Mahmud Darwish, el “poeta de la resistencia” palestina

Mahmud Darwish,considerado el poeta nacional palestino,falleció el 9 de agosto de 2008 tras ser sometido en Estados Unidos a una intervención quirúrgica a corazón abierto,en el Hospital Memorial Hermann de Houston.

Darwish fue miembro de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y escribió en 1988 la Declaración de la Independencia Palestina, lo que le ha valido el sobrenombre de “poeta de la resistencia”.

Mahmoud Darwich nació 1941 en el pueblo de Al-Birwa, en la Galilea, y ha sido el poeta palestino más reconocido en el exterior, honrado con reconocimientos como la medalla del Caballero de las Artes las Letras de Francia en 1997, el premio Lotus en 1969, el Lenin, en 1983, el premio de la fundación Lannan a la libertad cultural, en el 2001, y el Príncipe Claus de Holanda, en 2004.

Tras el estallido de la primera guerra árabe israelí, su pueblo fue destruido y sus habitantes obligados a un exilio forzado.

Tras su vuelta del Líbano, donde permaneció por un año, Darwish vivió en diversas localidades de los territorios palestinos, donde era detenido reiteradamente por las autoridades israelíes por sus escritos y su actividad política contra la ocupación.

En 1960, a la edad de 19 años, escribió su primer poema, titulado Pájaros sin alas. Un año más tarde ingresaría en el Partido Comunista de Israel, formación judeo árabe. Publicó su primera obra, “Hojas de Olivo”, a los 22 años de edad desde entonces ha escrito más de una veintena de libros de poesía y cinco de prosa y sus textos han sido traducidos a más de 20 idiomas.

Su célebre poema de 1964, Identidad (Sajjel: Ana arabi), basado en un formulario israelí, se convirtió en un himno del todo el mundo árabe.

En 1970 se vió obligado a abandonar su tierra y exiliarse primero en Moscú y luego en El Cairo, Beirut y una sucesión de capitales árabes.

Darwish formó parte del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), cargo al que renunció en protesta por la firma de los acuerdos de Oslo, en 1993 entre palestinos e israelíes.

Fue el autor, en 1988, de la Declaración de la Independencia Palestina, lo que le valió, junto con su obra en defensa de la libertad y de su tierra, el sobrenombre de “poeta de la resistencia”, si bien también supo cantar a la vida y al amor.


———————————————————————————————————————-
Tenía seis años cuando el pueblo donde nació fue destruido por tropas israelíes. Mahmud Darwish (1942, Barweh, Galilea – 2008, Houston. EE.UU.) fue y sigue siendo uno de los poetas más leídos del mundo árabe. Su voz es la de la Palestina que sobrevive y que exige la concreción de la utopía. Sus versos tejen y destejen las caricias y los gritos que buscan tender puentes, revivir la esperanza mientras mueren los sueños que se erigen tras los muros.

Fue él testigo del exilio, del desalojo, del hedor de la muerte que emanan los adioses sin tumba. Palestina se convirtió en su palabra en una metáfora de la pérdida del Edén, el nacimiento y la resurrección del suelo y el andar de sus gentes.

Proponemos volver a su lectura como ejercicio imprescindible de solidaridad con su pueblo. De reconocimiento a esa Palestina que tiene derecho a la vida, que tiene derecho a la paz, como todos los pueblos y todas las tierras.

“A lo lejos, detrás de sus pasos,

el lobo muerde los rayos de la luna.

A lo lejos, delante de sus pasos,

una estrella ilumina la copa de los árboles.

Y cerca de él

sangre que corre de las venas de la piedra.

Así camina, camina y camina

hasta difuminarse por completo

y que la sombra se lo beba al final de este viaje.

Qué soy yo sino él,

qué él sino yo

en la desemejanza de las imágenes”.

(Que soy, sino él)

Hace apenas unos días el Estado de Israel volvió a la carga con sus armas. Abordó en medio de la obscuridad de la noche uno de los barcos que componen la Flotilla de la Libertad, y que aún en aguas internacionales, navegaba con destino a Gaza, portando un infinito arsenal de solidaridades. El empleo de la fuerza realizado por Israel contra la flotilla humanitaria es uno más de sus actos contra el ser humano y sobre todo, contra la posibilidad de construir la paz auténtica y el reconocimiento de las otredades.

“¡Bendita sea la vida!

¡Y benditos los vivos sobre la tierra!

¡No bajo los tiranos!

¡Viva! ¡Viva la vida!

Hay luna sobre Baalbek.

Y sangre sobre Beirut”

Canta y sigue cantando Mahmud Darwish, en la completa noche de una piedra que resbala sobre el frío metal de un tanque.

Este poeta de voz tibia y desgarrada tiene el tiempo anclado en sus ojos y el futuro en las pestañas. Caben en él las voces todas de una geografía azotada de misterios y obligados silencios.

“Le gustó una palabra,

abrió el diccionario,

no la halló,

no logró darle un significado nebuloso…

Pero de noche le habitó

musical, con

un alma vaga.

Dijo: Necesita un poeta

y una metáfora con que verdee y enrojezca

en la superficie de las noches oscuras.

¿Y?

Halló el significado

y perdió la palabra”.

(Aquella Palabra)

Es este pueblo y muchos otros. Es el andar de las gentes. La sonrisa queda. El grito ahogado. La mañana sin sol. El arado sin siembra. Es la vida. La muerte. Es todo lo que son, lo que somos.

Algún día, en algún tiempo, serán los vencidos, los vendidos, los ningunos, los ninguneados, los extraños, los solos, los muertos, los que contarán el tiempo y serán días más claros…

“Tengo la sabiduría del condenado a muerte:

No tengo cosas que me posean.

He escrito mi testamento con mi sangre:

“¡Confiad en el agua, moradores de mis canciones!”.

He dormido ensangrentado y coronado con mi mañana…

He soñado que el corazón de la tierra era mayor que

Su mapa

Y más claro que sus espejos y mi cadalso”.

(Tengo la sabiduría del condenado a muerte, fragmento)

©2011-paginasarabes®