La violación de derechos sigue vigente en Irak diez años después de la guerra

irak_mapa
.

Cuando se cumple una década de la guerra en Irak, los abusos de los derechos humanos, con ataques a civiles, torturas y juicios injustos, siguen vigentes en el país árabe, de acuerdo con un informe de Amnistía Internacional difundido hoy.

La organización de defensa de los derechos humanos, con sede en Londres, denuncia las violaciones cometidas tanto por las fuerzas de seguridad iraquíes como por las tropas extranjeras desde la invasión británico-estadounidense de Irak en marzo de 2003. Ver Nota

“Diez años después del fin del mandato represivo de Sadam Husein, muchos iraquíes gozan de más libertades que bajo su régimen, pero los avances en derechos que debieran haberse conseguido en este tiempo no se han materializado”, afirma el director de AI para Oriente Medio y el Norte de África, Hassiba Hadj Sahraoui.

Amnistía critica el fracaso de las autoridades iraquíes a la hora de cumplir con sus responsabilidades en materia de derechos humanos y hacer respetar la ley, frente a los ataques indiscriminados de grupos armados.

“Ni el Gobierno iraquí ni las potencias ocupantes se han adherido a los estándares esperados bajo la legislación internacional y los iraquíes pagan un alto precio por su incapacidad”, añade el portavoz.

Según AI, la tortura está a la orden del día en el país árabe y es cometida con impunidad por las fuerzas de seguridad del Estado, en particular contra sospechosos de terrorismo cuando están en régimen de aislamiento.

A menudo se tortura a los detenidos para extraer confesiones que estos posteriormente niegan pero que, aún así, se utilizan en su contra en juicios amañados, indica.

A veces, estas dudosas confesiones se difunden por televisión antes del juicio y violan la presunción de inocencia, asegura Amnistía.

La pena de muerte, suspendida tras la invasión de 2003, se restableció con el primer Gobierno iraquí y las sentencias se retomaron en 2005, recuerda la organización.

Desde entonces, 447 prisioneros han sido ejecutados, entre ellos el propio Sadam Husein, y se ha convertido al país árabe en uno de los Estados líderes en la aplicación de la pena capital.

“Es particularmente horrendo que muchos prisioneros son condenados a muerte tras un juicio injusto basado en confesiones que se vieron forzados a hacer bajo tortura”, denuncia Sahraoui.

Amnistía pide a las autoridades iraquíes que pongan fin a este ciclo y declaren una moratoria en las penas de muerte como primer paso para abolir esta práctica.

Por otra parte, apunta la ONG, en los últimos meses miembros de la comunidad musulmana suní han protagonizado protestas en contra de la discriminación y abusos de los que son víctima, mientras también se han detectado incidentes violentos en el Kurdistán.

En cuanto a las fuerzas invasoras, AI denuncia que desde el primer día “practicaron tortura y otras violaciones graves contra los prisioneros, como el escándalo de Abu Ghraib” por parte de las tropas estadounidenses y la muerte del civil iraquí Baha Mousa cuando estaba bajo custodia británica.

Pese a examinar casos individuales, en Estados Unidos y el Reino Unido no se han realizado investigaciones para detectar violaciones sistemáticas de derechos humanos por las tropas de esos países ni se han identificado culpables, condena Amnistía en su informe.

El Gobierno iraquí tampoco ha investigado las numerosas acusaciones de tortura, pese a haber admitido casos “aislados”.

Según AI, los métodos de tortura aplicados a los detenidos son choques eléctricos en los genitales, asfixia parcial con bolsa de plástico en la cabeza, palizas, suspensión en posturas extrañas, negación de agua, comida y sueño y amenazas de violación de parientes femeninas.

Algunas detenidas se han quejado de haber sido agredidas sexualmente.

“Irak permanece atrapado en un ciclo de tortura e impunidad que debería haberse roto hace mucho tiempo. Ya es hora de que las autoridades iraquíes tomen medidas concretas para arraigar una cultura de protección de los derechos humanos”, concluye Sahraoui.

Fuente: Terra

©2013-paginasarabes®

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *