11-S. Una fecha plagada de vicios y de incógnitas

11_s_chimeneas

Los atentados del 11-S están plagados de incógnitas, demasiadas preguntas sin responder, como por ejemplo, ¿por qué “nada se hizo” con las advertencias que Bush recibió con respecto a un factible ataque de Al-Qaeda, difundido por la prensa yanqui en el mes de Mayo del año 2002?

Como suele ocurrir en este tipo de “Secretos de Estado”, se deberá esperar un mínimo de 50 años para que el Pentágono, la CIA, el FBI y la Casa Blanca, desclasifiquen los documentos pertinentes.

Thierry Meyssan, (presidente de la red digital Voltaire), en su libro “La Gran Impostura”, sostiene que los ataques del 11-S fueron inspirados o impulsados y coordinados por sectores pertenecientes a las Fuerzas Armadas y Servicios Secretos norteamericanos. Entre otros datos vertidos en dicho libro, asegura que la explosión que tuvo lugar el 11-S en el edificio del Pentágono, se produjo en el interior del mismo y no como se dijo, por efecto de la caída de uno de los aviones secuestrados aquel día. (Hay videos y fotografías que explican esto de manera fehaciente).

Dentro del extenso bagaje de hechos incongruentes de la “versión oficial” de los sucesos del Pentágono, tenemos por ejemplo que, en ningún momento se mostraron ni partes del fuselaje, cajas negras o motores del supuesto avión siniestrado, (esto lo haría cualquier compañía de seguros del mundo ante un hecho mucho menos significativo que el mencionado anteriormente).

Jamás se informó de la recuperación de cadáveres en el Pentágono. Muchos consideran que la bomba ya estaba dentro del edificio, lo cual supondría la presencia de uno o más “topos”, (infiltrados), hecho que sería muy grave, ya que se habría vulnerado la seguridad del edificio más emblemático del Ministerio de Defensa de EEUU. Quizás por esto mismo, el gobierno de Bush haya decidido disfrazar tal vulnerabilidad con un supuesto impacto de un avión secuestrado por Mohamed Atta, lo cual plantea el interrogante de que es lo que realmente pasó con el avión, los pasajeros, la tripulación, si en realidad no fue desviado por los terroristas en vuelo y no se estrelló contra el edificio del Pentágono.

En las horas siguientes a la explosión, miembros de los Servicios de Inteligencia, salieron a recoger todo tipo de evidencia que pudiera tomar estado público. Entre ellos, secuestraron las cintas de las cámaras de seguridad de una gasolinera situada frente al Pentágono.

Testigos señalan que momentos antes de la explosión, oyeron el silbido característico de los misiles en vuelo. Si a esto le sumamos el orificio en las paredes de concreto del Pentágono, la ausencia de restos de fuselaje, alas, motores, y demás restos del supuesto avión secuestrado, la teoría del “auto-atentado” comienza a ser creíble, ya que el avión debería de haberse arrastrado por el fuselaje sobre el césped, que jamás sufrió daño alguno, como quedó demostrado en las fotografías y videos tomados inmediatamente después de la explosión.

Con éste cuidado montaje mediático,los “halcones” lograron justificar el descomunal presupuesto militar y blanquear en parte la venta de sofisticado armamento en todo el mundo.Ésto ha contribuído a llenar sus exiguas arcas en un momento en que arreciaba la crisis económica.

También les “autorizó” a imponer, al conjunto de sus aliados la “Cruzada Antiterrorista Internacional”,para tratar de concretar su viejo anhelo del “Imperio Global“.

los_19

Otro que jamás ha creído la farsa del 11-S es el ex- Ministro de Defensa alemán Andreas von Bülow,[un ex dirigente del SPD y autor de un libro que ventila varios trapos sucios de la Agencia Central de Inteligencia,(CIA)],incluso rechazó por “insostenible”,la versión dada por el gobierno de EEUU sobre los sucesos del 11-S,en una entrevista concedida a la prensa alemana.Von Bülow expresa que es inconcebible que los 19 supuestos “kamikazes” que actuaron en el 11-S hayan utilizado sus verdaderos nombres para realizar sus cursos de piloto en escuelas norteamericanas,para retirar y hacer transferencias de moneda y para rentar autos en los que,(cual adolescentes enamorados),“dejaron olvidado” importantes manuales de aviones,ejemplares del Sagrado Qur’an y manuscritos.Seamos sinceros … ésto no lo hace ni el más bruto de los mercenarios yankies ni  nadie que tenga más de dos dedos de frente … sin embargo,luego de tanta evidencia “casual” dejada detrás por nuestros émulos de Hansel y Gretel,resulta que … “Ninguno de sus nombres figura en los check-in de la United Airlines y la American Airlines en los que tuvieron que registrarse antes de abordar los aviones que iban a secuestrar”.

¿Cómo se explica que ninguno de los cuatro experimentados pilotos de los aviones secuestrados aquel día haya recurrido al conocido “código 7700” para dar aviso a las torres de control de la situación de rehenes de un grupo armado?. ¿Cómo se explican las obscuras transacciones en la Bolsa apenas días antes del 11-S, de acciones de la American Airlines,la United Airlines y las respectivas compañías de seguros,que cotizaron con un alza de 1200 %, por un valor de 15000 millones de dólares?.

pentagono_002

La mentira cae por su propio peso.El beneficio económico que para el imperio trajeron aparejado los hechos acaecidos el 11-S hacen aún menos creíble la historia.La posibilidad de disfrazar de lucha antiterrorista,la ocupación y posterior saqueo de los países árabes y musulmanes,habla a las claras de un plan muy bien orquestado por el NOM … pero, Al Hamdû Lillâh, la comunidad científica internacional,varios cientos de representantes políticos,intelectuales, artistas y la prensa no corrompida,iniciaron una cruzada para dilucidar los hechos … Esperemos y confiemos que la verdad salga a la luz pronto … In Shâ Allâh !!!

©2012-paginasarabes®

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *