Llega Tinariwen desde el desierto del Sahara

Tinariwen se fundó en 1980 en Libia, donde los pueblos nómades se movían buscando trabajo y esperanzas de una nueva vida lejos de la inestabilidad del desierto. El contacto con la ciudad y la vida occidental les mostró a sus integrantes los frutos de la modernidad: la música y los instrumentos eléctricos además de la guitarra de Jimi Hendrix, su gran inspiración.

©Caro Chacana
©Caro Chacana

Un gran éxito de convocatoria resultó ser el concierto de la banda Tinariwen, realizado la tarde del sábado 12 de enero en el anfiteatro del Parque Bustamante. El público entusiasta comenzó a llegar desde temprano para presenciar los sonidos de esta original agrupación integrada por músicos tuareg (pueblo de tradición nómade del desierto del Sahara) que fusiona elementos de la guitarra del blues afroamericano con la música árabe, el folk y el rock en una mezcla jovial y alegre que incita a la celebración y al baile comunitario. No obstante, el trasfondo de sus letras (en lengua Tamsheq y algunas en francés), narra historias metafóricas de la poesía tradicional tuareg, que informa sobre la difícil situación de guerra e inestabilidad en que viven las tribus del Sahara, pero también sobre la esperanza y la resistencia de sus familias, sobre la belleza del desierto, el cielo y la tierra, a través de un estilo musical muy cercano a la nostalgia y los aires del blues y que se complementa con la percusión alegre de los tambores de la tradición africana.

©Caro Chacana
©Caro Chacana

Ibrahi Ag Alhabib, uno de los principales fundadores de la banda, creció en la desolación de Mali, donde fue testigo de la muerte de su padre a la edad de cuatro años. La música vino a ser una forma de refugio frente a la crudeza de la guerra. Cuenta que su gran inspiración vino luego de ver una película del oeste que mostraba a un músico tocando la guitarra. Construyó su primer instrumento, imitando a esa guitarra a partir de un alambre de bicicletas, un palo y una lata. El siguiente paso era formar su propia banda junto a Abdallah Ag Alhousseynu y Alhassane Ag Touhami.

Tinariwen se fundó en 1980 en Libia, donde los pueblos nómades se movían buscando trabajo y esperanzas de una nueva vida lejos de la inestabilidad del desierto. El contacto con la ciudad y la vida occidental les mostró a sus integrantes los frutos de la modernidad: la música y los instrumentos eléctricos además de la guitarra de Jimi Hendrix, su gran inspiración. Cuando la rebelión del pueblo tuareg estalló, la música de Tinariwen fue compartida con la adhesión a la lucha por la independencia de su pueblo. Su música, difundida ampliamente a través de casetes autogestionados, vino a materializar el sentimiento de una generación empobrecida víctima de la guerra en África. “Con metralleta en mano y guitarras eléctricas a la vez, sus canciones fueron un mensaje de esperanza y un llamado a la resistencia” (comunicado de prensa de su visita en Chile).

Actualmente la banda está compuesta por tres de sus miembros fundadores: Ibrahim Ag Alhabib, Abdallah Ag Alhousseynu y Alhassane Ag Touhami, en guitarras y voces; y tres de la generación más joven, que creció escuchando a la banda y se unió a la agrupación en los años 1990: el multi-instrumentista Eyadau Ag Leche, el guitarrista Elaga Ag Hamid y el percusionista Said Ag Ayad.

©Caro Chacana
©Caro Chacana

A partir de 1992, con el regreso de la paz en Mali, a través de la firma del Pacto Nacional, Tinariwen inicia sus presentaciones en varios festivales de la región, entre ellos el primer Festival au Desert (Festival del Desierto) del año 2001, organizado para celebrar el fin de la guerra entre tribus tuareg y el gobierno de Mali. El festival contó con el apoyo del Ministerio de Cultura y del de Artesanía y Turismo de Malí y fue el pedestal para que Tinariwen internacionalizara su carrera musical. Desde entonces La banda comenzó a introducirse en los circuitos de la música occidental, primero a través de la grabación de su primer disco, The Radio Tisdas Sessions, grabado el 2002, utilizando energía solar; y luego con Anassakouk del 2004, un éxito internacional que los llevó de gira por Europa, Estados Unidos, Canadá y Asia, ganándose los elogios de destacados músicos internacionales como Robert Plant, Thom Yorke y Elvis Costello. Por esos años también se edita un documental sobre el grupo titulado Teshumara, les guitares de la rébellion touareg (Teshumara, las guitarras de la rebelión tuareg), del cineasta francés Jérémie Reichenbach, y que el año 2006 recibiera el Gran Premio de la SACEM (sociedad de autores cinematográficos de Francia).

©Caro Chacana
©Caro Chacana

Su último disco grabado en el desierto y editado el 2011, titulado Tassili, fue ganador del Premio Grammy al Mejor Álbum de Música del Mundo el año 2012. En éste, como en la mayoría de sus otros trabajos musicales, la soledad, la duda y el tormento que acongoja a un individuo en solitario, se ven desplazados por la esperanza que encuentra el ser humano al estar en comunidad y disfrutar conscientemente del placer cotidiano junto a otros. Una perspectiva ante la vida que bien pudo apreciarse la noche del sábado 11 de enero en el Anfiteatro del Parque Bustamante, mientras Alhassane Ag Touhami, músico fundador de Tinariwen, animaba con las palmas y danzaba con sus manos invitándonos a participar de esa alegría compartida en el escenario. El centenar de personas reunidas, respondió gustosa bailando y aplaudiendo al ritmo de una música, que si bien proviene de un lugar tan lejano como lo es Mali, África, nos parece tan cercana al oído y en ocasiones se emparenta con los ritmos afroamericanos del sur del mundo como el festejo y sus derivados afropeuranos y la música afrobrasileña, por nombrar algunos. Sin duda, el concierto de Tinariwen, estará dentro de la lista de los más destacados en la programación de Tocatas Mil, debido a su gran convocatoria, su calidad musical y a ese auténtico carisma en la interpretación de los integrantes y sus guitarras rebeldes que con sus sonidos despiertan a la alegría con mensajes de conciencia, esperanza y resistencia.

Por Caro Chacana
Con información de El Mostrador

©2014-paginasarabes®