Omar Idtnaine: “La nación amazig existe, pero no es realista”

Reproducimos, traducida al castellano, esta entrevista publicada por el medio de información internacional Extramurs.cat.

A pesar del carácter uniformizador de la identidad árabe, en Marruecos pervive aún una comunidad amazig fuerte, agrupada dentro del Movimiento Cultural Amazig.

Omar Idtnaine es analista político y miembro de la Asociación Marroquí de Investigación y de Intercambio Cultural (AMREC en sus siglas en francés), la primera entidad de defensa de la cultura amazigh que se creó en Marruecos y la más grande. Fundada en 1967 en Rabat por un grupo de estudiantes hablantes de la lengua amazigh, el tamazight, el AMREC nacía con la vocación de garantizar el reconocimiento de la diversidad cultural y lingüística y para promover la lengua y la cultura imazighen (del pueblo amazigh) por todos los medios posibles. A raíz de la nueva Constitución, aprobada el año pasado, el tamazight-claramente minorizado hasta su casi desaparición durante décadas-ha sido declarado lengua oficial del Estado marroquí.

¿Cómo surge el Movimiento Cultural Amazig?

Es difícil hablar de la cuestión amazigh como un todo, ya que abarca un territorio muy extenso, desde las Islas Canarias a Egipto, con coyunturas muy diferentes. Cuando se creó lo que hoy conocemos como Movimiento Cultural Amazig (MCA) de Marruecos, la lengua y la cultura amazigh no estaban presente en los libros, en las escuelas o en los medios. Además, no había mucha información editada y tuvimos que ir recopilándola por todo el país. En 1980 se celebró en la Universidad de Agadir un foro popular sobre la cuestión amazigh, donde confluyeron los pocos movimientos y organizaciones que entonces llevaban esta lucha. En 1991 se redacta y se hace publica una Carta de Derechos del Pueblo Amazig que recoge las principales demandas del movimiento en Marruecos, enfocadas sobre todo a conseguir la oficialidad de la lengua y a impulsar el tamazight en las escuelas, universidades, medios de comunicación y dentro del administración. En extenderla a la vida pública, en definitiva. Hablamos de movimiento amazigh en Marruecos desde entonces, porque lo que existía antes eran pequeñas asociaciones locales.

¿Cuáles son los rasgos que distinguen la cultura amazig?

Uno es amazig porque se siente como tal, habla la lengua y está orgulloso de su identidad. Hay muchísimas costumbres de la cultura llamada marroquí que tienen un origen amazigh. La chilaba es la vestimenta típica amazigh, el cuscús y el tajin, los platos más típicos, forman parte de la gastronomía amazigh, incluso las danzas populares lo son. También tenemos un tipo de teatro propio, con máscaras que representan animales, influenciado por el teatro griego, que nuestro pueblo introdujo aquí. El amazig está vivo en Marruecos, pero la gente no tiene ni idea del origen de lo que hace, lleva o come. Incluso el dialecto marroquí del árabe está impregnado por la lengua tamazight.

¿Cómo era el pueblo amazig antes de la arabización?

Teníamos la mente mucho más abierta. El pueblo amazig siempre ha sido muy permeable y nos caracterizamos por adoptar rápidamente lo interesante que aprendemos de otras culturas. Influenciamos y nos dejamos influenciar con mucha facilidad. Cuando llegaron los colonizadores árabes, esta permeabilidad hizo que no se adopten los nombres, la religión y la lengua rápidamente, sobre todo en el sur del territorio marroquí, donde las escuelas coránicas islamizaron a la mayoría de sus habitantes, pero las tradiciones culturales y las formas de organización social se mantuvieron. De todos modos, durante esta época y en la etapa colonial posterior-en las regiones ocupadas por los franceses- el poder dejaba bastante en paz el pueblo amazig. Los verdaderos problemas llegaron cuando Marruecos accedió a la independencia y el país se volvió centralista.

¿Qué pasó entonces?

Se arabizó todo, lo que era hegemónico pasó a adquirir todo lo que los árabes habían traído hacia aquí. No se podía hablar de la cuestión amazig en ciudades como Rabat o Casablanca y las protestas y reivindicaciones amazig estaban prohibidas. Se redujo muchísimo el tamazight y muchos imazighen escondían sus orígenes. No fue hasta los años 80 que empezó a cambiar algo.

Realmente, ¿qué cambia en la práctica la nueva constitución marroquí?

Con la nueva constitución marroquí, el tamazight se ha convertido en lengua oficial y nuestra cultura se reconoce como identidad propia de Marruecos. Pienso que la constitución, que recoge en gran parte nuestras demandas, es buena para el futuro del tamazight, pero todavía nos queda un largo camino para alcanzar el objetivo del reconocimiento de nuestra cultura, y de la introducción de la lengua en la enseñanza, los medios y la administración. Es necesario que la gente tome conciencia y se enorgullezca de sus orígenes y de su identidad.

¿Es posible estudiar en lengua tamazight ahora mismo?

Actualmente, se enseña en aproximadamente 200 ó 300 escuelas, la cifra varía de un año a otro, en función de si en ese momento hay en plantilla algún profesor que hable la lengua. También se puede estudiar en tamazight en algunas universidades. La primera en introducirlo fue la Universidad de Agadir, en 2008, pero ahora también se imparten clases en lengua amazig en las universidades de Fez, desde el año pasado en Rabat, en Tetuán y Uxda. En algunas, como la de Agadir, se puede estudiar durante la carrera y en otros sólo en algún posgrado o máster.

¿Existe prensa propia en su lengua?

Sí. En 1994 se crea el diario Tamunt, en lengua tamazight, pero se deja de publicar ese mismo año por falta de fondos. Después vendrían algunas publicaciones como amazigh, Tifawt o Tamazight, un diario editado por un militante del AMREC. Pero lo único que sigue existiendo es la revista mensual Le Monde Amazigh, que habla del mundo imazighen en árabe y en francés, ya que todavía hay mucha gente que no sabe leer en el alfabeto propio de los amazig, el alfabeto tifinagh, que ahora estamos volviendo a introducir en las escuelas. También existe un festival de cine amazig a Ouarzazate, que organizamos desde el AMREC.

¿Sería viable una nación amazig?

Pienso que la nación amazig existe, pero no es realista. Ojalá fuera posible conseguir algún tipo de autonomía, pero es complicadísimo imaginar una gran nación con territorios tan diferentes y con gobiernos tan poco proclives como los de Malí, Libia o Túnez. Por eso nos limitamos a pedir lo más práctico, como la extensión y reconocimiento de nuestra lengua y cultura. Pero sí, en esencia todos los pueblos imazighen formamos parte de una misma nación.

Fuente : Miradas Internacional

©2012-paginasarabes®