EVENTOS DE KARBALÁ

El segundo día del Sagrado mes de Muharram, sesenta y un años después de la migración del Profeta de Meca a Medina, su nieto, Imam Husain, reunió a todos sus parientes y familia y les dijo, “¡Oh Dios! Nosotros, la familia del Profeta Muhammad (BPD), fuimos perseguidos de nuestros hogares en la ciudad de nuestro Profeta (Medina). Los hijos de los Omeyas nos dañaron. ¡Oh, Señor!Resguarda nuestros derechos y ayúdanos contra la gente injusta.”

Luego miró a su gente y dijo, “La gente es esclava de este mundo. La religión es exactamente lo que ellos dicen. Estos la utilizan mientras les provea medios de vida. Cuando son probados, la verdadera gente religiosa son pocas.” Luego dijo, “todos ustedes saben lo que nos ha pasado y conocen cómo el mundo ha cambiado su apariencia hacia nosotros. El bien es ahora considerado malo y de lo bueno queda poco. Ustedes ven que la verdad no se practica y el mal no se previene. Por cierto el creyente no desea nada salvo encontrarse con su Señor. “Ciertamente, no veo la muerte (para liberarse) como felicidad y vivir con gente injusta como aflicción.” Cuando el Imam terminó, Zuhayr se levantó y dijo, “¡Oh, nieto del Mensajero de Dios! Oímos tu sermón.

Si el mundo fuese eterno, prefeririamos levantarnos contigo que estar en este mundo. Burayr se paró y dijo, “¡Oh nieto del Mensajero de Dios! Dios nos ha honrado peleando para ti y que tu abuelo sea nuestro intercesor el Día del Juicio.” Nafi’ Ibn Hilal se levantó y dijo, “Tu abuelo, el Mensajero de Dios, vivió entre la gente, algunos de ellos eran hipócritas, prometieron ayudarlo, pero en realidad,se ocultaron para traicionarlo, hasta que murió. Tu padre ‘Ali estuvo en una situación similar. Tú estas ahora entre nosotros en una situación similar. Cualquiera que te traicione se traiciona a sí mismo. Ve a donde quieras ir. Estaremos contigo, donde mires, Este u Oeste. En verdad, por Dios, no dudamos del encuentro con nuestro Señor. Hablamos desde nuestro corazón y nuestras mentes. Seguimos a quien te sigue y somos enemigos de tus enemigos.” Luego, el Imam pidió a los residentes del área, Nineveh y Ghadriyyah que le vendieran a el sus bienes por la suma de 60,000 Dirhams.

El dijo, “Todos los bienes son para ustedes bajo una condición, que cualquiera que quiera visitar mi tumba, lo conduzcan a ella. El área era de cuatro millas por cuatro millas. Les permitió quedarse con el dinero y les devolvió la tierra, luego escribió una carta de una línea para su hermano, Muhammad Ibn al-Hanafiyyah, que decía, “En verdad, el mundo parece no existir y la otra vida es verdadera.” Mientras tanto, Hurr escribió a Ibn Ziyad contándole los eventos. Ibn Ziyad respondió en una carta al Imam Husain que decía, “Oh Husain, he tenido noticias de que te has instalado en Karbala. El príncipe de los creyentes Yazid me ha escrito y ordenado ni dormir ni emborracharme hasta enviarte con tu Señor o aceptes mi gobierno y el gobierno de Yazid.” El Imam leyó la carta y la dejo caer al suelo. Después de soltarla dijo, “La gente que quiere complacer a cualquier otro que no sea Dios no triunfara.”

El mensajero de Ibn Ziyad le pidió una respuesta y el Imam dijo, “No tiene ninguna respuesta de mi parte porque el castigo de Dios es indudable para él.” Cuando el mensajero volvió a Ibn Ziyad y le dijo lo que sucedió, se puso furioso,se levanto y le ordeno a ‘Umar Ibn Sa’d que marche hacia Karbala con un ejercito de 4,000 soldados. También hizo una promesa para ‘Umar Ibn Sa’d de asignarlo como gobernador de Ray en Persia si este iba a Karbala y mataba a Imam Husain. Cuando Ibn Ziyad termino de escribir, ofreció su arma y le menciono a ‘Umar que la lleve con él. ‘Umar estaba reacio e Ibn Ziyad tomo el escrito otra vez. ‘Umar dejo al gobernador y reunió a todos sus amigos para consultarles. Todos ellos le advirtieron que no fuera.

El hijo de su hermano Hamzah Ibn Mughirah Ibn Shibah le dijo, “Te suplico por Dios que no vayas a pelear contra el Imam Husain (P.) Aunque te vuelvas gobernador del mundo entero.” En la mañana, se reunió con Ibn Ziyad y dijo, “No deseo ir a luchar contra el Imam Husain. Te he traído una lista de otra gente para que mandes a luchar contra el Imam. Ibn Ziyad dijo, “No te estoy pidiendo a ti que me digas a quien mandar a luchar. Si no quieres ir, no serás el gobernador de Ray.” Pero, ‘Umar Ibn Sa’d no quiso renunciar a su oportunidad de ser el gobernador de la rica ciudad de Ray, por lo que el acepto ir y luchar contra el Imam con 4,000 hombres. En Karbala, ‘Umar le pidió a Azra Ibn Qays que fuera a encontrarse con el Imam y le preguntara porque estaba en allí. Azra se negó, porque era uno de los que pidieron al Imam que fuera a Kufa.

Kathir Ibn ‘Abdullah al-Shu’bi dijo, “Yo voy a encontrarme con el Imam y si quieres que lo mate en el acto, lo haré.” ‘Umar dijo, “No, solo ve y pregúntale porque esta viniendo hacia aquí.” Kathir fue al campamento del Imam pero Abu Thumamah Al-Sa’idi lo detuvo en el camino. Kathir dijo, “Tengo un mensaje para el Imam.” Sa’idi le dijo, “Entrega tu espada y podrás ir a ver al Imam.” Este se negó, y cuando intento continuar hacia el campamento del Imam, Sa’idi no le permitió, y Kathir decidió regresar. Luego, ‘Umar envió a Qurra Ibn Qays al-Hanbali. Cuando le transmitió el mensaje al Imam, este dijo, “Tu gente me ha escrito; por eso vine. Si ustedes han cambiado de parecer, me voy.”

Qurra volvió hacia ‘Umar y este le escribió a Ibn Ziyad contándole lo que dijo el Imam. Ibn Ziyad le respondió, “Dile a Husain y a sus seguidores que juren obediencia a Yazid. Si hace eso, pensaremos que haremos con él.” Entonces, Ibn Ziyad anuncio un encuentro público en la principal Mezquita de Kufa y dio una charla. Dijo, “¡Oh Gente! Conocen a la gente de Abu Sufian y saben como les han servido y conocen al príncipe de los creyentes Yazid. Saben cuan útil es él para vuestra gente. Él sirve a la gente y les da lo que necesitan; todos los caminos están a salvo bajo su liderazgo como lo fue en el gobierno de su padre. Su hijo Yazid, gente honorable ¡Los hizo ricos! Ha incrementado vuestros salarios, cientos de veces, y me ha ordenado aumentar aun más si van a luchar contra su enemigo Husain. Escuchen y obedézcanlo.”

Inmediatamente distribuyo el dinero entre los soldados y luego fue a Nukhaylah. Acampo allí, y ordeno a Ibn Namr al-Tamimi y a Hajjaj Ibn Abjar y a Shimr Ibn Dhil Jawshan y Shibth Ibn Rab’i que fueran y se unieran a ‘Umar Ibn Sa’d. Shibth (uno de los que escribió a Imam invitándolo) anuncio que estaba enfermo. Ibn Ziyad lo llamo y le dijo, “Quieres hacer una mala jugada. Si triunfas, nos dirás que estuviste enfermo y que no pudiste ayudarnos. A la gente de Husain le dirás que los ayudaste. Ven a sí puedo ver por mí mismo. Mi gente me dijo que no estas enfermo.” Cuando Ibn Ziyad lo vio, no se veía con ningún signo de enfermedad y le ordeno que se fuera inmediatamente.

Luego de esto mando 5,000 soldados bajo la dirección de Zijr Ibn Qays a la entrada de Kufa para impedir que la gente se fuera a ayudar al Imam. Sin embargo, algunos pudieron irse. Uno de ellos era Amir Ibn Abi Salamah al-Dalani quien cruzo la entrada. Cuando intentaron detenerlo lucho contra ellos y pudo llegar a Karbala y luchar para proteger al Imam Husain. Para entonces, Shimr partió para Karbala con 4,000, Shibth Ibn Rab’i con 1,000, Kalb Ibn Talha con 3,000, Hajjaj Ibn Abjar con 1,000, Madhair Ibn Rahinah con3,000, y Nasr Ibn Harshah con 2,000 combatientes. Para el día 6 del mes de Muharram, había 20,000 soldados bajo la dirección de ‘Umar Ibn Sa’d, e Ibn Ziyad continuo enviando soldados hasta un total de 30,000.

El día 6, Ibn Ziyad le escribió a ‘Umar Ibn Sa’d, “Me gustaría conocer tus novedades cada día y cada noche hasta que mates al Husain”. ‘Umar inmediatamente redistribuyo su ejercito alrededor del Eufrates para encerrar al campamento del Husain y para que no tengan acceso al agua. El Imam no pudo aguantar oír llorar a los chicos. No estaban lo suficientemente cerca del río para beber, pero el campamento estaba bastante cerca para ver y oler el agua. El Imam se percato que el campamento podría estar cerca como para sacar agua bajo tierra. Imam Husain uso uno de los postes de las carpas y un martillo para cavar un pozo, martillo el poste de la carpa bien profundo hasta que el agua broto del conducto. Pero, después de un momento, el agua paro. Ibn Ziyad le escribió a ‘Umar Ibn Sa’d, “¡Oí que Husain esta cavando un pozo! El y sus seguidores bebieron de el. ¡En cuanto recibas mi carta, impide que sigan cavando mas pozos y haz esto lo más difícil que puedas para ellos!” Este envió 5,000 de sus soldados para entregar el mensaje y custodiar el Éufrates.

©2011-paginasarabes®

Licencia Creative Commons
EVENTOS DE KARBALÁ por Páginas Árabes se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.
Basada en una obra en wp.me.

Sobre la condición del Cálamo.

calamo_ibn_burd_a

©2011-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

Sobre la condición del Cálamo. por Al Muru Andalucí se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.