Enigma de Juan el Bautista

Enigma de Juan el Bautista

El Bautismo al estilo de Juan, por inmersión en las aguas vivas de un río, jamás fue conocido por los judíos del tiempo de Cristo. Y sigue siendo desconocido para el pueblo judío hasta el día de hoy. Ellos jamás lo han practicado. Entonces ¿de dónde vino?

Con su bautismo, Juan traía una práctica religiosa que era totalmente extraña al judaísmo. Posiblemente una práctica extranjera.

Años después, Pablo encuentra en Corinto, Grecia, comunidades ya bautizadas en el nombre de Juan, pero que no conocían ni el nombre de Jesús. (Hechos 19: 2-4)

El Evangelio de Marcos, tal vez el más antiguo, comienza con Juan y con su bautismo en el río Jordán. (Ver Marcos 1:4)

Hasta hoy y por todo el Medio Oriente podemos encontrar numerosas sectas que aun adoran a Juan, pero desconocen a Jesucristo.

Una de esas milenarias comunidades juanistas, pero no cristianas – los Mandeos — confiesan ser los únicos gnósticos sobrevivientes desde la antigüedad. Ellos llegaron hasta nuestros días usando el ritual del bautismo, pero con un sentido distinto al cristiano.Varias veces al año, cada devoto mandeo es sumergido en las aguas del Éufrates, del Tigres, o del Karún, a fin de limpiar lo más mundano de su naturaleza personal.

En el curso de la Historia, los cristianos paulinos se apropiaron de ese bautismo, que NO era cosa judía, pero que en los evangelios Jesús parece aceptar de manos de Juan. Se trataba de “una cosa nueva”.

La pregunta que nadie ha podido contestar es esta: ¿Por qué tenía Jesús que ser bautizado YA QUE, SIENDO DIOS, HABIA NACIDO INTOCADO POR EL PECADO?

En una de sus epístolas, Pablo nos deja saber el sentido esotérico que ese bautismo tenía para él y para su círculo paulino. (Ver Romanos 6: 3-4) Ahí nos dice Pablo:

“¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?

Porque somos SEPULTADOS JUNTAMENTE CON ÉL para muerte por el bautismo,

A fin de que como Cristo resucitó (al tercer día) de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en nueva vida”.

Ahí resultó al final que sumergirse en las aguas significaba ser “enterrado” en la tumba, junto con Cristo. LAS TRES INMERSIONES EN EL AGUA PARECEN REPRESENTAR LOS TRES DIAS DE LA MUERTE (SOLAR) DURANTE EL SOLSTICIO.

En el Medio Oriente del siglo XII, hace ya unos 900 años, los Templarios adquirieron enseñanzas juanistas secretas, como las antes mencionadas.

.

Ellos parecen haberlas recibidos de grupos sobrevivientes de gran saber, como los Ismaelitas (de Hassan Sabah), de los Mandeos y demás grupos gnósticos.

Durante aquellos siglos XII y XIII, los caballeros Templarios traerían esas enseñanzas secretas desde el Medio Oriente hasta Francia y luego a toda Europa. Pero esos Templarios las mantuvieron en total “secreto” dentro de su Orden religioso-militar. Después de todo todavía ellos eran una Orden de la Iglesia católica.

Visto desde la perspectiva de hoy, Juan parece haber sido en todo el Medio Oriente, una figura con relevancia internacional. Aún con anterioridad a Cristo.

Durante un siglo de ocupación A.C., los romanos habían traído a la Samaria y a Galilea cultos iniciáticos desde otras partes del Imperio. El rito Bautista pudo ser uno de ellos.

A pocos kilómetros de Nazaret, la redescubierta ciudad de Séforis, cosmopolita y helenizada, sería un centro de cultos mistéricos (o sea, con enseñanzas “secretas”). De ser un personaje histórico, Jesús debió conocer esa gran ciudad de su propia región.

Investigadores británicos, como Lynn Picknett y Clive Prince, están ahora redescubriendo a Juan como la cabeza de un movimiento bautista, el cual terminó transformado en Cristianismo. (Ver “La Revelación de los Templarios” Cap. 11, pero ante todo el formidable Capítulo 14, titulado JUAN EL CRISTO).

Nuevos enfoques dan a entender que Jesús se unió al temprano movimiento bautista liderado por Juan. Pero luego él tomó él control del mismo y sentó tienda aparte.

El papel de Juan en esa historia fue luego “reescrito” para la Biblia. Fue cambiado. Juan también fue marginado. Tal vez por órdenes de un emperador romano.

Juan fue relegado al papel de un “precursor” de Jesús. Otro Melquisedek. Juan es quien identifica a Jesús en el Jordán y quien reconoce su “autoridad mesiánica” por vía de una iniciación bautismal. (Ver Lucas 3: 21-22)

Hoy se cree que, en el siglo IV, los cuatro evangelios de la Biblia fueron reescritos para ajustarlos a los fines del emperador Constantino en el Concilio de Nicea, (año 325 d.C.)

En aquel Concilio, donde se presentaron unos setenta evangelios diferentes, los cuatro de la Biblia fueron seleccionados de un modo milagroso (sortes sanctorum). Los demás fueron declarados apócrifos hasta el día de hoy. Sin embargo, en los descubrimientos de Nag Hammadhi (de 1945) apareció otra docena de Evangelios muy profundos y místicos; incluyendo el de Judas, el cual ha aterrado con su Teología a muchos grupos religiosos.

Hoy se duda que el Tetrarca, Herodes, desconfiara de Juan porque este criticara su matrimonio con la mujer de su hermano. Eso no lo menciona Flavio Josefo, el historiador. En Marcos 6: 14-16, Herodes se asusta al oír sobre Jesús y dice: “El es Juan, a quien yo mandé a cortar la cabeza, que ha resucitado”. Por otro lado Herodes dice: “Ese es Juan que ha resucitado y POR ESO tiene el poder de obrar milagros” (Ver Mateo 14: 1). Los demás evangelios de la Biblia NO mencionan que Juan tuviera poderes sobrenaturales e hiciera milagros!! Ellos reservan esos milagros sólo para Jesucristo.

.

En los 4 evangelios de la Biblia, Juan no tiene pasado, o éste es muy vago. Él aparece súbitamente bautizando en el Jordán sin que sepamos de donde vino él, ni tampoco el origen de su ritual y su doctrina!! ¡Allí se estaba ocultando algo!

La trama de los evangelios bíblicos (escrita entre 30 y 100 años después de aquel bautismo) muestra una extraña sumisión de Juan hacia Jesús.

Lo que desde entonces nadie ha podido explicar es esto: ¿Por qué tenía Jesús que ser bautizado por Juan, YA QUE ESTE NACIÓ SIN PECADO ORIGINAL?

Finalmente, ya en la cárcel y antes de morir, a Juan le asalta la duda de haberse equivocado de hombre. El manda a preguntar (en Lucas 7, 19-20): “¿Eres tú el que había de venir, o debemos esperar a otro?”

Pero aun queda flotando en el aire esta pregunta: En el mundo REAL, ¿quién de los dos, era el más grande y el que poseía mayor autoridad espiritual?

En cierto evangelio, los discípulos le piden a Jesús: “Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos”. De esa extraña pregunta surgió el Padre Nuestro!! Amén. (Lucas 11: 1). Esa cita deja la duda de si el Padre Nuestro había sido obra de Juan.

Entonces, ¿por que debía ese gran “precursor” desaparecer tan temprano en la narración evangélica de la Biblia? ¿Era esa una forma de borrar a un personaje histórico que resultaba inconveniente?

Las dos máximas festividades de la Francmasonería son dedicadas a los dos Juanes, símbolos de los DOS SOLSTICIOS, uno en Junio y otro en Diciembre.

En nuestra época, Juan está siendo revaluado a la luz de nuevos descubrimientos. Revaluado en línea con los nuevos evangelios gnósticos hallados en Nag Hammadhi — año 1945. (Ver “Los Evangelios Gnósticos”, de Elaine Pagels, 1979).

También a la luz del redescubrimiento, cerca de 1940, de otro grupo gnóstico quienes sobrevivieron por más de 2000 años!! Esos son los Mandeos de Irak e Irán.

.

En última instancia, hoy se piensa que el extraño bautismo del tal Juan tiene una sospechosa semejanza a los ritos mistéricos de Isis, en Egipto. Que ya estaban difundidos por todo el Imperio. Durante los ritos de Isis, al candidato se le sumergía EN LAS AGUAS DEL NILO, como señal de purificación corporal. Eso ha resultado curiosamente parecido a nuestros mandeos de hoy!!

Por Cándido Guzman

©2011-paginasarabes®

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *