Los Plomos del Sacromonte – Exposición de Mohamed Younssi

Mohamed Younssi

El 18 de marzo de 1588 al derribarse la Torre Turpiana, alminar de la Mezquita Mayor de Granada, apareció una caja de plomo embetunada, con varias reliquias y un pergamino, escrito en árabe, con una profecía de San Juan sobre el fin del mundo. El texto se dio para su traducción a Miguel de Luna, amigo y compañero de Alonso de Castillo, otra copia se envió a Arias Montano y otra al propio Castillo. En 1595 aparecieron en la colina de Valparaíso, hoy Sacromonte, una serie de láminas de plomo que contenían diecinueve tratados religiosos en árabe de una caligrafía insólita, los conocidos como Libros Plúmbeos. Fueron muchos los encargados de traducirlos, entre ellos Alonso del Castillo, que atestiguó su antigüedad lingüística y caligráfica, si bien era una falsificación de los moriscos para salvar parte de su herencia cultural en el reino cristiano. Se trata de un intento de sincretismo religioso cristiano-islámico, o más bien de «cristianismo islamizado»; los Libros Plúmbeos fueron condenados por la Iglesia el 28 de septiembre de 1682 y se sospecha hoy que Alonso del Castillo y su amigo Miguel de Luna, traductores de los mismos, fueron también quienes los escribieron, ya que Luna quiso ser enterrado en tierra virgen según la costumbre musulmana, aunque Castillo murió recibiendo los sacramentos y fue enterrado en la parroquia de San Miguel de Granada.

Los Libros Plúmbeos del Sacromonte

Los Libros Plúmbeos del Sacromonte: un intento de salvación fallido.

Por Nur Qalb al-Andalusiya de Nuestro pasado andalusí

Los Plomos del Sacromonte o Libros Plúmbeos son una de las más famosas falsificaciones históricas. Materialmente consisten en 22 planchas circulares de plomo de unos 10 cm grabadas con dibujos indescifrables y textos en latín y en extraños caracteres árabes, que se dieron en llamar salomónicos.

La crítica filológica e histórica parecen determinar que la impostura pudo ser obra de moriscos de alta posición social que intentaban conciliar el cristianismo con el islam, en el periodo posterior a la sublevación de las Alpujarras.

Los Libros plúmbeos del Sacromonte fueron unos “descubrimientos” hechos por unos obreros moriscos al derribar en Granada el antiguo minarete de la mezquita mayor nazarí. Éste, llamado la “Torre Vieja” y no muy lejos de las tumbas de los Reyes Católicos, obstaculizaba la construcción de la tercera nave de la Catedral de Granada.

El 18 de marzo de 1588, día de San Gabriel, los peones hallaron en los escombros una caja de plomo, que abrieron al día siguiente, día de San José.

Las fechas no son casuales, pues San Gabriel es el ángel más importante para el Islam, cuya aparición ocurre frecuentemente en los Libros plúmbeos, y San José es el marido de María, la que, según estos libros, los ha dictado.

Al abrirse la caja aparecieron varios objetos: una tablita con la imagen de Nuestra Señora en traje “egipciano” (gitano), indumentaria prohibida a los moriscos, y otros objetos curiosos.

Hubo un medio paño de la Virgen María y un pergamino escrito en árabe, castellano y en un latín muy castellanizado, con las primeras noticias concretas acerca del santo y mártir San Cecilio, hoy en día patrón de Granada.

En seguida el entonces arzobispo de Granada, don Juan Méndez de Salvaterra, pidió permiso a Felipe II, ávido coleccionista de reliquias, y al papa Sixto V, para investigar la autenticidad del contenido de esta caja de plomo, y convocó una Junta Mayor.

Tres traductores—el licenciado Luis Fajardo, catedrático de árabe en la Universidad de Salamanca, un arabista notable, Miguel de Luna, y Francisco López Tamarid, racionero mayor de la catedral—fueron comisionados para llevar a cabo una traducción del pergamino, además de la interpretación de Alonso del Castillo, médico morisco e intérprete de Felipe II.

En 1595, empezaron a descubrirse en el Monte Valparaíso (hoy llamado Sacromonte por estos hallazgos) ciertas planchas de plomo con inscripciones en árabe, y el nuevo arzobispo de Granada Pedro de Castro ordenó excavaciones de las muchas cuevas del monte. Con el tiempo, veintidós libros en hojas redondas de plomo fueron excavados.

El 30 de abril de 1600 el arzobispo Castro leyó la calificación de las juntas, que proclamaron como auténticas las reliquias. Se trataba ahora de una situación muy emocionante y divisiva, ya que la nueva corte de Felipe III emprendía la campaña para desterrar a los moriscos, precisamente el grupo favorecido por los documentos.

¿Qué se decía en los estos libros plúmbeos?

Las varias escrituras pretenden ser un evangelio del apóstol Santiago el Zebedeo, traducido al árabe por su discípulo Tesifón (Ibn ‘Attar).

En ellos abundan invocaciones a Dios y los preceptos que la Virgen María le dio a Santiago. La Virgen le declara a San Pedro en el “Libro de la historia de la verdad del evangelio”:

“Y dígoos que los árabes son una de las más excelentes gentes, y su lengua una de las más excelentes lenguas. Eligiólos Dios para ayudar su ley en el último tiempo después de haberle sido grandísimos enemigos. Y darles Dios para aquel efecto poder y juicio y sabiduría, porque Dios elige con su misericordia al que quiere de sus siervos. Como me dijo Jesús que ya habrá precedido sobre los hijos de Israel los que de ellos fueren infieles la palabra del tormento y destruición de su reino que no se les levantará cetro jamás. Mas los árabes y su lengua volverán por Dios y por su ley derecha, y por su Evangelio glorioso, y por su Iglesia santa en el tiempo venidero.”

Los falsificadores de estos libros, dos de los cuales parecen ser Alonso del Castillo, intérprete de Felipe II, y Miguel de Luna, hicieron sembrarlos en la demolición de la antigua mezquita y en las cuevas del Sacromonte con unas reliquias falsas de mártires cristianos del primer siglo para que se descubriesen fácilmente allí (y que por consiguiente fuesen la causa de varios “milagros” y “curas”).

Según su historia, la Virgen María mandó a Jacobo (Santiago) a Hispania, guiado por el Arcángel Gabriel, para esconder estos libros en varios sitios en Granada.

“Ve con este libro a la extremidad de la tierra que se llama España, en el lugar donde resucita un muerto. Guárdalo en él. Y no temas de él porque Dios le guardará a ti y a los que fueron contigo con ojo de solicitud en el mar como guardó a Noé en el arca, y en la tierra como se guardó a Jonás en el vientre de la ballena hasta que lo dejó en ella” (208). “Y enterrólos en la tierra para el tiempo decretado” (242).

¿Cuáles pudieron ser los motivos que llevaron a la aparición de estos libros?

Los textos revelan cierta sensibilidad hacia los moriscos y sus creencias, y hasta el tono de sus mensajes recuerda el estilo del Qur’an (Corán).

No cabe duda que los Libros plúmbeos se escribieron en un fanático intento de evitar la expulsión de los moriscos. Aunque los Reyes Católicos en la conquista de Granada (entre 1482 y 1492)  habían garantizado muchos de sus derechos y privilegios, el deseo de los vencedores (con la dirección del Cardenal Cisneros, ) de convertir cuanto antes a los moriscos al cristianismo causó mucha tensión y resultó en su sublevación en 1500–01 y un reverso en la tolerancia prometida.

Recordemos que fue el Cardenal Císneros quien mando asaltar la Madraza, la universidad granadina para quemar todos los libros de su biblioteca, entre los que había de astronomía, matemáticas, ciencias y poesía para que el olvido triunfase sobre la memoria, desarraigar a un pueblo y borrar así cualquiera de las contribuciones de la civilización musulmana a España. (Ver Cisneros y la quema de los manuscritos granadinos).

Después de 1501, la situación de los moriscos de Granada empeoró sensiblemente. La pragmática promulgada en 1567 por Felipe II, quien nunca quiso su destierro, básicamente quitó a los moriscos su estilo de vida, prohibiéndoles, entre otras cosas, hablar, leer y escribir en árabe, vestir y celebrar fiestas a lo árabe, usar nombres árabes, e inclusive bañarse en los hamman.

En definitiva se quiso y así se consiguió borrar cualquier símbolo o manifestación propia del Islam. Las prácticas de higiene eran cosa de “moros”, prohibamos los hamman. La indumentaria propia de los moriscos (que también usaban muchas cristianas), era una manifestación de sus costumbres, prohibamos sus vestimentas. Él árabe es una manifestación del Islam, prohibamos su uso y conocimiento.

Ante todas estas serie de prohibiciones e inminente expulsión, los moriscos planearon este intento fallido de vincular y reconciliar el Islam con el Cristianismo, inventando un pasado arabo-islámico que hermanara a musulmanes y cristianos y pudiendo así salvarlos del destierro.

La Reflexión…

Todo esto no hace sino recordarme a la no muy distinta situación actual en España, donde el miedo al moro y el rechazo sigue vigente en el subconciente de la sociedad. Un pañuelo molesta, decir que Dios y Allah son la misma persona asusta y escandaliza, que un musulman de origen no español pueda convertirse en Español da pánico, y si encima puede optar a un cargo importante en la sociedad española no digamos.

