Los árboles en el Corán y en la Biblia – ¿Qué árbol eres? Según los Celtas

cedros_de_libano1 Los árboles ocupan un lugar destacado tanto en la Biblia como en el Corán. Las referencias arbóreas en estos libros sagrados son reflejo del lugar que correspondía a los árboles en las culturas de milenios pretéritos: sus usos, las especies locales importantes, así como su significación inspiradora y simbólica, basada en la percepción del árbol como símbolo de la vida dada por el Creador.

Con la influencia constante de esos libros durante miles de años, determinadas especies (por ejemplo, el cedro de Líbano) y ciertos bosques y arboledas han adquirido una importancia enorme e incluso sagrada, que todavía se mantiene hoy y puede contribuir a su protección y conservación.

sello_postal_cedro_libano1
Referencias de árboles en los Libros Sagrados 

La Biblia contiene más referencias a árboles y bosques (más de 525) que a cualquier otro tipo de organismo viviente exceptuados los humanos. Estas referencias se encuentran desde el primer libro de la Biblia, que menciona el árbol de la vida en el Jardín de Edén (Génesis, 2:9) hasta el último libro del Nuevo Testamento, que se refiere al árbol de la vida como característica destacada del paraíso (Apocalipsis, 22:2, 14). La distinción entre un árbol con un gran tronco único y un arbusto o mata con varios tallos no siempre es clara y algunos, como el olivo y el granado, pueden ser ambas cosas.

En la Biblia se reconocen 22 árboles:

acacia (Acacia spp.);

agáloco (Aquilaria sp.);

álamo (Populus euphratica y P. alba);

algarrobo (Ceratonia siliqua);

almendro (Amygdalus communis, llamado a veces Prunus dulcis);

árbol del incienso (Boswellia spp.);

ciprés (Cupressus sempervirens);

ébano (Diospyros ebenum);

granado (Punica granatum);

higuera (Ficus carica);

manzano (Malus domestica; hay muchos sinónimos para el manzano cultivado);

nogal (Juglans regia);

palma datilera (Phoenix dactylifera);

pino (Pinus halepensis y P. pinaea);

pistacho (Pistacia vera);

plátano (Platanus orientalis);

roble (Quercus sp.);

sauce (Salix spp.);

sicomoro (Ficus sycomorus);

tamarisco (Tamarix spp.);

terebinto (Pistacia atlantica, P. terebinthus y posiblemente P. lentiscus);

tuya (una madera oscura, mencionada solo en Apocalipsis, 18:12, que podría ser Tetraclinis articulata, pero cuya identidad botánica es descon ocida).

Exceptuada la misteriosa tuya, el único árbol exclusivo del Nuevo Testamento es el algarrobo. En Lucas, 15:16, las algarrobas se dan de comer a los cerdos.

De los 22 árboles de la Biblia, la palma datilera, la higuera, el olivo, el granado y el tamarisco se mencionan también en el Corán. Exclusivos del Corán son el talh (los estudiosos dudan si es el banano, que no es un árbol, o una especie del extendido género Acacia), el sidr (un arbusto espinoso, probablemente Zizyphus spina-christi) y el misterioso y horrible «árbol del Infierno» o zaqqm (As-Saffat, 37:65, Ad-Dukhn, 44:49, Al-Waqi’a, 56:51):

«¿No es mejor recibido que el árbol zaqqm? Hemos hecho de este árbol un azote para los injustos. Crece en las profundidades del Infierno, llevando frutos como cabezas de demonios: con él se alimentarán y llenarán sus vientres, junto con tragos de agua hirviente. Entonces regresarán al Infierno.»

Sura 37:62-68

Textos religiosos como los Hadiths islámicos, los Mishnah judaicos y los escritos de los antiguos padres de la Iglesia cristiana contienen también mucha información sobre tradiciones y leyendas relativas a plantas. Algunas referencias a plantas en los primeros escritos cristianos han llegado incluso a hacerse tan familiares que se las supone procedentes de los textos sagrados. Por ejemplo, la tradición judeocristiana sostiene generalmente que en el Jardín de Edén Eva tentó a Adán con una manzana del árbol prohibido. Sin embargo, en el libro del Génesis del Antiguo Testamento, el árbol relacionado con la desobediencia de Adán y Eva no se identifica como un manzano.

zodiaco_lunar_celta1
ASTROLOGÍA CELTA

Según la astrología celta, todos tenemos un árbol según la fecha de nuestro cumpleaños. Y, además,  nuestro árbol tiene valores y características que en general corresponden a los nuestros. Hemos recopilado los arboles que nos corresponden de acuerdo al día y mes de nacimiento.

 ¿Cuál es tu árbol ?

DIC 23 – ENE 01 MANZANO

ENE 02 – ENE 11 ABETO

ENE 12 – ENE 24 OLMO

ENE 25 – FEB 03 CIPRÉS

FEB 04 – FEB 08 ÁLAMO

FEB 09 – FEB 18 CEDRO

FEB 19 – FEB 28 PINO

MAR 01 – MAR 10 SAUCE LLORÓN

MAR 11 – MAR 20 LIMONERO

MAR 21- ROBLE

MAR 22 – MAR 31 AVELLANO

ABR 01 – ABR 10 SERBAL

ABR 11 – ABR 20 ÁRBOL DE MAPLE

ABR 21 – ABR 30 NOGAL

MAY 01 – MAY 14 ÁLAMO

MAY 15 – MAY 24 ÁRBOL DE CASTAÑAS

MAY 25 – JUN 03 FRESNO

JUN 04 – JUN 13 CARPE

JUN 14 – JUN 23 HIGUERA

JUN 24 ABEDUL

JUN 25 – JUL 04 MANZANO

JUL 05 – JUL 14 ABETO

JUL 15 – JUL 25 OLMO

JUL 26 – AGO 04 CIPRÉS

AGO 05 – AGO 13 ÁLAMO

AGO 14 – AGO 23 CEDRO

AGO 24 – SEP 02 PINO

SEP 03 – SEP 12 SAUCE LLORÓN

SEP 13 – SEP 22 LIMONERO

SEP 23 OLIVO

SEP 24 – OCT 03 AVELLANO

OCT 04 – OCT 13 SERBAL

OCT 14 – OCT 23 ARBOL DE MAPLE

OCT 24 – NOV 11 NOGAL

NOV 12 – NOV 21 ÁRBOL DE CASTAÑAS

NOV 22 – DIC 01 FRESNO

DIC 02 – DIC 11 CARPE

DIC 12 – DIC 21 HIGUERA

DIC 22 -HAYA

astrologia_celta_2851
MANZANO, EL AMOR

Mucho carisma, encanto y atracción, aura, amable, coquetos, aventureros, sensibles, siempre enamorados, quiere amar y ser amado, compañero fiel y tierno, muy generoso, talentos científicos, vive el hoy, filósofo despreocupado con imaginación.

EL ABETO, EL MISTERIO

De gusto extraordinario, dignidad, aire refinado, ama todo, caprichoso, terco, tiende al egoísmo pero le importan las personas cercanas a el, modesto, muy ambicioso, talentoso, amante inconforme, muchos amigos, muchos enemigos, muy confiable.

EL OLMO, LA NOBLEZA

Disponibilidad de formas agradables, con sentido de la moda, modestia, tiende a no poder perdonar los errores, optimista, le gusta mandar pero no obedecer, compañero honesto y confiable,tiene la actitud de saberlo todo y toma decisiones por los demas, generoso, buen sentido del humor, útil.

EL CIPRÉS, LA CONFIABILIDAD

Fuerte, muscular, adaptado, tomo de la vida lo que le ofrece, feliz y contento, optimista, siempre necesita suficiente dinero y conocimientos, odia la soledad, amante apasionado que no se satisface, confiable, temperamento explosivo, inquieto, pedante y despreocupado.

EL ÁLAMO, LA INCERTIDUMBRE

Usa muchas adornos, no confía mucho en si mismo, sólo es valiente si es necesario, necesita buena voluntad y medio ambiente agradable, muy selectivo, casi siempre solitario, rencoroso, naturaleza artística, buen organizador, tiende a filosofar, confiable, en cualquier situación toma el compañerismo seriamente.

EL CEDRO, LA CONFIANZA

De una belleza singular, sabe como adaptarse, le gusta el lujo, de buena salud, no es tímido, tiende a menospreciar a los demas, muchos talentos, optimismo saludable, espera por el amor verdadero, capaz de tomar decisiones rápidas.

EL PINO, LA PARTICULARIDAD

Le gusta la compañia agradable, muy robusto, sabe como hacer la vida cómoda, muy activo, natural, buena compañía, pero rara vez amigable, se enamora con facilidad pero pierde el interés muy pronto, se da facilmente por vencido, muchos desencantos hasta que encuentra su ideal, útil.

SAUCE LLORÓN, LA MELANCOLIA

Hermoso pero lleno de melancolía, atractivo, ama todo lo bello, le encanta viajar, soñador, caprichoso, inquieto, honesto, puede ser fácil de influenciar pero es dificil vivir con ellos, exigentes, buen instinto, sufre enamorado pero algunas veces encuentra alguien en quien sujetarse.

