Los médicos y su juramento

Los médicos y su juramento
Los médicos y su juramento

Juramento de Hipócrates

Juro por Apolo, médico, por Esculapio, Higía, Pa­nacea y por todos los dioses y diosas, a quienes pongo por testigos de la observancia del siguiente juramen­to que me obligo a cumplir con toda mi fuerza y vo­luntad.

Tributaré a mi maestro de medicina el mismo respeto que a los autores de mis días, compartiendo con él mi for­tuna y socorriéndolo si lo necesitase.

Trataré a sus hijos como a mis hermanos y, si quisiesen aprender este arte, se lo enseñaré desinteresadamente y sin ningún género de recompensa.

Instruiré a mis hijos con los preceptos, enseñanzas y demás doctrinas, así como a los de mi maestro, y a los dis­cípulos comprometidos y que han prestado juramento se­gún la ley médica, pero a nadie más.

Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea más provechosa, según mis facultades y cono­cimientos, pero me abstendré de cuanto lleve consigo per­juicio o afán de dañar.

No administraré a nadie una droga mortal, aunque me lo pida, ni sugeriré tal uso. Tampoco a ninguna mujer da­ré pesario abortivo, sino que, a lo largo de mi vida, ejer­ceré mi arte de forma santa y pura.

No operaré con cuchillo ni siquiera a los pacientes en­fermos de cálculos, sino que los dejaré en manos de quie­nes se ocupan de estas prácticas.

Al visitar una casa, entraré en ella para bien de los en­fermos, manteniéndome al margen de daños voluntarios y de actos perversos, en especial de todo intento de seducir a mujeres o muchachos, ya sean libres o esclavos.

Callaré todo cuanto vea u oiga, dentro o fuera de mi actuación profesional, que se refiera a la intimidad huma­na y no deba divulgarse, convencido de que tales cosas de­ben mantenerse en secreto.

Si observo con fidelidad mi juramento, séame conce­dido gozar felizmente de mi vida y mi profesión, hon­rado siempre entre los hombres; si lo quebranto y soy perjuro, caiga sobre mí la suerte adversa.

 


 

Juramento médico en la Unión Soviética

Juro solemnemente que dedicaré todos mis conoci­mientos y mis fuerzas a la preservación y mejora de la sa­lud del hombre y a la curación y prevención de las enfer­medades. Juro que trabajaré concienzudamente en lo que exijan los intereses de la sociedad. Juro que estaré siempre dispuesto a prestar ayuda material, a mostrarme atento y considerado con el paciente, a mantener la confidenciali­dad médica. Juro que perfeccionaré constantemente mis conocimientos y mi práctica médica, que favoreceré con mi trabajo el desarrollo de la ciencia y la práctica médicas, que recurriré a mis colegas en busca de consejo, si así lo exige el interés del paciente, y que nunca les negaré mis in­dicaciones ni mi ayuda. Juro que conservaré y promoveré las nobles tradiciones de nuestra medicina autóctona, que los principios de la moral comunista guiarán todos mis ac­tos y no olvidaré nunca la importancia de la profesión de los médicos soviéticos ni de mi responsabilidad ante el pueblo del Estado soviético. Juro que seré fiel a este jura­mento durante todo el resto de mi vida.


 

Juramento de los médicos islámicos

Juro por Allâh, el más grande, que lo tendré siempre presente cuando practique mi profesión; que protegeré la vida humana en todas sus etapas y circunstancias y que haré lo posible por rescatarla de la muerte, la enfermedad, el dolor y la ansiedad. Juro velar por la dignidad de los se­res humanos, respetar su intimidad y guardar sus secre­tos. Juro que seré siempre instrumento de la clemencia de Allâh, y mis cuidados médicos abarcarán a próximos y leja­nos, virtuosos, amigos y enemigos. Juro que me esforza­ré en adquirir conocimientos y utilizarlos en beneficio y no en daño de la humanidad. Juro que veneraré a mi maes­tro, enseñaré a los más jóvenes y seré un hermano para los miembros de la profesión médica, unidos por la piedad y la caridad. Juro que viviré mi fe en privado y en público y evitaré todo lo que me mancille ante los ojos de Allâh, sus apóstoles y mis correligionarios. Y pongo a Allâh por tes­tigo de este juramento.

 

©2013-paginasarabes®

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *