La casualidad y el tiempo – Capriles contra Venezuela

MADURO_VS_CAPRILES
© Portafolio

Nicolás Maduro Moros y Hernrique Capriles Randoski supuestamente comparten un pasado sefardí, los padres de ambos, ya fallecidos; fueron emigrantes judíos sefardíes que llegaron a Venezuela procedentes de la vecina Curazao.

Capriles Radonski , nació el 11 de julio de 1972 en Caracas, proviene de dos familias de inmigrantes judíos que llegaron a Venezuela escapando del nazismo y que hicieron una considerable fortuna. Los Capriles están asociados a la banca, la construcción y los medios impresos. Son dueños del circuito de salas de cine más grande de Venezuela . Trabajó en las firmas Nevett & Mezquita Abogados y en Hoet, Peláez, Castillo & Duque y en los negocios familiares, fundamentalmente en las empresas de la familia materna, Radonski Bochenek.

Nicolás Maduro, nació el 23 de noviembre de 1962 en Caracas y creció en la parroquia popular de El Valle. Terminó la escuela secundaria en el Liceo Avalos. Perteneció a la Liga Socialista en sus años de estudiante de secundaria y a la vez era bajista de una banda de rock de adolescentes llamada Enigma. Trabajó desde joven como conductor en el Metro de Caracas. Informes de la CIA aseguran que era el conductor con más multas de la compañía. Se convirtió en dirigente sindical llegando a ser miembro de la junta directiva de esa empresa pública. Fundador del nuevo Sindicato del Metro de Caracas. Antes de ser canciller y presidente encargado fue escolta del Comandante Hugo Chávez.

No obstante a esta coincidencia, que tampoco es para pegar “el grito en el cielo ” , Basem Tajeldine nos ofrece una semblanza contundente de quien ahora sí se desenmascara para golpear al pueblo venezolano : Henrique Capriles Radonsky es un rico de cuna, descendiente de una de las familias más adineradas del país, y de tradiciones nada democráticas. La burguesía se ha quitado la careta y prefiere jugar ella misma sin disfraz, escogido para ello a un genuino representante de su clase social. Ya no está para aceptar pendejadas de los arribistas de AD y Copei.

Henrique Capriles Radonsky es tanto el representante de la derecha “venezolana” apéndice del imperialismo estadounidense, como también del sionismo internacional. Su origen religioso y formación política judío-sionista lo convierte en el centro preferido de todas las apuestas y en centro confiable del financiamiento no sólo de la burguesía local y la acaudalada comunidad israelita organizada en Venezuela, sino de los grandes lobbys sionistas mundiales.

Esta situación de dominio de un extranjero no intimida ni hace sentir reemplazada a la burguesía criolla del país, aunque si en cierta medida a la vieja clase política que siempre ha dominado.

La burguesía criolla venezolana construida y mantenida gracias al Estado, y acostumbrada a vivir bajo su paraguas, nunca se forjó una cultura nacionalista que le empujara a defender sus intereses de capitales extranjeros. La formación de burguesía criolla es un experimento fracasado.

Su condición de parásita y portuaria desde sus orígenes facilitó la apertura y entrega de país a intereses extranjero en varios momento de su historia republicana.

El dominio de los lobbys sionistas sobre los partidos de derecha en Estados Unidos y Europa se refleja de forma aun más patética en la Venezuela de hoy… “

La población venezolana es altamente heterogénea, la mayoría de los habitantes son mestizos y el resto tiene antepasados africanos , criollos europeos, en su mayoría descendientes de los españoles e indios americanos . También de la inmigración, entre ellos, italianos, portugueses, así como pequeñas colonias de familias alemanas, británicas y menonitas. Hay asiáticos, de China, Japón, países árabes, y  judíos

Breve historia del origen de los apellidos

Más o menos hasta el siglo catorce los apellidos en España se formaban por el sistema patronímico: Álvarez, hijo de Alvaro; Rodríguez, hijo de Rodrigo; Pérez, hijo de Pero, etc., de la misma manera que en los idiomas sajones se formaban agregando el sufijo –son al nombre de pila: Anderson, Williamson, Johnson, etc. Los galeses los formaban agregando simplemente una s al nombre: Rogers, Williams, Evans, etc. Los irlandeses colocaban la preposición of entre dos nombres: William of Neill, que pronto se redujo a una o con apóstrofe: William O’Neill. Los idiomas eslavos, por su parte, agregaban el sufijo vich, que significa “hijo de”: Basil Ivanovich. Árabes y judíos, por su parte, colocaban el correspondiente ibn o ben entre los dos nombres, significando asimismo “hijo de”: Ahmed Ibn Ismael o Simón ben Isaac, por ejemplo. (Curiosamente, el apellido Tello fue el primero en fijarse en España. Ya en el siglo noveno, un tal Tel Pérez, del señorío de Meneses, tuvo dos hijos, uno de los cuales se llamó Tello de Meneses, y el otro Téllez, de donde salieron las dos ramas que ya se mantuvieron como es el uso actual: ya no era el caso de que Gonzalo Pérez tenía un hijo que se llamaría Pero González, y este otro que se llamaría Juan Pérez, y este a su vez otro que se llamaría Diego Ibáñez, quien a su vez procrearía otro llamado Gonzalo Diéguez, lo que hace tremendamente difícil seguir el rastro de las familias en los árboles genealógicos).

Ya para el siglo catorce empezaron a inventarse los apellidos. La pista la obtuvieron, tal vez, los españoles, de los antiguos romanos, quienes usaban nombres y apellidos como ahora lo hacemos: Marcus Tullius. Esto implicaba que había un Marcos, perteneciente a la gens (familia) Tullía. Pero como habría varios con el mismo nombre propio, se le agregaba a cada quien un apodo (cognomen). Así Cicerón se llamaba Marcus Tullius Cicero (Cicero significa “garbanzo” —de donde viene el castellano “chicharro”—), pues tenía una verruga en la nariz. De igual modo, Publius Ovidius Naso (“narigudo”), Qintus Horatius Flaccus, etc.

De igual manera los españoles empezaron a colocar apelativos (o apodos) después de los nombres, dejando fijo el nombre de la familia de allí en adelante. Estos apodos —o apellidos— surgieron de diversas fuentes. En unos casos se tomaba el nombre de algún animal por el parecido del personaje con una bestia dada; o el de una planta por alguna relación anecdótica; o el de un mineral por razones similares. O bien se le daba como apellido un verdadero apodo, que implicaba un rasgo físico o moral de la persona, como Calvo o Clemente. En otras ocasiones se rememoraba algún acontecimiento, como el caso del famoso Vargas quien, en batalla con los moros, habiéndosele roto la espada, arrancó la rama de un árbol y con ella “machucó” tantas cabezas de moros, que el rey le ordenó se llamara en adelante Vargas Machuca (en la guerra de independencia, un militar colombiano de apellido Reyes, con un acto de heroísmo salvó al ejército libertador, por lo que el Libertador le dijo que en adelante debería llamarse Reyes-Patria, pues había salvado la patria. El militar adoptó el doble apellido que sus descendientes continúan usando).

La mayoría de los apellidos venezolanos son de origen castellano, canario y gallego, aunque a partir del siglo dieciocho, con el establecimiento de la famosa Compañía Guipuzcoana, empezaron a abundar los apellidos vascos, hasta el punto de que don Vicente Amézaga, historiador de dicha compañía, ha compilado una lista de más de mil quinientos.

Más tarde vinieron las inmigraciones de diversos países de Europa, especialmente italianos y portugueses, que se establecieron definitivamente en Venezuela, hasta el punto de que apellidos como Pietri y Abreu son hoy típicamente “criollos”. Lo propio ha acontecido con inmigrantes de otras regiones, por lo que Venezuela ofrece hoy el más rico mosaico étnico de cualquier país de América Latina. Abundan, asimismo, los apellidos de origen judío sefardita. Son apellidos originalmente portugueses o españoles, de individuos que, huyendo de la persecución religiosa, emigraron a los Países Bajos primero, y de allí a Curazao, de donde pasaron a tierras venezolanas, especialmente entrando por Puerto Cabello donde se establecieron y echaron raíces.

Algunos apellidos de origen sefardita

Abraham, Adán, Ahijado ,Al mea, Almosny, Asorraf .

Bemergui , Benacerraf , Benadiba , Benadón , Benador , Benaiges, Benaím, Benalal, Benallán Benamor, Benamu, Benaroia, Benaroyo, Benarroch, Benarroyo, Benasayag, Benasayeg, Benassy, Benatar, Benatuil, Benayán, Benazar, Benbunan, Bencecry, Bencid, Bencomo Benchetrit, Benchimol, Benchocrón, Bendahán, Bendavíd, Bendayán, Benezra, Benguiqui Benhaud, Benhayán, Benhayoum, Benhonou, Benjamín, Benmerguí, Bennazar, Benshimol Bentata, Benzaquén, Benzecry, Beracasa, Berah,Beraha, Beraja .

Capriles, Curiel, Chocrón . Daniel, David, De Sola , Diamante. Gabriel.

Henríquez, Hermano. Isaac, Isaías. Jacob-o , Jairo, Joaquín. León, Leví, Lucas.

Maduro, Manuel, Mateo-s , Matías, Miguel, Moisés, Moreno , Muchacho. Noé. Obadía.

Pablos, Padrino, Pariente, Pinedo, Pinto. Quijano. Rafael, Rafaela , Ricardo.

Sabas, Salas, Salomón, Salvador, Samuel, Sananes, Sanjosé, Santamaría, Simón.

Tobías, Toledano ,Tomás. Vicente. Zacarías.

En la época colonial, las sociedades latinoamericanas se encontraban definidas totalmente. Se mantenían equilibradas, aunque terriblemente jerarquizadas. Por un lado, los criollos, descendientes del poder colonial español, conjuntamente con otros europeos, con los cuales se habían mezclado, fuertemente influidos por las corrientes del positivismo francés, que miraban a lo europeo como sinónimo de progreso, personificado en escala descendente por: Nórdicos, germánicos, anglosajones y luego franceses, italianos, españoles y portugueses; y por el otro, todos los demás.

Esta situación estaba aceptada y reconocida por todos, no sólo por el grupo dominante, sino también por los grupos dominados. Un equilibrio meta estable, pero equilibrio al fin.

Los prejuicios clasistas de la era colonial se mantenían, se aceptaban y se practicaban sin discusión. Era un perfecto paradigma.

A un criollo o un europeo nunca su nombre podría ir precedido sin el término don (que significa “de origen noble”), aunque estuviera borracho hasta la coronilla”.

En tiempo de la Colonia se usaba también el de caballero (que andaba a caballo), debido a que sólo él podría usar caballo. Al indio o al mestizo se le obligaba a mirar hacia el suelo cuando debía hablar con un “caballero”. Con el cultivo del añil ingresa el negro o mulato, no de África, sino de países vecinos y siguiendo la separación de razas impuesta, vive en ghetos, llamados “rancherías”.

Se establecen así una serie de términos, muchos de ellos en desuso, de acuerdo al de sangre blanca, india y negra de la población; como mestizo, mulato, albino, salta pa’ atrás, lobo, sambayo, cambujo, chamiso, coyote, tercerón, zambo,etc. ¡una estupidez!…

El desprecio por todo lo que no es europeo, lleva a las personas a desarrollar ideas racistas y a preconizar una inmigración compuesta únicamente de blancos europeos, de preferencia anglosajones. Entre más blanco el color de la piel, se es “superior”…

Referencias :
Basem Tajeldine. El sionista Capriles Radonsky y la batalla que se nos viene
Jaime Tello. Sobre apellidos venezolanos
Armando Bukele Kattan. Emigración Árabe-Palestina en Latinoamérica

Por Victoria Yapur

©2013-paginasarabes®

Gran Senda,la unión de cultura, turismo, historia y medio ambiente

diputacion_malaga
©InfoAxarquía

La Diputación de Málaga ha unificado la cultura, historia, medio ambiente y el turismo activo de la provincia en la Gran Senda-Ruta de las Tres Culturas, un proyecto que recupera senderos y veredas en un trazado circular de 360 grados y 650 kilómetros por los municipios para dinamizar las economías locales, fomentar la creación de empleo y reivindicar la heterogeneidad del territorio.

Este recorrido es el primero de sus características en Andalucía y ha sido definido por el presidente, Elías Bendodo, como un ejercicio de conocimiento propio y promoción exterior “porque explota la variedad de la provincia y al mismo tiempo la condensa en un original recorrido”.

La Gran Senda aportará una creación estimada de 6.500 empleos indirectos gracias a los establecimientos de alojamiento y hostelería, los servicios de turismo activo, aventura, deporte, gastronomía e interpretación del patrimonio natural y cultural.

La inversión para hacer realidad esta iniciativa asciende a un total de 1.120.000 euros, repartidos entre los 820.000 euros que aporta el proyecto Idara, financiado con fondos europeos a través del programa de cooperación transfronteriza Poctefex; y los 300.000 euros que ha ejecutado ya en su gran mayoría el área de Turismo y Promoción del Territorio en la zona de la Serranía de Ronda y el descenso al Valle del Genal-Guadiaro.

En concreto, la Gran Senda de Málaga supone la homologación y puesta en servicio de caminos reales, vías pecuarias, veredas y senderos de montaña y ribera que circundan la provincia. “Es un viaje turístico, deportivo, medioambiental y espiritual a nuestra historia, a través de las culturas que a lo largo de los siglos han definido lo que somos hoy”, según Bendodo.