Como ya decía en el artículo de apoyo a Najwa Malha, la comunidad de conversos españoles al Islam es cada vez mayor. A éstos se les trata de “extranjeros en su propia tierra”, traidores y gente a las que los “moros extranjeros” han lavado la cabeza.

Está mas que testado que toda esta mala propaganda de la que la sociedad española es víctima es consecuencia de estos tiempos inquisitoriales, en los que no se aceptaba a nadie que no fuera “cristianamente correcto”. En plena era de la información ¿Cómo podemos seguir afirmando semejantes idioteces? ¿Vivimos en el 2013 o en el 1.409? Seguimos sin aceptar al “otro”, al diferente… y lo que no gusta se intenta borrar.

Una cosa que siempre me ha llamado la atención es que en España, siempre hemos estudiado latín y griego como idiomas que constituyen una base cultural imprescindible para quien desee conocer los orígenes de nuestro idioma, de la cultura y de la filosofía.

¡¿Y por qué el árabe no?! Los motivos que se dan para que se estudie Latín y Griego, pese ser lenguas muertas y “no servir” aparentemente para nada (cosa que no pasa al árabe, puesto que es una lengua viva), es que muchas de las palabras que utilizamos actualmente tienen su origen en uno de estos dos idiomas; que conociendo las raíces de una palabra es más fácil indagar en su significado; que fueron los idiomas en que grandes los grandes hombres de la historia de la humanidad escribieron sus obras filosóficas…

¿Me quieren explicar la diferencia del árabe respecto del latín y griego? Tanto árabe como griego usan caracteres distintos al escribir (con lo que la dificultad del árabe no sería un motivo), él árabe es un idioma en uso con lo que si serviría a efectos prácticos. Conocerlo serviría para conocer también el origen de muchas palabras de nuestro idioma. También en árabe se escribieron en España grandes obras de nuestro legado cultural y que para leer nos tenemos que valer de traductores que si conocen el idioma. Él árabe es el padre de gran parte de nuestro idioma…

se_bello_veras_el_universo_bello
© Sé bello,verás el Universo bello – Mohamed Younssi

¿Necesitamos unos nuevos libros plúmbeos en España? ¿O rescatar la Verdad del olvido será suficiente para poner en su lugar éso que hace 400 años se encargaron de arrebatarnos?

Trayectoria de Mohamed Moha Younssi

CINE

2012 -Actor, escenógrafo y traductor al árabe del largometraje El enigma de los libros plúmbeos, de Óscar Berdullas.

2010 -Actor en el cortometraje Pirilampos de Alex Amaral.

– Participación especial en el largometraje El capitán trueno, dirigida por Antonio Hernández.

2009 -Actor y asesor de árabe en el cortometraje Attahaddi (El desafío) ,de Óscar Berdullas.

2003- Colaboración en el Festival Internacional de Cine de Donostia – San Sebastián ,en la sección “Puerta abierta al Magreb” y realización de un óleo para este evento.

1999 -Colaboración en el documental El otro lado…. Un acercamiento a Lavapiés , de Basel Ramsis.

 TEATRO

2008 -Asesor de actores de la obra Argelino, Servidor de dos amos para la Compañía de Teatro Animalario y el Teatro La Abadía. Obra ganadora de cuatro premios Max 2009.

2007 -Actor de la Compañía Teatro Guerra, Fortaleza del Sol, Lorca-Taller del Tiempo.

2005 -Dirección y realizador de la escenografía en la obra El inmigrante, Festival Alternativa, Sala Triángulo.

1997 -Escenografía de la obra El umbral del Arrabal, Compañía de teatro Najma, Toledo.

 OTRAS ACTIVIDADES

2012 -Recreación de los Libros Plúmbeos.

2005 -Campaña fotográfica estatal, Plan de Fomento de la Lectura para el Ministerio de Cultura.

2002 -3º Premio de pintura, Día del Medioambiente, Mancomunidad de Tolosaldea, San Sebastián.

2002 -Escultura colectiva para el Ayuntamiento de Billabona, San Sebastián.

1998 -Composición de la letra de la canción Benti Yamila para el disco “Ni la plata ni el oro” con Lole Montoya.

Fuentes:

Mohamed Moha Younssi: Página web

Nur Qalb al-Andalusiya:  Nuestro Pasado Andalusí

Ver Nota:  Cisneros y la quema de los manuscritos granadinos.

Ver Nota : La homogeneización de la imagen del moro en la comedia de Lope de Vega

©2013-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

Los Plomos del Sacromonte – Exposición de Mohamed Younssi por Páginas Árabes se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en los-plomos-del-sacromonte-exposicion-de-mohamed-younssi.

Deja un comentario