10 ataques químicos de los que EEUU no quiere hablar

eje_del_mal
10 ataques químicos de los que EEUU no quiere hablar

Washington no sólo carece de autoridad legal para una intervención militar en Siria. Carece de autoridad moral. Estamos hablando de un gobierno con el historial más prolífico y mortal en el uso de armas químicas contra personas inocentes que las meras acusaciones a las que se enfrenta Bashar Al-Assad, formuladas por el complejo militar-industrial de fácil gatillo occidental, decidido a sofocar una profundización en las investigaciones …

Aquí hay una lista de 10 ataques con armas químicas llevados a cabo por el Gobierno de EE.UU. o sus aliados contra los civiles.

1. El Ejército de EE.UU. vertió 20 millones de galones de productos químicos en Vietnam de 1962 a 1971

Durante la guerra de Vietnam, los militares estadounidenses rociaron 20 millones de galones de productos químicos, incluido un muy tóxico agente naranja, en los bosques y tierras de cultivo de Vietnam y países vecinos, destruyendo deliberadamente los suministros de alimentos, la ecología selvática, y desolando la vida de cientos de miles de personas inocentes. Vietnam estima que, como resultado del ataque químico que duró una década, 400 000 personas fueron asesinadas o mutiladas, 500 000 niños han nacido con malformaciones congénitas, y 2 millones han sufrido cáncer u otras enfermedades. En 2012, la Cruz Roja estimó que un millón de personas en Vietnam tiene algún tipo de discapacidad o problemas de salud relacionados con el agente naranja.

2. Israel atacó a civiles palestinos con fósforo blanco entre 2008 y 2009

El fósforo blanco es una horrible arma química incendiaria que derrite la carne humana hasta el hueso.

En 2009, varios grupos de derechos humanos, entre ellos Human Rights Watch, Amnistía Internacional y la Cruz Roja Internacional informaron que Israel estaba atacando con armas químicas a grupos civiles en su propio país. Un equipo de Amnistía Internacional afirmó encontrar “pruebas irrefutables del uso generalizado de fósforo blanco” como arma, en zonas civiles densamente pobladas. El Ejército israelí negó las acusaciones en un primer momento, pero finalmente admitió que eran ciertas.

Después de todas las acusaciones por parte de estas organizaciones no gubernamentales, el ejército israelí incluso llegó a golpear la sede de Naciones Unidas (¡!) en Gaza con un ataque químico. ¿Qué cree usted que significan todas estas pruebas comparadas con el caso contra Siria? ¿Por qué Obama no trata de bombardear Israel?

3. Washington atacó a civiles iraquíes con fósforo blanco en 2004

En 2004, varios periodistas que acompañaban a militares de EE.UU. en Irak comenzaron a informar del uso de fósforo blanco en Faluya contra los insurgentes iraquíes. Al principio, los militares mintieron y dijeron que sólo estaban utilizando fósforo blanco para crear cortinas de humo o iluminar objetivos. Luego, admitieron haber usado el producto químico volátil como arma incendiaria. En ese momento, el canal de la televisión italiana RAI emitió un documental titulado, “Faluya, la masacre oculta”, incluyendo imágenes sombrías de vídeo y fotografías, así como entrevistas presenciales con residentes de Faluya y soldados estadounidenses que revelaban cómo el Gobierno de EE.UU., indiscriminadamente, lanzó fuego químico blanco en la ciudad iraquí y quemó a mujeres y niños hasta la muerte.

4. La CIA ayudó a Saddam Hussein a masacrar iraníes y kurdos con armas químicas en 1988

La CIA conserva pruebas de que Washington sabía que Saddam Hussein estaba utilizando armas químicas (incluidos gas sarín, gas nervioso y gas mostaza) en la guerra entre Irán e Irak, pero continuó ofreciendo Inteligencia a los militares iraquíes, para que Hussein conociera sobre los movimientos de las tropas iraníes, a sabiendas de que iba a utilizar esta información para lanzar ataques químicos. En determinado momento, a principios de 1988, Washington advirtió a Hussein de un movimiento de las tropas iraníes que habría puesto fin a la guerra con una decisiva derrota del Gobierno iraquí. En marzo, un envalentonado Hussein con nuevos amigos en Washington golpeó un pueblo kurdo ocupado por las tropas iraníes con múltiples agentes químicos, donde asesinó a unas 5000 personas e hirió a otras 10 000 más, la mayoría civiles. Varios miles más murieron en los años siguientes por complicaciones, enfermedades y malformaciones congénitas.

5. El Ejército probó productos químicos contra residentes de barrios pobres, negros en Saint Louis, en 1950

A principios de la década de 1950, el ejército colocó sopladores motorizados en la parte superior de los rascacielos residenciales en barrios de bajos ingresos de San Luis, en su mayoría negros, incluyendo zonas donde hasta el 70 % de los residentes eran niños menores de 12 años. El gobierno les dijo a los habitantes que estaba experimentando con una cortina de humo para proteger la ciudad de los ataques rusos, pero en realidad estaba bombeando aire lleno de cientos de libras de polvo fino de sulfuro de cadmio-zinc. El gobierno admitió que hubo un segundo ingrediente en el polvo químico, pero la información sobre si ese ingrediente era radiactivo, permanece clasificada. Por supuesto que sí. Desde las pruebas, un alarmante número de residentes de la zona ha desarrollado cáncer. En 1955, Spates Doris nació en uno de los edificios que el ejército utilizaba para llenar el aire con productos químicos de 1953 a 1954. Su padre murió inexplicablemente ese mismo año, ha visto cuatro hermanos morir de cáncer y Doris, por sí misma, es una sobreviviente de cáncer de cuello uterino.

6. La policía lanzó gases lacrimógenos contra los manifestantes de Occupy en 2011

La salvaje violencia de la policía contra los manifestantes de Occupy en 2011 fue bien documentada, e incluyó el uso de gases lacrimógenos y otros químicos irritantes. El empleo, durante la guerra, de gas lacrimógeno contra soldados enemigos está prohibido por la Convención sobre Armas Químicas. ¿Acaso la policía no puede tratar de la misma manera a los manifestantes civiles en Oakland, California, y ofrecerles la misma protección que el derecho internacional exige a los soldados enemigos en el campo de batalla?

7. El FBI atacó a hombres, mujeres y niños con gases lacrimógenos en Waco, en 1993

En el infame asedio de Waco, una comunidad pacífica de los Adventistas del Séptimo Día, el FBI lanzó gas lacrimógeno contra los edificios, sabiendo que, en su interior, había mujeres, niños y bebés. El gas lacrimógeno era altamente inflamable y se encendió provocando que las construcciones quedaran envueltas en llamas, así como la muerte de 49 hombres y mujeres, y 27 menores, incluidos recién nacidos y niños pequeños. Recuerde que atacar a un soldado enemigo armado en un campo de batalla con gas lacrimógeno es un crimen de guerra. ¿Qué tipo de crimen sería atacar a un bebé con gases lacrimógenos?

8. El Ejército de EE.UU. contaminó Irak con uranio empobrecido tóxico, en 2003

En Irak, los militares de EE.UU. llenaron el ambiente con miles de toneladas de municiones a base de uranio empobrecido, un producto de desecho nuclear tóxico y radiactivo. Como resultado, más de la mitad de los bebés nacidos en Faluya, de 2007 a 2010, nacieron con malformaciones congénitas. Algunos de estos defectos no se habían visto antes más que en los libros de texto con fotografías de bebés que nacen cerca de lugares donde se realizan pruebas nucleares en el Pacífico. El cáncer y la mortalidad infantil también se han visto aumentar de forma dramática en Irak. Según Christopher Busby, secretario científico del Comité Europeo sobre Riesgos de Radiación: “Estas son armas que han destruido totalmente la integridad genética de la población de Irak.” Después de redactar dos de los cuatro informes publicados en 2012 sobre la crisis de salud en Irak, Busby describió a Faluya como la ciudad con “el mayor índice jamás visto de daño genético en una población”.

9. El Ejército de los EE.UU. mató a cientos de miles de civiles japoneses con napalm, de 1944 a 1945

El napalm es un gel pegajoso y muy inflamable, que ha sido utilizado como arma de terror por los militares de EE.UU. En 1980, las Naciones Unidas declararon el uso de napalm entre la población civil como un crimen de guerra. Eso es exactamente lo que los militares de EE.UU. hicieron en la Segunda Guerra Mundial, al lanzar suficiente napalm durante un bombardeo a Tokio, para quemar vivas a unas 100 000 personas, dañar a un millón más, y dejar igual cantidad sin hogar en el más mortífero ataque aéreo de la Segunda Guerra Mundial.

10. El Gobierno de EE.UU. lanzó bombas nucleares contra dos ciudades japonesas en 1945

Aunque las bombas nucleares no se consideran armas químicas, creo que podemos estar de acuerdo en que pertenecen a la misma categoría. Ciertamente, dispersan una gran cantidad de productos químicos radiactivos mortales. Son tan horribles como las armas químicas, si no más, y, por su propia naturaleza, son adecuadas para un solo propósito: aniquilar a toda una ciudad llena de civiles. Parece extraño que el único régimen que ha usado una de estas armas de terror contra otros seres humanos se haya dado a la tarea de pretender mantener al mundo a salvo de armas peligrosas en manos de gobiernos peligrosos.

 Por: Wesley Messamore

Con información de : Hispan TV

©2013 -paginasarabes®

“Celebrando” el 11 de septiembre: (armemos el rompecabezas…)

Obama y el factor Putin
Obama y el factor Putin

Este miércoles se cumple el duodécimo aniversario de los mega-ataques terroristas contra las torres gemelas de Nueva York y el Pentágono en Washington DC, lo que marcó el inicio de la “Guerra Global contra el Terrorismo” liderada por Estados Unidos y el Reino Unido.

Hoy, aquella justificación inicial para ir a la guerra ha quedado debilitada y necesita ser reforzada. La actual crisis en Siria ha colocado a los Dueños del Poder Global en un brete. ¿Estarán considerando alguna “celebración” inimaginable duplicando -incluso triplicando- su apuesta para generar una guerra de alcances mundiales? ¿Una suerte de “11 de septiembre, 2ª. Edición”?

Tratemos de comenzar a armar este rompecabezas…

El enfrentamiento por Siria

La reunión del G20 que juntó a los líderes clave en torno a la crisis de Siria –los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas– en San Petersburgo la semana pasada, pareció ser la última oportunidad para el mundo de evitar una confrontación mayor.

No pudo llegarse a ningún acuerdo de paz debido a la intransigencia estadounidense cuyos gobernantes se encuentran bajo la presión extrema de las estructuras de poder sionista para que lancen un ataque contra Siria e Irán, pase lo que pase.

Pero, contrariamente a lo ocurrido en Irak y Libia, esta vez no habrá manera de lograr que el Consejo de Seguridad de la ONU le entregue a EE.UU., Reino Unido y Francia un cheque en blanco para atacar a Siria, pues Rusia (y China) simplemente les han trazado una línea roja muy clara, y no tolerarán que la misma sea sobrepasada.

De manera que el presidente Barack Obama está ante un grave dilema: si pierde el apoyo del Congreso se verá forzado a dar un paso atrás, convirtiéndose en un presidente muy débil . Si el Congreso lo apoya y él ordena un ataque militar contra Siria, ya sabemos que el presidente Vladimir Putin ha dicho que Rusia apoyará a Siria militarmente. Sólo Dios sabe entonces que ocurrirá luego que caigan los primeros misiles norteamericanos sobre Damasco.

Éstas parecían ser las únicas opciones hasta que el Secretario de Estado de EEUU John Kerry desafió públicamente a Bashar al-Assad a “entregar sus armas químicas, respondiendo “¡Sí, cómo no. Haremos exactamente eso…”

¡¡Los halcones en EEUU e Israel deben estar caminando furiosos por las paredes!!

¿Avalará el Congreso esta guerra?

La opinión pública norteamericana parece estar en contra de acciones apresuradas y sólo aceptaría que se ataque si existe un claro mandato de las Naciones Unidos avalándolo. Pero el secretario general de la ONU, Ban-ki-Moon, ya dijo que las conclusiones de la investigación llevada a cabo en torno al horrendo ataque con armas químicas en el barrio Ghorta de Damasco que determinará si los responsables fueron fuerzas gubernamentales de Bashar al-Assad o terroristas apoyados por las potencias occidentales, recién se conocerán dentro de un par de semanas.

Agreguemos ahora la novedad del proceso disparado por Rusia de entrgar las armas químicas sirias a observadores internacionales y, ¡todo el proceso que busca atacar a Siria ahora podría desarticularse en pocas semanas!

En verdad, la “ventana de oportunidad” para entrar en guerra contra Siria parece estar cerrándose rápidamente.