La mayor parte de la inversión contenida en Idara, 512.000 euros, está compartida por las áreas de Medio Ambiente y Turismo, y se destina a obras de recuperación de senderos existentes, que suman 650 kilómetros. Los trabajos están actualmente en ejecución o en licitación, lo que permitirá que este verano ya se pueda realizar gran parte de su recorrido gracias a las veinte etapas geolocalizadas de que consta. Se prevé que la duración del recorrido completo de la Gran Senda de Málaga sea como mínimo de un mes, según Bendodo, y estará completa antes de final de año.

Además, se añaden 229.750 euros para la definición de los senderos en cuencas fluviales incluyendo la sensibilización y estudios medioambientales para ponerlos en valor. En este epígrafe figura la dotación de más de 13.000 placas identificativas e informativas para una correcta señalización de todo el trazado, así como la colocación de 1.300 balizas.

El presidente ha puntualizado que la baliza cero, es decir, la que marca el punto de inicio de la Gran Senda de Málaga-Ruta de las Tres Culturas, estará en la sede de la Diputación de Málaga, concretamente en el patio de banderas de la entrada principal. No obstante, ha recordado que cualquier persona podrá comenzar y acabar el recorrido en cualquier lugar de los 650 kilómetros circulares.

Dentro del presupuesto de Idara también se destinan 40.000 euros a programas de dinamización de senderos del área de Cultura y Deportes. Precisamente arrancan este fin de semana con la participación de 1.500 senderistas en las cinco rutas diseñadas: Frigiliana-Cómpeta, Villanueva del Rosario-Archidona, Fuente de Piedra-Campillos, Ardales-El Burgo y Ronda-Estación de Benaoján.

Además se organizarán jornadas sobre nuevas posibilidades de trabajo en la economía verde, que llevará a cabo el servicio de Empleo de la Diputación. Por último, en virtud del carácter de cooperación transfronteriza del programa europeo Idara, se invertirán 37.000 euros en actuaciones con Marruecos.

Iniciar la Gran Senda al bajarse del avión

El presidente ha hecho hincapié en que será posible comenzar la Gran Senda en los principales lugares de llegada de turistas a la provincia, como el aeropuerto de Málaga, el puerto, las estaciones de ferrocarril o de autobuses. “Hablamos del reclamo general que va a dar forma y una nueva razón de ser al gran entramado de turismo activo, rural y de interior que tenemos en esta tierra, al que por supuesto se une el del litoral”, ha dicho.

El trazado de la Gran Senda recorre físicamente el 70% de los términos municipales de la provincia, pero en realidad beneficiará a los 101 municipios porque extiende su red a través de los senderos menores interconectados entre sí.

Bendodo ha explicado, a modo de ejemplo, que si un viajero decide iniciar la Gran Senda de Málaga en la zona de los acantilados de Maro, seguirá el camino que sube a la zona de Montes-Alta Axarquía, al paraje de Alfarnate y Alfarnatejo conocido como Los Pirineos del Sur; de ahí se dirigirá a la comarca de Antequera, Fuente de Piedra; la Serranía de Ronda, el Chorro y el Caminito del Rey; la zona del Genal-Guadiaro, Manilva, Estepona; el Valle del Guadalhorce hasta su desembocadura, y concluirá en un recorrido por las torres vigía del litoral hasta enganchar de nuevo con la parte más oriental de la provincia.

El presidente ha comparado esta iniciativa con el Camino del Cid (que parte de Valencia y pasa por Castilla La Mancha, Castilla León y Aragón) o el Sendero Ibérico Soriano, que es muy parecido en diseño y longitud.

“Este proyecto nos pone en la vanguardia nacional del grupo de trazados catalogados en el Observatorio de Caminos Rurales No Motorizados”, ha especificado Bendodo. Este tipo de recorridos se pueden realizar a pie, en bicicleta o a caballo. La Gran Senda entronca de sur a norte con el Camino de Santiago Mozárabe, que sale de Málaga por Almogía; y también forma parte de la senda europea mediterránea que llega hasta Grecia.

La Gran Senda de Málaga concibe la provincia como un todo pero hace de su diversidad su principal reclamo. Además invierte en espacios naturales icónicos de la provincia, recupera las cuencas fluviales y promueve un incremento de las visitas a los municipios malagueños, lo que fomenta las economías locales al apostar por el aprovechamiento de recursos naturales para enfocarlos al turismo activo.

El presidente ha concluido que la Gran Senda de Málaga-Ruta de las Tres Culturas es un recorrido por el legado que las tradiciones árabe, judía y cristiana han dejado a los pueblos de la provincia, a su identidad y a los entornos naturales. “Es con seguridad uno de los proyectos más importantes de la Diputación de Málaga”, ha asegurado.

Con información de InfoAxarquía

©2013-paginasarabes®