¿Podrá el G-20 detener la guerra de Obama en Siria? – Por Alfredo Jalife-Rahme

.
.

Estados Unidos (EU) se ha vuelto adicto a suicidios colectivos catalizados por sus mesiánicos mandatarios, lo cual expresan tanto Moby Dick, la genial obra de Herman Melville, como el excelso cineasta alemán Werner Herzog en Aguirre, la ira de Dios –en su balsa a contracorriente en la jungla amazónica–, que describen actos unilaterales antigravitatorios, supuestamente heroicos, que acaban en desastres: epítome de Ahab y la tripulación del ballenero Pequod despedazado por la “ballena blanca” Moby Dick. Las dos parábolas de Ahab y Aguirre, con sus respectivas embarcaciones, son sublimes en significado. Obama pareciera, en su aventura unilateral en Siria, simbolizar la síntesis de los antihéroes Ahab y Aguirre, cuyos prolegómenos ya se habían detectado en Irak y Afganistán con Baby Bush, no se diga en el operativo a Libia, concomitante al desastre de Bengazi que llevó a la muerte del embajador y del personal de la embajada de EU (todavía sin elucidar).

La llamada telefónica entre los mandatarios de Rusia, Vlady Putin, y David Cameron, de Gran Bretaña (GB), pudo haber resultado muy creativa, lo cual desembocó voluntaria y/o involuntariamente, en el rechazo histórico del Parlamento británico a acompañar a Obama en su soledad bélica.

Tal telefonema resaltó que hubiese sido realizado por Putin a su contraparte británica y no a su homólogo Obama, todavía enfurecido por el asilo a Snowden (Bajo la Lupa, 28/8/13).

Las iras son malas consejeras –en especial, durante las decadencias– y, guste o no, los británicos en general conocen mejor las entrañas de Medio Oriente que EU: quienes se parecen, como comentó en forma mordaz el viceprimer ministro ruso, Dmitry Rogozin, a “un mono con una granada en mano” ( The Washington Times, 28/8/13).

Según The Voice of Russia (2/9/13), Cameron “empujará a Rusia y a otros (sic) a apoyar una solución diplomática al conflicto de Siria en la cumbre del G-20 en San Petersburgo. La diplomacia británica es muy creativa cuando desea ser constructiva y suele jugar mucho mejor al billar geopolítico que John Kerry. Mientras Cameron dialoga con Putin para buscar una salida diplomática al delicado contencioso sirio, su canciller William Hague sostendrá charlas simultáneamente en Londres con Ahmad Jarba, presidente de la opositora Coalición Nacional Siria.

El director del Departamento de Medio Oriente y Noráfrica de la cancillería rusa, Sergey Vershinin, comentó que existe una gran oportunidad durante la cumbre del G-20 en sus discusiones sobre Siria de que “la situación retorne al carril político”.

Debka (2/9/13), presuntamente perteneciente al Mossad (servicio de inteligencia israelí), que suele ser muy desinformativa, afirma que “Irán y Rusia aconsejan a Assad transferir su almacenamiento químico a Teherán para evitar un ataque de EU”. No estaría mal. Lo cierto es que los titubeos de Obama han puesto muy nerviosos a sus aliados Israel, Turquía y Jordania ( Debka, 1/9/13). No falta quienes señalen que la unidad 8,200 del ejército israelí se encuentra detrás de la “cocción” de la desinformación sobre las armas químicas en Siria (rotativo israelí Yediot Ahronoth, 27/8/13, reportado por el insigne comentarista William Pfaff, 28/8/13) y que los gobiernos de EU sólo se han consagrado a llevar a cabo las guerras de Israel.

No hay que perder de vista la postura de China, cuyas publicaciones oficiosas han sido muy críticas del proyecto bélico de EU en Siria (“EU ignora la lógica mientras suenan sus tambores bélicos”, Global Times, 4/9/13), cuyo presidente Xi Jingping ha iniciado una gira estratégica a países islámicos de Asia Central en vísperas de las cumbres del G-20 y el Grupo de Shanghai (en Bishkek, Kirguizistán).

Una consecuencia del bombardeo unilateral de Obama a Siria empujaría a China a los brazos de Rusia (Mu Chunshan, The Diplomat, 3/9/13). En el discurso de apertura de la cumbre del G-20 en la ciudad natal de Putin es probable que anuncie la concreción de un acuerdo con China en la triplicación de sus exportaciones de petróleo, cuya suplementación será efectuada mediante el oleoducto transiberiano ruso de casi 5 mil kilómetros que vincula Siberia Oriental al océano Pacífico, lo cual, después de la muerte oficiosa del oleoducto bushiano Nabucco –salida del petróleo del mar Caspio por Azerbaiyán, Georgia y Turquía– ( Réseau International, 3/9/13), trastocará la geopolítica de óleo/gasoductos desde el oriente del mar Mediterráneo pasando por el mar Caspio y el golfo Pérsico hasta el Lejano Oriente (océano Pacífico).

A mi juicio, una de las principales causales de la guerra de EU contra Siria radica en el anuncio de un óleo/gasoducto de Irán pasando por Irak hasta Siria, lo cual aislaría a Qatar y a otros países del Consejo de Cooperación del Golfo de Países Árabes.

El mismo Réseau International divulga el malestar de algunos militares en la guerra de Obama contra Siria por apoyar flagrantemente a Al Qaeda, a lo cual se suma el centro de pensamiento militar estratégico europeo De Defensa (31/8/13) que conjetura que detrás de la voltereta sabatina de Obama en solicitar la aprobación del Congreso se encuentra la doble renuncia el viernes en la noche del jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, Martin Dempsey, y del secretario del Pentágono, Chuck Hagel.

Aun The Washingon Post exhibe las “profundas dudas sobre el impacto y la sabiduría de un golpe militar de EU en Siria” (29/8/13). Para que no quede duda: el general texano Mark Welsh, jefe de las Fuerzas Aéreas, en una asombrosa entrevista con Air Force Magazine, sentenció que “EU no está preparado para una misión en Siria” ( Haaretz, 3/9/13). ¡Súper uf!

Quizá en forma teatral Obama haya cancelado una reunión bilateral con Putin al margen del G-20 para abordar una salida diplomática al contencioso sirio.

La retórica escalada del secretario de Estado Kerry y del líder de los representantes del Partido Republicano, John Boehner, quizá levanta la puja bélica para que Obama no llegue tan desvalido a la cumbre del G-20, donde probablemente sólo cuente con el soporte tácito y/o abierto tanto del “socialismo” francés como del “México neoliberal itamita”.

Un acuerdo diplomático que cuente con el apoyo de Rusia, que puede resultar el gran triunfador con Irán de los estropicios de EU e Israel en la región, tiene que escenificarse en el marco de “Ginebra 2” y, mucho más allá, en la aplicación gradual de la abolición de todas las “armas de destrucción masiva” sin excepción (definición de la ONU: atómicas, biológicas, químicas y radiológicas) que, en una primera etapa, debe obligar tanto a Siria como a Israel a firmar y ratificar la Convención de Prohibición de las Armas Químicas que entró en vigor en 1997 y, en una segunda etapa, a la desnuclearización de todo el “gran Medio Oriente” que incluya tanto el programa atómico de Irán (que se encuentra muy lejos del 90 por ciento del enriquecimiento de uranio para fabricar una bomba atómica) como del máximo de 400 bombas nucleares de Israel, que goza de las unilaterales canonjías celestiales de EU.

alfredo_jalife_pie
Por Don Alfredo Jalife-Rahme

Con información de : Bajo la Lupa

©2013-paginasarabes®

Siria : Un llamado a detener la agresión en marcha

Siria_septiembre_2013
Organizaciones sirias hacen un llamado a detener la agresión en marcha

Organizaciones políticas y de la sociedad civil de Siria confirman hoy su rechazo a las amenazas de Estados Unidos para emprender una agresión militar bajo el pretexto de un supuesto ataque gubernamental con armas químicas, que sigue sin probarse.

La Dirección del dirigente Partido Árabe Socialista Baaz afirmó que las alegaciones estadounidenses para violar la soberanía nacional constituyen una escalada peligrosa que amenaza la seguridad regional y del mundo, además de una violación flagrante de las leyes y normas internacionales.

En mensajes dirigidos a partidos y organizaciones nacionales árabes, la entidad subrayó que el país padece desde hace casi 30 meses “un ataque imperialista salvaje”, encabezado por Washington y administraciones occidentales y de Oriente Medio que apadrinan a bandas de mercenarios y extremistas islámicos para derrocar al presidente Bashar al-Assad.

Exhortó a los ciudadanos, partidos y organizaciones populares, culturales y sociales árabes a detener la agresión en marcha que, consideró, ponen en peligro la seguridad de todas las naciones árabes.

La Red Siria para la Observación de Derechos Humanos argumentó que cualquier llamado de una nación a hacer uso de la fuerza contra otra de manera unilateral, viola la Carta de Naciones Unidas y pone en riesgo el sistema de relaciones internacionales.

Exigió la Red a organizaciones extranjeras y al Consejo de Seguridad de la ONU mantener una postura moral basada en los principios de los derechos humanos, con el objetivo de evitar la repetición de escenarios como los de Afganistán, Irak y Libia donde algunas potencias iniciaron conflictos que han desestabilizado a dichos países y propagado la violencia y el caos.

Por su parte, la Unión de Ulemas Musulmanes del Levante condenó la decisión de la Casa Blanca de recurrir a la fuerza contra esta nación mesoriental bajo argumentos de dudosa verificación.

Los llamados a una nueva guerra contradicen las alegaciones de quienes dicen respetar los derechos humanos y la libertad, pero anuncian acciones que provocarán más muertes de civiles inocentes y traerán mayor destrucción al país, expresó un comunicado de la organización.

Consideró la Unión que quienes se sumen a esta agresión deben considerarse enemigos de Dios y de la patria.

La entidad llamó a declarar el lunes 9 de septiembre como día de ayuno para rogarle a Dios que proteja a Siria de los enemigos.

Mientras tanto … 

El secretario de Estado John Kerry rendirá hoy testimonio a puertas cerradas ante un comité senatorial de Estados Unidos, en la continuación de las audiencias parlamentarias como preámbulo de la guerra más anunciada.

Kerry tiene previsto debatir sobre un ataque a Siria en el panel de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, y después -sin acceso a la prensa- en el grupo legislativo equivalente del Senado federal.

En el salón del Capitolio junto al jefe de la diplomacia norteamericana estará este miércoles el Director Nacional de Inteligencia, James Clapper.

El resto de los participantes en la reunión no han sido identificados, y fuentes parlamentarias calificaron de “top secret” a esta sesión extraordinaria del Comité.

La resolución del Senado que autoriza al presidente Barack Obama a emplear la fuerza militar contra Siria prohibiría el uso de efectivos terrestres para operaciones de combate.

La Associated Press obtuvo una copia del proyecto de resolución que irá a votación en la Comisión de Relaciones Exteriores el miércoles.

La medida impondría un límite de tiempo de 60 días que el presidente podría extender otros 30 días con la aprobación del Congreso.

El senador demócrata Bob Menéndez, presidente de la comisión, y el senador Bob Corker, el republicano de mayor jerarquía, acordaron el proyecto el martes por la noche.

Horas antes, Obama obtuvo un importante respaldo del presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, para su propuesta de lanzar una incursión contra Siria, al tiempo que funcionarios del gobierno coincidieron en descartar el despliegue de efectivos en tierra en represalia por un ataque con armas químicas.

“Es probable que usted obtenga el respaldo del Congreso” , concedió el senador Rand Paul de Kentucky, quien probablemente se opondrá a la medida, en un diálogo en la tarde con el secretario de Estado John Kerry.

El líder republicano de la cámara baja salió de una reunión en la Casa Blanca y dijo que Estados Unidos tiene “enemigos en todo el mundo que necesitan entender que no vamos a tolerar este tipo de comportamiento. Asimismo tenemos aliados en todo el mundo y en la región que también necesitan saber que Estados Unidos estará ahí para darles su respaldo cuando sea necesario” .

Boehner habló mientras los legisladores de ambos partidos solicitaban cambios en la ley solicitada por el presidente, reescribiéndola a fin de restringir el tipo y duración de cualquier acción militar que sea autorizada,  incluyendo una prohibición de emplazar fuerzas de combate estadounidenses en tierra.

“No hay problema en que tengamos el lenguaje que no permita ninguna autorización para que haya tropas estadounidenses en el terreno” , dijo Kerry, uno de tres altos funcionarios que presentaron argumentos para una intervención militar en una audiencia de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

Para esta operación supuestamente ligera, el Pentágono estacionó en el Mediterráneo una flotilla de seis destructores con 350 misiles Tomahawk, además de un portaviones, y un buque transporte con dos mil infantes de marina.

Además Estados Unidos confirmó que había despachado hacia Siria un pelotón de 50 soldados, con entrenamiento especial de la CIA para combatir al gobierno del presidente Bashar al Assad.

Esta medida fue revelada por Obama durante una reunión en la Casa Blanca con los senadores republicanos John McCain y Lindsey Graham, reportó el diario The New York Times.

Según el mandatario, un escuadrón de combatientes nativos, adiestrado en una base de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en Jordania, partió con el objetivo de penetrar a territorio sirio vía terrestre.

 Obama no explicó que tipo de armamentos había proporcionado la CIA a esta misión mercenaria en un país que atraviesa un conflicto armado desde mediados de 2011.

No obstante ,”El presidente Obama no le está pidiendo a Estados Unidos que vaya a la guerra” , afirmó Kerry en una declaración inicial. Y sin embargo, acotó, “este no es el momento para una política aislacionista. No es el momento de ser espectadores de una masacre” .

Obama dijo que estaba dispuesto a admitir modificaciones en la solicitud relativamente amplia que la Casa Blanca hizo durante el fin de semana. Expresó confianza de que el Congreso responderá a su pedido para respaldar una acción militar.

Según una encuesta de Pew publicada este martes, el 48% de los estaounidenses se opone a bombardear Siria y el 29% está de acuerdo (el 23% no tiene opinión). El 35% de republicanos respalda la operación mientras que es sólo el 29 en el caso de los demócratas. La mayoría de estadounidenses no considera que Obama haya explicado con “claridad” sus razones contra la guerra y no cree al presidente cuando dice que será una acción limitada que no supondrá participar en otra guerra prolongada.

Obama insiste en que el ataque contra Siria no empantanará a Estados Unidos en otra larga campaña militar. “Ésto no es Irak. Ésto no es Afganistán …

 Con información de :Prensa Latina , AP, El Universal

©2013-paginasarabes®