Esa demora podría enfriar aún más al Congreso y a la opinión pública contra cualquier aventura bélica. Para colmo de males, para los intervencionistas cualquier informe auténticamente imparcial de la ONU bien podría terminar en catástrofe si el mismo concluyera que los terroristas rebeldes son los responsables de este ataque, y no a Al Assad como Obama y sus amigos desean.

¿No fue acaso un reportero de la agencia AP, Dale Gavlack, quién obtuvo declaraciones de uno de los grupos insurgentes indicando que aquella terrible matanza se debió ya no a un ataque sino a un accidente que sufrieron cuando manipulaban incorrectamente armas químicas provistas por el jefe de inteligencia de Arabia Saudita, Bandar bin Sultan? ¡Muy comprometedor!

Todo venía tan bien luego que la comisión de relaciones exteriores del Congreso norteamericano votara a favor de la intervención en Siria, empujados por la enorme presión ejercida por lobistas halcones como los senadores John McCain (Republicano por Arizona) y Lindsey Graham (Republicano por Carolina del Sur). La resolución emitida al respecto dice que sería política estadounidense “cambiar el ritmo en el campo de batalla sirio”.

Otro halcón intervencionista, el senador Ron Johnson (Republicano, Wisconsin), recomendó que “…si vamos a entrar allí militarmente, si vamos a golpearlos, entonces ¿porqué no darles una trompada que los deje knock-out?”

¡Qué contratiempo para los neoconservadores que gritan “¡Israel Primero!” Especialmente al ver que justo los rusos le terminaron dando una salida de escape a Obama ante su terrible disyuntiva de tener que elegir entre un Guerra Sionista (¡otra más!) y la Paz Mundial…

Pregunta: ¿Se quedarán tranquilos los neoconservadores, AIPAC, el poderosos Lobby pro-Israel, los halcones como McCain y Graham, o aguardarán alguna nueva y mejor oportunidad para seguir peleándola? ¿O decidirán fabricar una oportunidad semejante?

Quizás no tengan otra opción que seguir peleando. Si no, EEUU y el Reino Unido habrán perdido otra enorme porción de credibilidad global, lo que equivale a una derrota ante Rusia (y China) que saldrán victoriosos ante los ojos del mundo.

No, no… Eso claramente no es aceptable… La alianza EE.UU./Reino Unido/Francia/Israel está totalmente decidida a ir a la guerra de una manera u otra. Y si “una” manera no funciona, bueno… entonces habrá que buscar esa “otra” manera para hacerlo…

“Otra” manera de ir a la guerra…

Aquí es donde necesitamos empezar a armar parte del rompecabezas. Al menos algunas que luego nos permitirán identificar otras partes que, si se ensamblan correctamente en los días y semanas por venir, bien podrían deparándonos una imagen correcta de la Realidad de toda esta compleja situación. Veamos algunas piezas clave:

Pieza No. 1: Aniversario del 11 de septiembre. Claramente un día terrible cargado de gran y justificada emotividad que nos impone profunda meditación.

Aquello sirvió de justificación original para atacar a Afganistán, Irak, Libia y, hoy, Siria. Pero también sirvió para desenmascarar al presidente George W Bush como un mentiroso serial por haber invadido Irak en 2003 debido a un inexistente arsenal de armas de destrucción masivas, admitiendo luego que no existía conexión alguna ente Saddam Hussein y los ataques del 11 de septiembre…

Si la histeria estadounidense sobre armas nucleares de destrucción masiva en Irak dio resultado en 2003, una década después una nueva histeria estadounidense sobre armas químicas de destrucción masiva en Siria no dará el mismo resultado, salvo que ….

¡Salvo que ocurra algo realmente grande, dramático, horrendo y convincente!

Pieza No. 2: Carolina del Sur. ¿Carolina del Sur? Sí, el estado de Carolina del Sur del que es oriundo el senador halcón Lindsey Graham, quien junto a John McCain viene bregando ante el Congreso por un ataque a Siria. Graham es miembro del comité del senado para las fuerzas armadas.

Resultan interesantes algunas extrañas declaraciones que el 3 de septiembre hizo Graham a la cadena CBS en su estado natal sobre Siria, en las que enfatizó que “si no hay una respuesta estadounidense tendente a bloquear a Irán en su desarrollo de armas nucleares, entonces en manos de terroristas esas armas nucleares podrán resultar en que se arroje una bomba sobre el Puerto de Charleston (Carolina del Sur)”. Enfatizó su mensaje agregando que “las situaciones en Siria e Irán en Oriente Medio están entrelazadas”.

Pieza no. 3: ¿Se están reposicionando bombas atómicas? Ese mismo 3 de septiembre, el periodista independiente Anthony Gucciardi, de EE.UU. reveló algunas noticias preocupantes en su sitio Storyleak.com referidas a una supuesta “alta fuente militar dentro de las fuerzas armadas que confirma que la base de Dyess de la fuerza aérea en Texas, se encontraba activamente desplazando ojivas nucleares a la costa este de los EEUU”, aparentemente a Carolina del Sur.

Quizás esto pudiera descartarse como descabellado de no ser por ciertos antecedentes preocupantes de esta clase, notablemente el incidente ‘Lanza Torcida’ (‘Bent Spear’) ocurrido el 29 de agosto de 2007 en las bases de la fuerzas aérea Minot y Barksdale en los EE.UU., luego que seis misiles ACM crucero tipo AGM-129, cargados con ojivas nucleares W80-1 de potencia variable “desaparecieron” durante 36 horas “debido a un error”.

Muchos observadores creen que, en verdad, se trató de una tentativa fallida de los neoconservadores de Bush y Cheney de hacerse con algunas bombas nucleares para su “uso especial” que, afortunadamente, fueron conjurados cuando alguien filtró la noticia a la prensa …

Pieza No. 4: Pedido por la paz sin precedentes del Papa Francisco. De acuerdo: se trata de un nuevo papa que tiene un estilo muy personal y particular, pero admitamos que hay pocos antecedentes en estos tiempos violentos que vivimos en que el Vaticano adopte una acción tan proactiva ante una inminente guerra, llamando a un Día de Oración por la Paz el 7 de septiembre, que tuvo altísimo perfil global.

A su vez, el papa Francisco despachó una misiva a los líderes del G20 específicamente oponiéndose a un ataque unilateral estadounidense y francés contra Siria, diciendo que ello “empeorará la masacre, aumentará los odios y luego no habrá manera de limitar la violencia una vez desatada”.

Apuntó un dedo acusador señalando que los hombre “hemos perfeccionado nuestras armas pero nuestra conciencia se ha adormecido, hemos hecho más sutiles las razones para justificarnos, y como si fuese una cosa normal, seguimos sembrando destrucción, dolor, muerte”.

El papa Francisco dejó un mensaje de extrema preocupación al decir que “la guerra siempre es una derrota para la humanidad…En la querida nación Siria, en Oriente Medio, en todo el mundo, recemos por la reconciliación y la paz” . Ante tales palabras cargadas de dramática preocupación, ¿tendrá el Vaticano alguna información que el resto de la humanidad (aún) no conoce en su totalidad, por lo que procura algunas acciones de último momento para detener la locura de esta guerra?

Pieza No. 5: El 11 de septiembre se ha transformado en un talón de Aquiles para Estados Unidos y los Dueños del Poder Global que controlan ese desdichado país. Crecientes sectores de la opinión pública comienzan a comprender que indudablemente hubo algo muy extraño, oscuro y escalofriante detrás de aquel 11 de septiembre, que nada tiene que ver con la versión oficial de los hechos. Lo mismo respecto a otros ataques terroristas similares, como el de Londres del 7 de julio de 2005 que ayudaron a mantener avivada la llama de “la Guerra Global contra el Terrorismo”.

El concepto de ataques de “Bandera Falsa” se viene debatiendo y entendiendo cada vez más claramente en todo el mundo, lo que representa un gravísimo peligro para sus perpetradores dentro y fuera de los gobiernos. Cuando se los aborda con una perspectiva histórica en torno a eventos clave de la historia del último siglo, nos brindan una visión muy diferente desde “detrás del telón” de fechorías inconfesables que han disparado grandes guerras y matanzas. Esta mayor concientización está erosionando rápidamente la efectividad de los ataques de tipo Bandera Falsa, con lo que ahora los poderosos deben actual rápidamente.

Pieza no. 6: Presión sionista. Según informáramos en un reciente artículo publicado en RT, la paciencia de Israel con todo esto se está agotando, lo que representa muy malas noticias para Obama, para el Congreso de EE.UU., para los militares estadounidenses y para todo el mundo.

Para poder entender por qué, entendamos que mientras una mirada superficial sobre la política mundial puede hacernos creer que EE.UU. maneja a discreción amplias partes de este infeliz planeta, una mirada más profunda nos permitirá descubrir que en realidad es el lobby pro-Israel el que controla a la política exterior norteamericana. He ahí el quid de la cuestión.

Pieza no. 7: ¡Obama es simplemente perfecto! Quienes hoy se esfuerzan por ingenierizar esta nueva guerra tienen la enorme ventaja de no tener que lidiar con la incómoda carga de un presidente neoconservador impresentable como George W Bush (o como hubieran sido John McCain o Mitt Romney si le hubieran ganado las elecciones a Obama).

No. Los neoconservadores hoy tienen la ventaja de que un Demócrata ocupe la Casa Blanca quien obviamente no tiene un perfil neoconservador: para empezar, claramente no es un “WASP” (de las siglas en inglés de blanco, anglosajón, protestante) al estilo Bush y Clinton; no proviene de una familia del Establishment, fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz y…. ¡es un fanático de ir a la guerra contra Siria e Irán!!!

Encima, Obama es totalmente controlable y descartable, pues a su debido momento será muy fácil echarle todas las culpas cuando las cosas empiecen a ir muy mal para EE.UU. Mirándolo bien, ¡Barack Obama es absolutamente perfecto!

Pieza No. 8: ¿Qué pasaría si…? – Todos los juegos de guerra se basan sobre la metodología de elaborar escenarios potenciales de conflicto, que parten de la premisa de preguntarse: “¿Qué pasaría si…?”

Por ejemplo, ¿qué pasaría si China bloqueara a EE.UU. en el Pacífico? ¿Qué pasaría si Rusia le cortara el gas a Europa en pleno invierno? ¿Qué pasaría si un artefacto nuclear fuera detonado en un futuro cercano en algún lugar de los Estados Unidos? Sobre Charleston, Carolina del Sur, por ejemplo…

Claramente una conclusión demasiado simplista pero puede que todo estos forme parte de un crescendo de guerra psicológica ingenierizada para preparar a la opinión pública para una histeria belicistas si los Dueños del Poder Global decidieran realizar algún necesario (para ellos)ataque de Bandera Falsa para promover sus objetivos. ¿Adónde? Vaya a saber: en territorio estadounidense quizás; o contra algún interés norteamericano en otra parte del mundo; o contra algún aliado clave…

¿Será que el mensaje de los neoconservadores que debemos leer entre líneas es que necesitan de un nuevo “ataque” de Bandera Falsa que haga que el 11 de septiembre parezca un juego de niños en comparación, lo que les aportaría su tan anhelada guerra en Siria, Irán y mucho, mucho más?

Si algo así ocurriera, igual que el 11 de septiembre de 2001, inmediatamente los gobiernos occidentales y sus obedientes multimedios globales nos dirán “quiénes tienen la culpa” de semejante ataque.

En 2001 fue Osama bin Laden y Al-Qaeda lo que les permitió justificar guerras inmediatas contra Afganistán y todo el mundo musulmán. Un ataque terrorista con armas nucleares en suelo estadounidense conformaría una “prueba más que suficiente” de que fue perpetrado por esos espantosos iraníes en connivencia con los sirios, respaldados por los rusos (y los chinos), y veremos como la “Guerra Global contra el Terrorismo” se intensificaría rápidamente hasta el estado de una guerra cuasi-total.

Entonces veremos cómo harán estallar a Siria por los aires, borrarán a Irán del mapa, se enfrentarán al Oso Despertado y hasta harán que FEMA meta presos a todos aquellos patriotas estadounidenses armados, que insisten en pensar con sus propios cerebros y no el de Washington o Nueva York…

Puede imaginarse toda una cuidadosa escenificación planetaria emanada desde usinas de guerra psicológica a través de declaraciones gubernamentales, flashes informativos, impactantes notas periodísticas, y los consabidos “análisis” transmitidos las 24 horas por CNN, FoxNews, ABC-CBS-NBC, BBC, New York Times, Telegraph, Washington Post, TV5 France, etc…

Claramente, viviríamos un nuevo y terrible capítulo de la novela “1984” de George Orwell…

Sigan sintonizándonos: hay más piezas del rompecabezas en camino…

Por Adrian Salbuchi

Adrian Salbuchi es analista político, autor, conductor del programa de televisión “Segunda República” por el Canal TLV1 de Argentina. Fundador del Proyecto Segunda República (PSR).

 Con información de RT

©2013-paginasarabes®