario en el que se explica la Exposición Permanente a cualquier persona, grupo o escolares que lo deseen en español, y también en francés e inglés.

Lo que en un primer momento surge como una primera experiencia de divulgación de los fondos expuestos, poco a poco ha supuesto un servicio estable que ya es solicitado por visitantes a los que se lo han recomendado amigos y profesores que han conocido la actividad y repiten la experiencia años sucesivos.

.
.

El horario de su actividad se da todos los días de 10 h. a 13 h. para cualquier visitante que lo solicite en pequeños grupos y con reserva prioritaria a grupos de escolares o adultos, previa solicitud.

El programa de “Guías voluntarios en el Museo de la Alhambra” se considera una actividad consolidada en el Museo desde 1998, habiéndose creado la Asociación de Voluntarios Culturales de la Alhambra.

Una asociación de Voluntarios Culturales en la Alhambra.

Fotografía de un encuentro en Granada de los Voluntarios Culturales de Museos
Fotografía de un encuentro en Granada de los Voluntarios Culturales de Museos

La Asociación de Voluntarios Culturales del Museo de la Alhambra acoge a un número de 20 miembros.

En 2012 se instituye la Asociación con los miembros del Programa de Voluntarios del Museo de la Alhambra que se inicia en 1998, como miembros de la “CEATE” en su programa “Voluntarios Culturales Mayores para enseñar los Museos de España”.

Como reconocimiento de la labor que realizan, han tenido el reconocimiento público con el “Premio Extraordinario del Imserso 1998” y posteriormente el “Premio Júbilo 2000”.

La actividad diaria de los voluntarios se desarrolla mediante visitas guiadas:

Reserva prioritaria a grupos previamente concertados y por orden de solicitud.

Dos domingos al mes, los dos centrales, existen una serie de conferencias temáticas sobre la Alhambra y el mundo musulmán.

.
.

Fuentes:

Consejería de Educación, Cultura y Deporte.
El Patronato de la Alhambra y el Generalife
José Domingo Lentisco Navarro, arqueólogo.
Granada, guía histórica e histórica de la ciudad, de Antonio Gallego Burín.
Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Por ©Bruno Alcaraz Masáts

©2014-paginasarabes®