De los hijos y sus padres …

cabecera_citas_2

Nuestra ancestral y rica cultura árabe nos ha legado un proverbio de una indudable sustantividad histórico-filosófica que reza así: Los hijos se parecen más a su tiempo que a sus padres. De tal sentencia se desprende que es una necedad de los padres, obligar a sus hijos a que se comporten o piensen como ellos lo hacen .

“No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos”.

©2014-paginasarabes®

Sueños, nada más…

suenio_2_a
Sueños, nada más…

Sueño que se acaban las guerras y que los recursos desperdiciados en armas se utilizan en investigación científica

Reacio a listas de buenos propósitos que jamás se intentan y menos aún se cumplen, comparto algunos sueños para este 2014, año del Caballo, del Mundial de fútbol, de la Paz… y de un par de libros…

Sueño con que la riqueza se construye a partir de la propiedad, el capital y el trabajo, en condiciones equitativas. Que el capital no acapara la propiedad y reconoce al trabajo como pilar del desarrollo, no como costo de producción. Que los recursos naturales no tienen dueño y los aprovecha el esfuerzo humano bajo administración de Naciones-Estado en beneficio de todos, con respeto por el Medio Ambiente. Que no todo tiene que ser negocio y que hay valores superiores a la mera rentabilidad. Que iniciamos la Nueva Era de la BioDemocracia participativa en que las personas y la naturaleza importan más que el dinero.

Sueño que se acaban las guerras, y que los recursos desperdiciados en armas, agresión y violencia se utilizan en investigación científica que promueva la derrota de las enfermedades, la dignidad de la existencia, la exploración del Universo, el estudio de la materia y la utilización de la energía sustentable, amigable con la vida. Que la razón remplaza al fanatismo y construimos un mundo solidario, generoso, incluyente y respetuoso del Otro como de Nosotros mismos.

Sueño con que quienes creen y necesitan religiones no las imponen a nadie como verdades absolutas e incuestionables, y que las practican como sustento de su esperanza por un mundo mejor y como principio ético de respeto hacia todos los demás credos e ideologías. Que el debate ponderado sustituye al dogmatismo y la intolerancia, y que nos encontremos en la controversia civilizada y no en la diatriba y el agravio. Que el gobierno se ejerce para todos, con inclusión y respeto, sin privilegios ni rechazos, y que los ciudadanos respetan críticamente al Gobierno que elijan. Que las leyes son justas y la justicia ciega.

Sueño que Israel detiene el Apartheid contra el pueblo palestino, que abandona los territorios ilegalmente ocupados y permite la creación de un Estado Palestino en paz con sus vecinos. Que las naciones árabes construyen sus Estados según sus valores culturales, pero que éstos evolucionan hacia el respeto y la igualdad de derechos para las mujeres. Sueño con que el pueblo colombiano encuentra la Paz, la Reconciliación y el Perdón entre sus habitantes enfrentados por dogmatismos políticos y ambiciones territoriales y económicas. Que su clase dirigente entiende que el país se construye desde la igualdad de oportunidades, el respeto a las diferencias y la justicia distributiva de la riqueza nacional. Que EE UU levanta su odioso bloqueo contra Cuba, y que la Isla y sus gentes deciden por sí mismas su futuro sin coacción ni interferencia alguna en su destino.

Sueño con que la Cultura, el Arte, la Creatividad, el Talento y el trabajo intelectual, tienen más valor que la superflua maquinaria del consumismo y la liviandad, sin renunciar al entretenimiento y la alegría de vivir. Que termina la prohibición de drogas adictivas y que su uso se regula por el Estado y se garantiza sin presiones ni publicidad a quienes las desean o las necesitan, y que su abuso, si se presenta, se trata como un problema de salud pública y no como un delito.

Coletilla: Resumo los sueños en el sueño de que las voces de Buda, Sócrates, M. L. King, Gandhi, Mandela y Francisco, priman sobre la acción de los promotores del odio, la muerte, la explotación, la miseria y la injusticia. Sueños

Por Omar Ospina García

Con información de : Hoy

©2013-paginasarabes®