EL LIMONERO, LA DUDA

Odia la pelea, el stress y el trabajo, tiende a ojear y haraganear, blando y aplacado, hace sacrificios por sus amigos, muchos talentos pero sin la tenacidad suficiente para hacerlos florecer, siempre gimotea y se queja, muy celoso, leal.

EL ÁRBOL DE AVELLANAS, LA EXTRAORDINARIEDAD

Encantador, no es exigente, muy comprensivo, sabe como causar una buena impresion, activista para causas sociales, popular, malhumorado y amante caprichoso, compañero honesto y tolerante, necesita juicio, muy independiente, miedo al amor.

SERBO, SENSIBILIDAD

Lleno de carisma, animoso, talentoso, sin egoísmo, le gusta llamar la atención, ama la vida, la actividad, intranquilo y constantemente con complicaciones, es independiente y a la vez dependiente, buen gusto, artistico, pasional, emocional, buena compañia, perdona.

ÁRBOL DE MAPLE, INDEPENDENCIA MENTAL

Es una persona fuera de lo común, llena de imaginación y originalidad, timida y reservada, ambiciosa, orgullosa, se respeta a si misma, busca nuevas experiencias, a veces nerviosa, muchos complejos, buena memoría, aprende con facilidad,comprometida con el amor y la vida, le gusta impresionar.

NOGAL, LA PASIÓN

Tenaz, extraño y lleno de contrastes, egoísta, agresivo, noble, busca nuevos horizontes, reacciones inesperadas, espontaneo, ambición sin limites, no es flexible, compañero dificil y fuera de lo común, no le gusta que lo admiren, estratega ingenioso,muy celoso y apasionado, no se compromete.

ÁRBOL DE CASTAÑAS, LA HONESTIDAD

De belleza inusual, no le gusta impresionar, de buenos modales, vivaz, le gusta la justicia, diplomatico nato, pero se irrita con facilidad, le falta confianza en si mismo, se siente superior a los demas, siente que nadie lo entiende, ama solo una vez, tiene dificultad para encontrar pareja.

FRESNO, LA AMBICIÓN

Atractivo fuera de lo común, vivaz, impulsivo, exigente, no le importa la crítica, ambicioso, inteligente, talentoso, le gusta jugar con su destino, puede ser egoísta, confiable, amante leal y prudente, el cerebro es quien manda sobre el corazón, pero toma el compañerismo seriamente.

CARPE, EL BUEN GUSTO

De belleza fresca, le preocupa su fisico y condición física, buen gusto, tiende al egoísmo, hace la vida lo mas cómoda posible, razonable, vida disciplinada, le gusta la bondad, un compañero emocional y agradecido, suena con amantes inusuales, rara vez contento con sus sentimientos, malentiende a la mayoría de la gente, y nunca está seguro de sus decisiones, muy consciente.

astrologia_celta_8674531
LA HIGUERA, LA SENSATEZ

Muy fuerte, un poco egocéntrico, independiente, no permite que lo contradigan, ama la vida, su familia, niños y los animales, le gusta la libertad, buen sentido del humor le gusta haraganear y flojear, talentos útiles e inteligentes.

EL ROBLE, DE NATURALEZA ROBUSTA

Valiente, fuerte, tenaz, independiente, sensible,no le gustan los cambios, mantiene los pies en el suelo, persona de acción.

EL ABEDUL, LA INSPIRACIÓN

Vivaz, atractivo, elegante, amigable, sin falsas pretensiones, modesto, no le gustan los excesos, rechaza la vulgaridad, ama la naturaleza, no es muy apasionado, lleno de imaginación, poca ambición, crea una atmósfera relajada.


(*)Referencia: L.J. Musselman

Lytton John Musselman es profesor «Mary Payne Hogan» de Botánica y presidente del Departamento de Ciencias Biológicas, Old Dominion University, Norfolk, Virginia, Estados Unidos.

©2011-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

Los árboles en el Corán y en la Biblia – ¿Qué árbol eres? Según los Celtas por Al Muru Andalucí se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

El gesto de la muerte – Segunda Parte

madame_la_mort2
Un texto moderno clave para la difusión del apólogo

El escritor francés Jean Cocteau intercaló en su novela Le Grand Écart, (1923) un texto sin título y sin ninguna referencia, que es la versión de la vieja historia más condensada y difundida en nuestro tiempo.

 Un jeune jardinier persan dit à son prince:

—J´ai rencontré la mort ce matin. Elle m´a fait un geste de menace. Sauve-moi. Je voudrais être, par miracle, a Ispahan ce soir.

Le bon prince prête ses chevaux. L´après-midi, ce prince rencontre la mort.

—Pourquoi, lui demande-t-il, avez-vous faite ce matin, à notre jardinier, un geste de menace?

—Je n`ai pas fait un geste de menace, répond-elle, mais un geste de surprise. Car je le voyais loin d`Ispahan ce matin et je dois le prendre à Ispahan ce soir. [4

Este texto de Cocteau, traducido literalmente a diferentes idiomas con el título de “El gesto de la Muerte”, logró una enorme difusión. Véase a continuación la versión inglesa:

 GESTURE OF DEATH

A young Persian gardener tells its prince:

—Save me! I found to the Death this morning. A gesture of threat did me. This night, by miracle, wanted to be in Ispahan.

The kind prince I lend him his horses. In the afternoon, the prince finds to the Death and he asks:

—This morning, why did you do our gardener a gesture of threat?

—It was not a gesture of threat -responds him- but a gesture of surprise. Therefore it saw him far from Ispahan this morning and I should take it this night in Ispahan.

Jorge Luis Borges, Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares incluyeron en su Antología de la literatura fantástica [5], con el título comúnmente aceptado de “El gesto de la Muerte”, una traducción literal del texto de Jean Cocteau con referencia explícita de la fuente. Esta versión es la más difundida y conocida en español.

EL GESTO DE LA MUERTE

Un joven jardinero persa dice a su príncipe

—¡Sálvame! Encontré a la Muerte esta mañana. Me hizo un gesto de amenaza. Esta noche, por milagro, quisiera estar en Ispahán.

El bondadoso príncipe le presta sus caballos. Por la tarde, el príncipe encuentra a la Muerte y le pregunta:

—Esta mañana ¿por qué hiciste a nuestro jardinero un gesto de amenaza?

—No fue un gesto de amenaza -le responde- sino un gesto de sorpresa. Pues lo veía lejos de Ispahán esta mañana y debo tomarlo esta noche en Ispahán.

Un poema holandés popular y polémico

El poeta y académico holandés Pieter Nicolaas van Eyck (1887-1954) publicó en su país, en 1926, sin ninguna referencia y como suyo, un poema titulado “El jardinero y la muerte”. Se trata de un texto sumamente popular en Holanda, que se aprende de memoria en las escuelas y se reproduce con frecuencia en medios públicos. Y, por otra parte, no se olvide que el tema encaja perfectamente con la creencia calvinista sobre la predestinación.

Según cuenta Raúl Rossetti [6], el sábado 10 de junio de 1995, apareció en el periódico holandés Trouw un extenso artículo titulado “De Onsterfelijkheid van Van Eyck” (“La audacia de Van Eyck”), firmado por el escritor Herman Franke, en el que criticaba a Van Eyck por el plagio descarado de su poema El jardinero y la Muerte. El artículo causó un gran revuelo pues demostraba que el poeta holandés se había apropiado del célebre apólogo, tomándolo de alguna de las viejas versiones o del más reciente texto de Cocteau, y que había escrito tan famoso poema sin indicar su procedencia y apenas sin variación alguna.

Véanse a continuación el poema de Van Eyck en holandés, seguido de una traducción libre en inglés y otra más literal en español:

libertad_o_muerte1
DE TUINMAN EN DE DOO

Een Perzisch Edelman:

Van morgen ijlt mijn tuinman, wit van schrik,

Mijn woning in: “Heer, Heer, één ogenblik!

Ginds, in de rooshof, snoeide ik loot na loot,

Toen keek ik achter mij. Daar stond de Dood.

Ik schrok, en haastte mij langs de andere kant,

Maar zag nog juist de dreiging van zijn hand.

Meester, uw paard, en laat mij spoorslags gaan,

Voor de avond nog bereik ik Ispahaan!”-

Van middag (lang reeds was hij heengespoed)

Heb ik in ‘t cederpark de Dood ontmoet.

“Waarom,” zo vraag ik, want hij wacht en zwijgt,

“Hebt gij van morgen vroeg mijn knecht gedreigd?”

Glimlachend antwoordt hij: “Geen dreiging was ‘t,

Waarvoor uw tuinman vlood. Ik was verrast,

Toen ‘k ‘s morgens hier nog stil aan ‘t werk zag staan,

Die ‘k ‘s avonds halen moest in Ispahaan.”

THE GARDENER AND DEATH

A Persian Nobleman:

This morning, with a face turned pale from fright,

My gardener rushed in, “Sir, if I might!

At work, just now, I stopped to take a breath,

And looked up from the roses. There stood Death.

“Startled, I quickly left the work I’d planned,

But saw full well the menace of his hand.

“Lend me a horse and I will make it run.

Before night falls I’ll be in Ispahan!”

This afternoon (I’d long since watched him flee),

I chanced on Death beneath a cedar tree.

When he just stood there in his cloak of grey,

I asked about the threat he’d made that day.

He smiled, “It was not threat as he surmised.

I raised my hand because I was surprised,

“To find a man here working in the sun,

Whom I must fetch tonight in Ispahan.”

EL JARDINERO Y LA MUERTE

Un noble persa [dice]:

Esta mañana, el jardinero entró en mi casa, pálido de miedo

y apremiándome: “¡Señor, señor, un momento!

Allí, en la rosaleda, iba podando retoño tras retoño

y, entonces, miré tras de mí. Allí estaba la Muerte

Me asusté y corrí por el otro lado,

pero aún así vi de nuevo la amenaza de su mano.

Maestro, su caballo y su permiso para partir a toda velocidad,

¡antes de que caiga la noche, llegaré a Ispahán!”.

Esta tarde (mucho después de su apresurada partida)

me topé con la Muerte en el parque de los cedros.

“¿Por qué” -le pregunto, al notar que espera y calla-

“has amenazado esta mañana temprano a mi sirviente?”

Sonriente, me responde: “No fue de mi amenaza

de lo que huía tu jardinero. Fue de mi sorpresa

al ver esta mañana que trabajaba aquí, en silencio,

aquél a quien yo debía encontrar por la noche en Ispahán.”

 Otros textos del mismo apólogo

Como indicábamos al comienzo, existen múltiples variantes de este apólogo intercaladas en diferentes obras dramáticas y narrativas del s. XX, de entre las que hemos seleccionado algunas muestras [7] que reproducimos a continuación por orden cronológico

En un pasaje de la obra dramática en tres actos titulada Sheppey (1933) del escritor inglés William Somerset Maugham (1874-1965), y en un diálogo entre el protagonista Sheppey y La Muerte, que se desarrolla en el tercer acto, aparece en boca de ésta la siguiente versión de la famosa historia.

Había en Bagdad un mercader que envió a su criado al mercado a comprar provisiones, y al poco tiempo el criado regresó pálido y tembloroso y dijo: “Señor, hace un momento, mientras estaba en la plaza del mercado, he sido empujado por una mujer que se hallaba entre la multitud y, cuando me volví, vi que era la Muerte. Me miró e hizo un gesto de amenaza. Préstame tu caballo para alejarme de la ciudad y escapar a mi destino. Iré a Samarra y allí la Muerte no me encontrará.

El mercader le prestó su caballo y el sirviente montó en él, picó espuelas y huyó a galope tendido. Después el mercader bajó a la plaza del mercado y, descubriéndome entre la multitud, se acercó y me dijo: “¿Por qué esta mañana le has hecho un gesto de amenaza a mi criado?” “No fue un gesto de amenaza -respondí-, sino de sorpresa. Me ha extrañado verlo aquí en Bagdad, porque esta noche tengo una cita con él en Samarra”. [8]

Además, perteneciente a una obra de teatro de Jacques Deval, titulada Ce soir a Samarcande (1954), es el siguiente texto en francés:

Il y avait une fois, dans Bagdad, un calife et son vizir […]. Un jour, le vizir arriva devant le calife, pâle et tremblant: «Pardonne mon épouvante, Lumière des croyants, mais devant le palais une femme m’a heurté dans la foule. Je me suis retourné: et cette femme au teint pâle, aux cheveux sombres, à la gorge voilée par une écharpe rouge était la Mort. En me voyant, elle a fait un geste vers moi […]. Puisque la Mort me cherche ici, Seigneur, permets-moi de fuir me cacher loin d’ici, à Samarcande. En me hâtant, j’y serai avant ce soir.» Sur quoi, il s’éloigna au grand galop de son cheval et disparut dans un nuage de poussière vers Samarcande. Le calife sortit alors de son palais et lui aussi rencontra la Mort: «Pourquoi avoir effrayé mon vizir, qui est jeune et bien portant?» demanda-t-il. Et la Mort répondit: «Je n’ai pas voulu l’effrayer mais, en le voyant dans Bagdad, j’ai eu un geste de surprise, car je l’attends ce soir à Samarcande.»

LEER MÁS >>>